Actualizado: 18/07/2019 14:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música

“Solamente una vez” o el arte de “cubalarear”

Los amoríos de México y Cuba tienen un historial de cruces y empresas de afectos imborrables. Este nuevo disco se suma a lo que es ya una tradición

Comentarios Enviar Imprimir

Cubalarear:(Verbo que se conjuga en hermandad de conformidades sincopadas. Cuba y Lara. Fusión de acordes, ritmos, motivos melódicos y elementos armónicos de la música cubana con el universo Lara. Vecindad de la sonoridad jarocha con el son montuno oriental). Concepción musical que nace de la idea del mexcubano Salvador Riestra en complicidad con el músico cubano Dagoberto A. González Jr. / Retomar composiciones del Flaco de Oro y cubanizarlas. / La clave cubana se entromete en los acordes de los boleros y canciones del hijo querido de Tlacotalpan. / La timba habanera inflama la rítmica de las palmeras veracruzanas. Cumbanchear a la cubana. / Vocalistas acólitos: Pablo Milanés, Francisco Céspedes, Maruchy Behmaras, Carlos Varela, Santiago Feliú, Miriam Ramos, Aragón, David Torrens, Kelvis Ochoa, Los Van Van, Omara Portuondo. / Músicos: Fernando Soria Terry, Rolando Luna Carrillo (piano); Omar Salazar Hernández, Yandy Martínez González (bajo); Jesusín Cruz Díaz (guitarra y armónica); Fernando Soria Terry (teclados); Adel González Gómez (percusión menor); Susana Rivero Cangas, José Iván Valiente (contrabajo); Sección de cuerdas de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.

En el número 27 de la Revista Carteles de La Habana (8 de julio de 1951) apareció un artículo bajo el título “La novia de Agustín Lara” rubricado por el autor de “María Bonita”. La novia, La Habana: ¡Habana, princesa del Caribe, / te regalo mi cantar… / Habana, cuando mi mano escribe / quieren mis ojos llorar!”, rezaba el exergo que el músico escribió como introducción a su breve crónica. “… vuelvo a La Habana, a esta Habana de mis pecados y mis ensueños, a esta tierra y a este mar, embrujadores, únicos…”, subrayaba el veracruzano.

Los amoríos de México y Cuba tienen un historial de cruces y empresas de latentes afectos imborrables. México y Heredia. La Habana y Juárez. México y Martí. Cuba y Juventino Rosa. México y Benny Moré. José Rubén Romero y La Habana. José Antonio Méndez y México… Trova yucateca y trova cubana: las dos caras de una moneda de azares melódicos semejantes. El verbo cubalarear nace en 1934 con El Trío Matamoros y “La Cumbancha” en tiempo de son… Danzones cubanos, y valses de Lara confundidos en los mismos espacios bailables. ¿”Longina” de Corona o “Pecadora” de Lara? Lara entra al chachachá de Jorrín (“Rival”, “Veracruz”…). “Noche de ronda” y La Sonora Matancera. “Oración Caribe” y Celia Cruz. “Madrid” y la Orquesta de Chico O’Farril. Pío Leyva y “Piénsalo bien”. Barbarito Diez y “Mujer”. “Piensa en mí” y Omara Portuondo. Elena Burke y “Amor de mis amores”. Rosita Fornés/Orquesta de Julio Gutiérrez y “Noche de ronda”. Orquesta Aragón y “El organillero”. “Solamente una vez” y el Septeto Nacional/Carlos Embale. Ajo y su Órgano Oriental y “María bonita”… Los amoríos de México y Cuba están trazados en el eje de una fiesta de devociones perdurables.

Solamente una vez, de Cuba a Lara(Los Contemporáneos A. C., 2009), álbum doble (CD y DVD) que pone de manifiesto las hermandades de dos poéticas musicales: Cuba y México en fraterno intercambio sonoro. Salvador Riestra ha convocado a nueve cantantes cubanos, y a dos orquestas bailables: nos concede una muestra de cubalareo insuperable.

Pablo Milanés abre asistencia con “Noche de ronda” en una vocalización de entretejida intimidad; Pancho Céspedes aborda “Regalo de viaje” con sutilezas filinescas(curioso arreglo con tonalidades sureñas de Dagoberto González Jr.); Maruchy frasea convincente “Veracruz”; Carlos Valera modula “Piensa en mí” con provocativa inflexiones; “Arráncame la vida” y un Santiago Feliú excitado en algunos pasajes de esta instigadora composición; “Farolito”, pujas susurrantes de Miriam Ramos; la Aragón afronta “Lamento Jarocho” con cabal clasicismo de mambo/cha; los rasgados y expresivos fraseos de David Torrens suscriben uno de los momentos más perturbadores y hermosos de la placa en “La vi pasar”; la pachanga guarachera/sonera en un Kelvis derramado y zumbón en “La clave azul”; “Palmera” en tabaleos timberos con Van Van: sandunguera orquestación y un Robertón improvisando en el montuno con gracia incitadora.

Omara cierra con un “Solamente una vez” antológico: se pasea con delicadas inflexiones y alargamientos que modifican el valor de algunas notas: sutilezas expresivas en las duraciones de las frases: singular rubato de la Dama del Filin.

Formato orquestal acústico. Destaca el piano con preludios en cluster de sorpresiva digitación (“Regalo de viaje”, “Veracruz”, “Arráncame la vida”, “Farolito”…); el bandoneón ejecutado por Dagoberto A. González Jr., traslada a Lara a consonancias rioplatenses con curiosa elegancia (“Regalo de viaje”, “La vi pasar”, “Arráncame la vida”). Equilibrio de las percusiones. Guitarras subrayando los motivos melódicos desde secuencias tonales precisas. Bajo en pulsaciones de mesurados acentos recurrentes. Cuerdas en abrigo de lenitivas cadenzas.

Solamente una vez, de Cuba a Lara o el encuentro de dos miradas que comparten las pupilas. Un sueño del inquieto Salvador Riestra que ha sido ilusión y anhelos de la Isla, de sus músicos, de su gente. Ojalá y se repita, que no sea solamente esta vez.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.