Actualizado: 27/01/2023 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

¿Sabes quiénes llegaron? ¡Los hermanitos!

Con la salida de su segundo compacto, Boni y Kelly inician una nueva etapa de su carrera musical, que estará orientada a promover su proyección internacional.

Enviar Imprimir

"Papi, dime algo de una gira por España", cantaban Boni y Kelly en Dile a tu papá, uno de sus varios éxitos en la Isla. Lo más probable es que entonces no podían imaginarse que en el verano del 2007 iban a estar efectivamente recorriendo la geografía española, en una gira que los mantendrá ocupados hasta principios de septiembre. Sólo es, sin embargo, el comienzo de lo que puede representar su despegue internacional. Tras eso les espera un programa de actuaciones en México, del 30 de septiembre al 31 de diciembre. Toda esa intensa actividad forma parte de la campaña promocional de su segundo compacto, La vida es (Liverpool Music/ Venevisión International Music/ Universal Music Latino, Miami, 2007), con el cual inician una nueva etapa de su trayectoria personal y artística.

Rebautizados ahora como BnK, con ese propósito se han radicado en la República Dominicana. Acerca de las razones que los llevaron a hacerlo, Boni declaró en una entrevista: "En Cuba éramos muy famosos, hasta el punto que teníamos que pensarnos dos veces el salir a la calle, porque el asedio de los fans era permanente. Llenábamos estadios de más de 30 y 40 mil personas, pero lo que ocurría en la Isla no trascendía y fue por ese motivo que decidimos dejar todo y empezar desde cero". Interrogado acerca de si es verdad que sus grabaciones han pasado a engrosar la muy nutrida nómina de artistas cubanos prohibidos en su patria por el simple hecho de optar por residir en el extranjero, Boni expresó: "Lamentablemente es cierto. Nuestra música y nuestra voz ha sido silenciada, censurada y sacada del aire en las emisoras de radio y la televisión oficiales, que en nuestro país son todas". Y comenta que se le ha dado implicaciones políticas a algo que sólo obedece a motivos profesionales.

A eso, Kelly agrega: "Esta incomprensible medida es una represalia y un castigo por el único delito que hemos cometido, que es el de trabajar duro como artistas, el no renunciar a la oportunidad de que fuera de la Isla nos conozcan, escuchen nuestra música, nos vean en los escenarios internacionales cantando y bailando y que puedan valorar nuestra capacidad". Pero, en fin, prefiero no detenerme más en ese capítulo cubano de la Historia Universal de la Infamia, que continuará escribiéndose Dios sabe hasta cuándo, y dedicar el espacio a quienes son el verdadero tema de este trabajo.

Lo primero que me parece necesario decir es que en el caso que aquí me ocupa, no nos hallamos ante un dúo prefabricado, producto de una operación de marketing. Pese a su juventud (Boni cumplió 28 años en abril y Kelly 25, en mayo), ambos están lejos de ser un par de novatos que recién comienzan su andadura. Como ellos mismos han contado, la madre es la responsable de sus tempranas inclinaciones artísticas. Es licenciada y especialista en Educación Musical Infantil, así como compositora para niños, lo cual explica que desde pequeños Ebblis May (faltan aún varios años para que pase a ser Boni) y Kelly Valdivia Díaz crecieran rodeados de música.

Ambos, no obstante, se iniciaron en otras manifestaciones artísticas. En 1995 Ebblis ingresó en la Escuela Nacional de Arte, en la especialidad de actuación. Tras graduarse, acumuló un currículum que incluye la participación en obras como Romeo y Julieta y Otelo, así como papeles protagónicos en telenovelas como Memorias de un abuelo y en series de aventuras como Los descamisados. Paralelamente a su labor como actor, se vinculó al grupo musical Chikola, del cual formó parte durante tres años. Su carrera en este otro campo empezó realmente cuando se integró como cantante a dos agrupaciones de salsa, BM Expreso y Klímax, esta última de gran popularidad en la Isla. Eso le dio además la oportunidad de grabar sendos discos con esos colectivos.

La consagración y la fama le llegaron gracias a su ingreso en la nómina de cantantes de la Charanga Habanera, en la cual entró para sustituir a Dantes Cardoso cuando éste formó su propio colectivo. El sueño de muchos músicos cubanos es trabajar en esa agrupación, y en una entrevista de 2003 Ebblis confesó que la meta que se había propuesto era llegar a ser un charanguero: "Siempre la consideré mi límite, porque el grupo tenía todo lo que yo quería hacer: cantar y bailar, expresarme como soy". David Calzado, su director, compuso para él el tema El Boni, que además de que fue todo un éxito en la Isla, le dio el nombre artístico con el que desde entonces pasó a ser conocido.

En cuanto a Kelly, en 1998 se matriculó en el Instituto Superior de Arte, donde se licenció en danza. Mas como su hermano, aunque finalizó esos estudios terminó decantándose por la música. También él pasó por Klimax y después se incorporó como cantante a El Clan, con el cual estuvo dos años. A esa etapa corresponde Ése soy yo, que en el 2004 fue una de las canciones más escuchadas en las radioemisoras de la Isla. Tanto él como Boni reconocen lo mucho que le aportaron las experiencias en todas esas agrupaciones, así como lo que para ellos significó el poder trabajar con creadores tan talentosos como Giraldo Piloto (Klimax), Pedro Camacho (El Clan) y David Calzado (Charanga Habanera).


« Anterior12Siguiente »