Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música, Música cubana

Se fue la trompeta del “jazsón”

La prosodia equilibrada, limpia y cadenciosa de Alfredo “Chocolate“ Armentero se apagó en Nueva York el día de Los Reyes Magos

Comentarios Enviar Imprimir

No siempre Los Reyes Magos traen buenas noticias: el miércoles 6 de enero una congoja se extendió por Las Villas, en el pueblito de Ranchuelo una pareja de soneros bailaba “Para gozar Abidjan” y el fraseo de Alfredo Chocolate Armentero (Santa Clara, Cuba, 1928 - New York, Estados Unidos, 2016) inundaba suavemente los pasajes melódicos. La guitarra tres subrayaba los conformes y las claves persistían en los enlaces rítmicos. En New York moría, a las 11 y 30 de la mañana, el trompetista del jazsón.

Cercano a El Negro Vivar, Oscar Florecita Velasco, Felix Chapotín —su compañero en el Conjunto de Arsenio Rodríguez— y Luis Escalante, la sonoridad del trompetista de “Despojo” (Leopoldo Pucho Escalante) —Paquito D’Rivera. 40 Years of Cuban Jam Session, 1993empalma con sutil imaginación los vocabularios del jazz (Clifford Brown, Kenny Dorham, Donal Byrd, Miles Davis...) con las cifras del son cubano. “Aprendí verdaderamente a tocar la trompeta escuchando a Arsenio Rodríguez, él me enseñó a frasear: todo eso lo apliqué después en las descargas y en mis incursiones en el jazz”, confesó muchas veces el primo hermano de Beny Moré.

Imposible escuchar al fundador de Irakere Jorge Varona (1932 - 1988), a Octavio Calderón o a Manuel Guajiro Mirabal y no reconocer trillas de Chocolate. Ahí están sus herederos en el jazz latino contemporáneo: Jerry González, Charlie Sepúlveda, Brian Lynch, José Miguel Crego, Julito Padrón, Manuel Machado, Diego Urcola... El modo de ejecutar el trombón del guajiro de Puerto Padre, Juan Pablo Torres (1946 - 2005) es, indiscutiblemente, chocolatino.

Estilo jazsón expuesto en orquestas, combos, agrupaciones: Machito, Chico O`Farrill, Charlie Palmieri, Eddie Palmieri, Folklórico Experimental Neoyorquino, Machete Ensemble, Mongo Santamaría, Johnny Pacheco, Harry Harlow, Mario Rivera, Israel Lopez Cachao, Paquito D’Rivera, Steve Turre, Jimmy Bosch... Alternó en el Birdland con Dizzy Gillespie, Count Basie y Miles Davis; en el Apolo de Harlem coincidió con John Coltrane y Oscar Brown. “Choco era alérgico a la estridencia y dominaba el registro medio de su instrumento como pocos. Trompeta más dulce no ha dado Cuba”, ha dicho el autor del Diccionario de Jazz Latino, Nat Chediak.

La pareja sonera de bailadores de Ranchuelo ahora zapatea “El guaguancó de Chocolate”. Unos estudiantes de música desglosan el solo del alumno de Eduardo Egües (padre y profesor del gran flautista Richard Egües) en “Descarga’ 93” (Israel López) del disco 40 Years of Cuban Jam Session. Ahora un grupo de bailadores en La Habana descifra en el tablado “Yolanda dime que sí”, “Lo que no hay es que morirse”, “Manichambe”, “Hasta Pantoja toca el son”, “Sigan la clave”, “Para mi Cuba un son”... El introito de “Guajira inspiración” se amplifica sobre el abatimiento. “Tú no tienes problemas conmigo / si no te lo busca...” dice el coro y los silbos de la trompeta alternan en los compases del son montuno “Contrólate”. Una voz cómplice indica: “Llévatela pal rincón y apriétala...”

Sexteto Habanero, Apolo, Cauto, Nacional, Sonora Matancera, Anabacoa, Orquesta Julio Gutiérrez, Mariano Mercerón, Bebo Valdés, Fajardo y sus Estrellas, Banda Gigante de Beny Moré, Machito Afro-Cubans...“Oigan bien este Chocolate / con el sabor bien cubano / en este ritmo antillano / y su trompeta sonando / oigan bien a Chocolate y su trompeta sonando” porque “pa bailar no hay como el son / lo digo con toda razón / sino pregúntenle a José / a Cacha Matilde y Fefé...”.

Sí, la prosodia equilibrada, limpia y cadenciosa del hijo de Ranchuelo, Las Villas, se ha apagado en Nueva York el día de Los Reyes Magos. “De aquí me voy pa’katanga, pa’luego es tarde... Si es mentira lo que digo que me entierren después de muerto. De aquí con mi trompeta al cielo... Yo no sé qué ejecuto: unos dicen que soy el Louis Armstrong latino, dime tú en el lío que me han metido, compararme con semejante salvaje; otros que soy la trompeta del son cubano y la salsa. A mí lo que me gusta es tocar, descargar y echarme mis traguitos de coñac y mis tabacos y jamar: yo mismo me hago mis caldosas. Oye, de eso tú puedes estar seguro: muchacho, de aquí con mi novia, mi alma, con mi trompeta al cielo”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.