Actualizado: 30/01/2023 18:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Arte 7

Sospecho, luego torturo

Esta película es un extraordinario e inteligente tour de force que se disfruta a medida que progresa

Comentarios Enviar Imprimir

En la secuencia inicial de Goodnight Mommy, un par de mellizos preadolescentes juegan, en soledad total, entre unos maizales que terminan en unos paisajes bucólicos, bajo un cielo limpio y una iluminación cristalina. No parece haber nadie en los alrededores, pero a pesar de la belleza de la imagen, algo misterioso acecha. Al principio el espectador no sabe de donde proviene esa sensación: es el sonido.

Luego cortan hacia una casa moderna, de diseño geométrico y de interiores que parecen ser sacados de una revista de arquitectura futurista. Aunque de buen gusto, todo es frío en el interior de la mansión, en contraste con el campo prístino que la rodea y entre el cual se eleva completamente aislada. No hay vecinos visibles.

Llega, en un Range Rover, una mujer de aspecto fantasmal, con la cara llena de vendajes. Ha sufrido una extensa cirugía plástica, de cuyas razones se nos informa a medida que avanza el filme. Inicialmente se presenta como una disciplinaria estricta y poco afectiva. Los mellizos quedan un poco confundidos. Tras ser severamente regañados, Elías y Lucas, que así se llaman, comienzan a cuestionarse si esta es su verdadera madre. La sospecha se acentúa cuando en un juego de adivinanzas ella no reconoce las pistas que se le dan y que la identifican como ella misma.

Comienza a crearse una tensión entre los mellizos y la madre. Nos enteramos que es una figura de la televisión, pero se ofrecen pocos datos. Elías se queja de que ella rehúsa hablarle a Lucas y pedirle perdón, pero no sabemos de qué. Lucas, a su vez, no le habla directamente, sino a través de su hermano. La tensión y la violencia van escalando hasta que los niños deciden torturar a la madre, quien a su vez había sido muy dura con ellos. La madre no da razones para explicar su identidad. Pero contar más estropearía el disfrute de muchos espectadores. Esta película es un extraordinario e inteligente tour de force que se disfruta a medida que progresa. Cada cual irá adivinando las claves a su paso. Como en todo buen thriller, todo está expuesto desde el principio, solo que es tan obvio que no nos damos cuenta.

Filmada en 2014, la película fue presentada en el festival de Venecia de ese año y ha tomado otro año para que cruce el Atlántico y se estrene en Estados Unidos de forma limitada. Codirigida por Veronika Franz y Severin Fiala, es el primer largometraje de ficción que estos dirigen. Fiala ha dirigido unos cortos y un documental anteriormente. Franz es la esposa del destacado director austríaco Ulrich Seidl y ha escrito los guiones de todos sus largometrajes, entre los cuales se cuenta la trilogía Paradise (Hope, Faith y Love), así como la excelente Import/Export, entre otras. Ambos son también responsables del guión.

La cinta se mueve a un deliberado paso lento que pone a prueba la capacidad del espectador para soportar la tensión. Sin efectos especiales, la conjugación de imagen y sonido está armonizada a la perfección y hay momentos (y en algunos hay imágenes bastante violentas) en que uno siente deseos de salir huyendo del cine. El horror es sobrecogedor y el propio espectador sospecha de todos los personajes. Quizá este efecto resulta en efectismo gratuito a veces. Pero uno no puede quitar la vista de la pantalla.

Los mellizos Lukas y Elias Schwarz interpretan muy bien sus papeles que deben tener mucho que ver con ellos mismos, me refiero en cuanto a relaciones fraternas. La madre es interpretada por Susanne Wuest, quien ha actuado mayormente en películas que no han llegado a estas costas pero que algunos afortunados la recordarán por su papel en Antares (2004) y otros por su rol en Carlos (2010). Su actuación es impecable, en un rol de transiciones casi imperceptibles. El resto del elenco no aparece en pantalla más que unos minutos. No es, como pudiera suponerse, una película teatral, es puro cine.

La excelente fotografía estuvo a cargo de Martin Gschlacht (Antares, Revanche, Lourdes) y en este caso, el otro papel protagónico de la película es el sonido, cuyo equipo estuvo dirigido por Ekkehart Baumung, un veterano de los filmes de Seidl.

La película tiene muchas referencias a otras cintas recientes, pero mencionarlas sería traicionar al espectador y divulgar sus secretos. A pesar de algunos efectos gratuitos, este no es un filme hecho con el solo propósito de aterrorizar. Es una exploración seria, pero con aire casual, de los límites de la inseguridad, la sospecha y el trauma y las consecuencias de estos en las relaciones humanas y el desenfreno de los instintos de venganza y supervivencia.

Goodnight Mommy (Austria, 2014). Guión y dirección: Veronika Franz y Severin Fiala. Director de fotografía: Martin Gschlacht. Con: Sussane Wuest, Elias Schwarz y Lukas Schwarz. De estreno limitado en ciudades selectas de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.