Actualizado: 19/05/2024 23:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura, Literatura mexicana, Paz

Presencia de Octavio Paz

En recordación del fallecimiento del poeta y ensayista mexicano, hace 25 años

Comentarios Enviar Imprimir

Hace 25 años falleció el poeta, ensayista, diplomático, editor y dramaturgo Octavio Paz (Ciudad de México, 31 de marzo de 1914-ibidem, 19 de abril de 1998), acreedor —entre otros reconocimientos literarios— del Premio Cervantes 1981 y del Premio Nobel de Literatura 1990: influyente autor del siglo XX y uno de los más trascendentes poetas de todos los tiempos. Inventario bibliográfico de más de 65 volúmenes (poesía, ensayo, traducción, teatro…) y fundador de significativas revistas literarias (Barandal, Taller, El Hijo Pródigo, Plural, Vuelta).

“Yo empecé a escribir versos casi en la niñez. Vivía en un pueblo de las afueras de la Ciudad de México. Una casa en ruinas. Un jardín, también en ruinas, y una biblioteca bastante grande: unos cinco mil volúmenes reunidos por mi abuelo, periodista y escritor liberal. Hijo único, leía mucho y toda clase de libros, de Jules Verne a Virgilio, y de Conan Doyle a Calderón. Mucha poesía, los clásicos, los románticos, los modernistas mexicanos. También conocí pronto a los modernistas hispanoamericanos”, confesiones del autor de Pasado en claro que develan su precocidad literaria.

En mis años juveniles habaneros era difícil conseguir en librerías los libros de Octavio Paz: recuerdo que en la Biblioteca Nacional aparecían catalogados con el rótulo C.D (Circulación detenida), no era posible tomarlos para préstamo a domicilio. Después de un interrogatorio de las autoridades en que uno debía responder y justificar las razones de solicitar un libro del poeta mexicano, daban la autorización y se podían leer en las salas del recinto bajo la vigilancia de un guardia que daba vuelta entre las mesas.

Una turista española que conocí en una conferencia en Casa de las Américas de La Habana en abril de 1974 me regaló un ejemplar de La Centena. Poemas: 1935-1998 (Barral Editores, 1969): antología que recoge textos de Libertad bajo palabra, Salamandra, Ladera Este, Blanco y Topoemas, la cual todavía conservo. Mi mentor literario, Reinaldo Arenas me regaló un ejemplar de El laberinto de la soledad, editado por el sello mexicano Fondo de Cultura Económica, de la colección Breviarios, que hasta principio de los años 70 se podían adquirir en la librería La Moderna Poesía de la calle Obispo.

Hojeo hoy sus páginas amarillentas: veo mis notas, preguntas y acotaciones en “Las palabras”, “El prisionero”, “Más allá del amor”, “Semillas para un himno”, “Himno entre ruinas”, “Piedra de sol”, “Luis Cernuda”, “Noche en claro” … / Reviso las glosas al margen que hice de la lectura de “Trabajos del poeta” –mi primer diálogo con el poema en prosa—, “El ramo azul”, “Antes de dormir” o “Mi vida con la ola”. Los textos de Octavio Paz me han acompañado siempre. Los primero que hice cuando llegué a México y reuní un dinerito, fue comprar su Obra Poética. 1935-1988 (Seix Barral, 1991).

He leído con detenimiento buena parte de su extensa bibliografía. Comparto algunos subrayados míos, tomados al azar de varios escritos del autor de El arco y la lira. Aquí va un sucinto epítome de mis pacianas eróticas y otras reseñas.

“La relación entre erotismo y poesía es tal que puede decirse, sin afectación, que el primero es una poética corporal y que la segunda es una erótica verbal” * “El erotismo es ante todo y sobre todo sed de otredad. Y lo sobrenatural es la radical y suprema otredad” * “El erotismo es un ritmo: uno de sus acordes es separación, el otro es regreso, vuelta a la naturaleza reconciliada” * “Dos cuerpos frente a frente /son a veces navajas / y la noche relámpago” * “Amar es combatir, si dos se besan /el mundo cambia, encarnan los deseos” * “Bajo tu clara sombra / vivo como la llama al aire, / en tenso aprendizaje de lucero” * “todo se transfigura y es sagrado, / es el centro del mundo cada cuarto, / es la primera noche, el primer día, / el mundo nace cuando dos se besan, / gota de luz de entrañas transparentes” * “Si el hombre es polvo / esos que andan por el llano / son hombres” * “Palabras del poema / no las decimos nunca /El poema nos dice”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.