Actualizado: 24/09/2021 16:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine rumano, Arte 7

Sexo y educación enredados en las redes

Bad Luck Banging or Loony Porn es un filme que aborda temas de gran actualidad con desenfado y sinceridad

Comentarios Enviar Imprimir

Una maestra de escuela secundaria, en la privacidad de su cuarto, hace un video erótico, porno para muchos, con su esposo y lo sube a un sitio para adultos en la red, pero para su mala suerte, sus alumnos logran acceso al video y lo divulgan por toda la escuela. ¿Ingenuidad? ¿Poco juicio? ¿Malas intenciones? ¿Exhibicionismo sexual?

Esta es la trama central del filme rumano Bad Luck Banging or Loony Porn, que acaba de ganar el Oso de oro en el Festival de Berlín. Pero el filme no se detiene ahí, sino que va a resultar todo un mosaico de sucesos y actitudes de los últimos sesenta años de la historia de Rumanía, de una manera singular e irreverente.

Dividida en tres partes, en la primera, titulada “Calle de un solo sentido”, Emilia, que así se llama la maestra, va caminando por casi todo Bucarest mientras discute con su esposo de quien fue la culpa de que el video se divulgara, tratando de coordinar que dirán cuando tengan que enfrentar acusaciones, tropezando con diversos personajes de la fauna capitalina y dirigiéndose a casa de la directora de la escuela quien le va anunciar que habrá una reunión con los padres para decidir su futuro.

En la segunda parte, titulada “Diccionario de breves anécdotas, signos y maravillas” rompe godardianamente con el hilo narrativo y se concentra en un collage de imágenes de la Rumanía de hoy y de la de Ceausescu. El montaje es ingenioso y sardónico.

La parte final, titulada “Praxis e insinuaciones (comedia de situación)”, se centra en el “juicio” de la profesora ante los padres. Aquí se revelan las diferentes mentalidades predominantes en el país hoy en día, tanto el militar orgulloso del pasado represor rumano, como el nouveau-riche esnob que lanza frases hechas, o las amas de casa emergente con discurso políticamente correcto, las tendencias racistas, los extremos que se tocan y los nuevos inmigrantes. Todo esto hecho con acerbo y garra satírica.

Radu Jude (Bucarest, 1977), es uno de los directores más originales del pujante cine rumano actual. Viene de haber trabajado como asistente de dirección de Costa-Gavras en Amen, y de Cristi Puiu, uno de los más importantes realizadores rumanos en esa obra maestra que es The Death of Mr. Lazarescu (2005). Está convencido que un verdadero conocimiento de la historia es la única forma de entender el presente. Su enfoque de los temas y de la historia de su país es audaz, no se detiene ante la corrección política y ofrece su versión descarnadamente. Se enfrenta al espectador y al crítico por igual.

Jude hace el cine que le gusta hacer, sin complacencia ni condescendencia. No por controversial ha dejado de ganar importantes premios a la vez que ha sido atacado con furia repetidamente. Filmes como Aferim! (2015), I Do Not Care If We Go Down in History As Barbarians (2018) y Uppercase Print (2020), conforman el legado de un director comprometido con su visión de la realidad rumana, pero con ecos universales.

Con Bad Luck Banging or Loony Porn, Jude, trabajando con guion de su autoría, ha logrado un filme divertido, profundo, lleno de claves, de varias lecturas, que deja al espectador llegar a sus propias conclusiones, sin escatimar proposiciones. Nos presenta una Rumanía que a 32 años de la caída del totalitarismo de Ceausescu, parece haber recogido lo peor del capitalismo en su afán de lograr el éxito económico con la mayor rapidez. Bucarest parece una ciudad llena de ruinas, en donde predomina el buhonerismo y el gusto chabacano, que muy a su pesar exhibe la pátina del comunismo. Un lugar corrupto y con poco interés en redimirse o en mirar al pasado.

Conduce a los actores con fluidez, sin dramatismo exagerado y con minimalismo cinematográfico. La actuación de Katia Pascariu, quien solamente había actuado anteriormente en la extraordinaria Beyond the Hills (2012), es excelente sin intentar hacerse notar. Los demás actores realizan una maravillosa actuación coral en donde nada sobra. Cada cual cumple con su cometido preciso.

La fotografía de Marius Pandariu (Bucarest, 1975), quien ha trabajado en todos los largometrajes de Jude, se une a ese coro de actuaciones como un personaje más que se funde en el colectivo. Otros detalles magistrales son el uso de la música y de los carteles entre las partes, de carteles al estilo del cine mudo. Jude cree que la mayoría de las ideas de su cine se pueden captar hasta en los más breves filmes silentes.

Bad Luck Banging or Loony Porn es un filme que aborda temas de gran actualidad con desenfado y sinceridad. Un filme que se disfruta cuando se ve y que lo deja a uno pensando. Es una lástima que debido al puritanismo de las distribuidoras americanas, nunca se estrene en Estados Unidos.

Bad Luck Banging or Loony Porn (Rumanía/Luxemburgo/Chequia/Croacia/Suiza/Reino Unido, 2021). Guion y dirección: Radu Jude. Director de fotografía: Marius Pandariu. Con Katia Pascariu, Claudia Ieremia, Nicodim Ungureaunu y Alexandru Potocean. Disponible en sitios web limitados. Se propone estrenarse mundialmente en noviembre.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.