Actualizado: 23/11/2017 16:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Thriller, Cine, Arte 7

Thriller y comedia musical

Esta película tiene elementos de distintos filmes, en algunos casos muy disímiles, y copia y parodia con el objetivo evidente de no tomarse nada en serio, aunque ello no le impide ser un ejemplo de buen cine

Comentarios Enviar Imprimir

The Band Wagon (1953), dirigida por Vincente Minnelli y actuada y bailada por Fred Astaire y Cyd Charisse, fue la primera (y creo que hasta ahora, la única) película en incorporar una secuencia de thriller dentro de la comedia musical. “Girl Hunt Ballet”, es un número basado en la trama de varias novelas de Mickey Spillane. Es una secuencia impactante en un filme con varios fallos, aunque la canción que queda para la historia es “That’s Entertainment”. Pero Michael Jackson le dedica un gran homenaje a esa secuencia al montar su video “Smooth Criminal” al estilo de la misma, e incluso utilizar un vestuario de corte y colorido similar al de Fred Astaire. También en una pieza dentro de la obra, el personaje de Astaire parece reconocer similitudes con el mito de Fausto.

Mucho de lo anterior puede encontrarse en Baby Driver, el thriller de Edgar Wright que comienza con una secuencia muy original en la cual música y coreografía juegan un papel fundamental, en perfecta simbiosis con la escapada automovilística.

Baby es el chofer del vehículo de escape de unos bandidos que asaltan un banco. Lo vemos al timón, esperando entrar en acción, con sus espejuelos oscuros, que jamás se quita y sus audífonos conectados a un iPod. Padece de tinnitus, una enfermedad que le causa zumbido en los oídos. La contrajo cuando se lesionó en un accidente en el cual sus padres perdieron la vida. Escucha música constantemente para neutralizar el eco de los zumbidos. Tras el exitoso escape, le vemos ir a buscar café a un comercio local y podemos oír las canciones que escucha mientras él hace lip-synch o imita posiciones de grafitis muy al estilo de Gene Kelly en Cantando en la lluvia. Es una escena muy bien coreografiada, de sutil humor y que resulta insólita dentro de un thriller.

Por motivos que nunca se explican, Baby le debe dinero a Doc, un temible mafioso que organiza asaltos y que, aunque es un asesino inmisericorde, tiene debilidad paternal por Baby. Aquí entra el parecido a Fausto. Baby le ha vendido el alma a un demonio. Aunque quiere salirse, no puede hacerlo hasta que salde la deuda.

Baby vive con su padre legal, un negro sordo e inválido, con quien se comunica por señas y quien escucha las canciones de Baby poniendo su mano delante de las bocinas. Este es un recurso viejo para humanizar y aligerar la trama que, aunque es lo más flojo del filme está bien usado. Baby se enamora de Debora, una camarera de un diner quien como es de esperar, termina involucrada peligrosamente en la madeja de Baby.

Edgar Wright (Poole, Inglaterra, 1974) se especializa en dirigir parodias. Shaun of the Dead (2004), es una parodia de Dawn of the Dead (1978) de George Romero y es la inspiración de Juan de los muertos (2011). The World’s End (2013) caricaturiza Strange Days (1995). En este filme los remedos son muchos. Tiene elementos de The Transporter (2002), así como de Pulp Fiction (1994) y de Band of Outsiders (1964), de Godard. Además de las mencionadas arriba, rinde tributo a Thelma and Louise (1991) y a Bonnie and Clyde (1967). Wright tiene una imaginación enciclopédica. Sabe no tomarse en serio a la vez que hacer buen cine.

Baby Driver nunca aburre. Se las arregla para mantener el balance entre el thriller y el musical. A diferencia de la mayoría de los thrillers de hoy en día, que enredan la trama en una espiral interminable de complicaciones para luego tener que resolver la trama de una manera simplista, apresurada y poco coherente. Wright, quien también es autor del guion, se las ingenia para llegar a un desenlace convincente, sin por ello dejar de poner a prueba los límites de la incredulidad del espectador.

Ansel Elgort (The Fault in Our Stars, Divergent), interpreta a Baby de manera excelente. Wright saca provecho de su cara angelical y su aspecto infantil para trabajar las contradicciones dramáticas del personaje con facilidad. La clave de la caracterización de Baby sale de una canción de Simon y Garfunkel (compuesta por Simon), que cierra el filme y una de cuyas estrofas dice: “And I was born one dark gray morn/with music coming in my ears/They call me Baby Driver/And once upon a pair of wheels/Hit the road and I’m gone”.

Lily James como Debora se desempeña de forma magnífica, haciendo una refinada transición de inocente a cómplice. Jon Hamm, Jamie Fox y Eiza González le dan el humor necesario a sus personajes intencionadamente estereotípicos. Kevin Spacey disfruta su papel de Doc.

La fotografía de Bill Pope, que ha trabajado con Wright en todos sus filmes y ha sido director de fotografía de todas las películas de la franquicia de The Matrix, es eficiente porque adopta planos, iluminaciones y enfoques que varían según el filme que se parodie, sin perder la personalidad de esta película.

La selección de la música y el uso que se le da es magistral y es un componente indispensable para crear un producto insólito. Baby Driver parodia, entretiene, homenajea, es violenta y mantiene una ilación bien compacta, por lo cual no hace falta conocer los referentes para disfrutarla.

Baby Driver (EEUU/Gran Bretaña, 2017) Guion y dirección: Edgar Wright. Director de fotografía: Bill Pope. Con: Ansel Elgort, Jamie Fox, Kevin Spacey, Eiza González y Lily James.

De estreno amplio en todas las ciudades de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.