Actualizado: 22/10/2021 20:51
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Arte 7, Cine

Resaca de una vieja ola

Goodbye First Love (Un amour de Jeunesse) evita el sentimentalismo con eficiencia mediante una narración simple, en la cual los personajes dicen una cosa y parecen sentir otra

Comentarios Enviar Imprimir

Hace 54 años, El bello Sergio, de Claude Chabrol, lanzó un movimiento cinematográfico que al año siguiente se bautizaría como “La Nueva Ola francesa”. Además de Chabrol, la médula de ese movimiento estaba constituida por Francois Truffaut, Jean-Luc Godard, Eric Rohmer y Jacques Rivette. Todos vinculados como editores y críticos a la revista Cahiers du Cinema, todos marcados por las teorías del crítico André Bazin y por el cine de Robert Bresson y Jean Pierre Melville. Las figuras de Alain Resnais, Louis Malle y Agnes Varda también han sido vinculadas a este movimiento, pero por su estilo, sus influencias y su desarrollo posterior, no considero que sean realmente parte del mismo, solamente coexistieron en tiempo y espacio. Además, ellos mismos se han encargado de negarlo públicamente.

Godard siempre fue diferente al resto. Controversial y devoto de la experimentación, ha continuado su trabajo todos estos años, con altas y bajas pero sin perder su originalidad. Truffaut murió en 1984, cuando su cine se inclinaba hacia un estilo comercial y conservador. Rohmer y Chabrol, ambos muertos en 2010, y Rivette, aún vivo, continuaron con su estilo original pero adaptándose ingeniosamente a los tiempos que han corrido, sin temor a incorporar nuevas técnicas de filmación y nuevos enfoques narrativos.

Además de erigirse como un hito en la cinematografía mundial, la “Nueva Ola” ha influenciado grandemente a las generaciones de directores franceses y de muchos otros países que les siguieron. Su influencia puede verse asimilada en ciertos rasgos narrativos, o en el desarrollo argumental y la caracterización de personajes, pero nunca en la totalidad de un filme. Esta ascendencia se nota en las realizaciones de Martin Scorsese, John Cassavetes, Olivier Assayas, Roman Polanski, Jean Pierre Jeunet y Quentin Tarantino, entre muchos otros.

Con Goodbye First Love (Un amour de Jeunesse), la directora Mia Hansen-Love (París, 1981), ha conseguido hacer un filme completamente en el espíritu de la “Nueva Ola”, sobre todo muy cercano al Truffaut de Besos Robados (1968) y Domicilio Conyugal (1970), que representa una audaz actualización de las técnicas y el estilo de dicho movimiento, sin ser una imitación, sino una película completamente remozada y, a su manera, original.

Ese espíritu y esa revitalización elevan esta pequeña historia de un amor adolescente. La trama es bien simple. Camille (Lola Créton), está obcecadamente enamorada, con toda la ingenuidad, apasionamiento y fervor de sus 15 años, de Sullivan (Sebastian Urzendowsky), otro adolescente un poco mayor que ella, quien aunque también enamorado se encuentra en otra fase de su vida y decide abandonar sus estudios para lanzarse en un viaje de diez meses por Suramérica con el objetivo de descubrirse a si mismo. La discusión entre los amantes respecto a esta decisión de Sullivan, sus interacciones y efectos en quienes les rodean, conforman la primera parte de la película.

Después de que Sullivan parte, el filme se concentra en Camille y su crecimiento emocional e intelectual. Estudia arquitectura, establece una relación con su mentor, un arquitecto noruego famoso y mucho mayor que ella, protagonizado por el veterano actor Magne-Havard Brekke, el divorcio de los padres de Camille y el subsecuente regreso de un no muy cambiado Sullivan quien encuentra a una Camille muy diferente. Aunque vacilantes al principio, ambos redescubren lo que todavía quedaba de sus sentimientos mutuos y restablecen, esta vez de forma semiclandestina, su relación amorosa, aunque en esta ocasión las expectativas son distintas, sobre todo las de Camille.

Aunque carece del humor de Truffaut, la película evita el sentimentalismo con eficiencia mediante una narración simple, en la cual los personajes dicen una cosa y parecen sentir otra, manteniendo sus afectos contenidos, muy en el espíritu de Bresson. Otros elementos que contribuyen a suavizar el melodrama inherente a la trama son la narración episódica y el desinterés en mostrar lo que hay detrás de las motivaciones de los personajes. Estos se definen existencialmente y los vamos conociendo a medida que se desarrolla la trama. Incluso los descalabros familiares suceden con la misma naturalidad que un desayuno agradable, sin hurgar en sus consecuencias. Los personajes parecen saber que en la vida a un paso le sigue otro y continúan en movimiento perpetuo, vadeando tristezas y alegrías con la naturalidad de quien se enfrenta al avatar cotidiano.

Hansen-Love ganó el Premio Louis Delluc que se concede en Francia a la mejor ópera prima por su primer largometraje Tout est pardonné (2007). Con su segunda obra, la excelente The Father of My Children (2009), ganó el Premio Especial del Jurado del Festival de Cannes, otorgado a la mejor dirección en la sección “Un Certain Regard”, para filmes que no compiten por la Palma de Oro, pero que son dirigidos por nuevos directores que merecen una atención especial. Con Goodbye First Love, continúa su evolución artística. Este filme es puro cine, o sea, no se pudo haber hecho bien en ningún otro género. El cuidado de los elementos visuales, la actuación, el ritmo narrativo y los diálogos simples se conjugan con una cadencia como solamente puede darse en el cine.

Goodbye First Love (Un amour de Jeunesse), Francia-Alemania 2011. Guión y dirección: Mia Hansen-Love. Con: Lola Créton, Sebastian Urzendowsky, Magne-Havard Brekke, Valérie Bonneton y Serge Renko. De estreno en Los Ángeles y Nueva York. Disponible a través de IFC On Demand. Las otras dos películas de la directora están en DVD.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.