Actualizado: 14/10/2019 9:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Preclásico, Mannheim, Música

Tiempo y alquimia, deudas y música

¿Qué buscaba Stamitz tras la “piedra filosofal”? ¿Riquezas, salir de deudas, la inmortalidad, prolongar la existencia a los 56 años?

Comentarios Enviar Imprimir

Luego de su muerte en 1801, obras y objetos encontrados en su biblioteca llevaron a la conclusión de que Carl Stamitz dedicó los últimos años de su vida a prácticas alquimistas. Ese afán por descubrir la fórmula para transmutar otros metales oro se explica no solo por un natural interés en la riqueza, sino porque se encontraba endeudado y en la más absoluta pobreza. De nada había servido las abundantes sinfonías (en una cifra superior a las 50); así como de al menos 38 sinfonías concertantes y más de 60 conciertos para violín, viola, viola de amor, violonchelo, clarinete y otros instrumentos. Tampoco contó el enorme volumen de música de cámara y las dos óperas hoy desaparecidas.

¿Qué buscaba Stamitz tras la “piedra filosofal”? ¿Riquezas, salir de deudas, la inmortalidad, prolongar la existencia a los 56 años?

En verdad Stamitz nunca logró un trabajo fijo de músico en una corte europea, un principado o en alguna de las orquestas existentes en la época. Pasó la vida viajando como virtuoso, captando la atención y el aplauso momentáneo, pero nunca el empleo definitivo. Vivió en París y Londres y compartió escenario en una ocasión en La Haya con el niño Beethoven, entonces de 12 años, pero terminó sus días en Jena, donde no había orquesta, ni siquiera una banda de pueblo.

Nada, sin embargo, presagiaba ese destino cuando Carl Stamitz, el hijo mayor del violinista y compositor Johann Stamitz, nació en Mannheim en 1745.

Stamitz padre fue el creador del sonido de la orquesta de la corte de Mannheim, para la cual dos generaciones de compositores escribieron obras, que se caracterizó por la destreza de sus ejecutantes y el tratamiento de los instrumentos de vientos, y fue celebrado por ambos Mozart (padre e hijo).

Uno puede disfrutar de la música de Wolfgang Amadeus Mozart sin haber oído nunca las composiciones asociadas con la orquesta de Mannheim, pero resulta mejor conocerlo para comprender mejor el sonido mozartiano en algunas de sus composiciones. Mozart, que visitó el lugar por primera vez en 1763 y regresó en 1777 —cuando permaneció varios meses— adoptó en su Sinfonía Nº 31 el papel asignado a los instrumentos de viento en la “Escuela de Mannheim”.

Las composiciones de Carl Stamitz se caracterizan por melodías agradables y tiempos precisos, pero no son innovadoras. Apegado a la forma sonata, muchas recuerdan al primer Mozart o al Haydn del período medio. En las sinfonías prefiere que sean de tres movimientos, en una época en donde cada vez era más popular la división en cuatro. Además del virtuosismo, quizá uno de sus papeles fundamentales fue como divulgador. Siempre viajando, extendió el conocimiento musical de sus obras, aunque sin conseguir nunca que los derechos de autor le reportaran ingresos significativos.

¿Tuvo mala suerte Stamitz? ¿No debió quedarse como segundo violín de la orquesta que había prácticamente creado su padre, muerto prematuramente, a esperar un ascenso lento pero seguro? ¿O simplemente fue un ejemplo más de su tiempo —y de todos los tiempos— sobre las dificultades para un creador en encontrar una seguridad económica? Hay al final una gran ironía en todo ello. Aunque no un compositor extremadamente conocido en la actualidad, las obras de Stamitz están disponibles hasta en lugares poco sospechosos: uno puede comprarlas en Walmart.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.