Actualizado: 19/11/2019 9:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música

Un ejecutante muy cotizado

El pianista Osmany Paredes, jazz afrocubano entre Nueva York, México y Madrid.

Comentarios Enviar Imprimir

Osmany Paredes (Santa Clara, 1972) comenzó a estudiar música cuando tenía cinco años, incitado por su padre, el percusionista Guillermo Paredes.

Su labor transita entre Nueva York y México, con una pasión desbordada que lo ha llevado a colaborar con el bajista Cachao, el trompetista Chocolate Armenteros, el vocalista Fellove, el cantaor Diego El Cigala, el timbero Issac Delgado, el flaustista Orlando Valle Maraca, los saxofonistas Jane Bunnett y Yosvany Terry, el percusionista Jerry González, el bajista Roberto Aymes, el baterista Dafnis Prieto o el cantante Richard Bona.

Reconocido por su disciplina y talento, Paredes es hoy un ejecutante muy cotizado en los espacios del jazz norteamericano.

"Soy un admirador de Emiliano Salvador y me siento muy cercano al concepto de Herbie Hancock", confiesa el compositor de Cuadras Chacha. Sin embargo, algunas desinencias de McCoy Tyner y Chucho Valdés se reflejan en el estilo de este joven tecladista, con capacidad para interpretar lo mismo un tumbao con matices peruchinescos, un vals en los tempos neoclásicos de Bill Evans o un estándar en las conformidades de Peterson.

Osmany Paredes&Menduvia —trabajo donde se hace acompañar por un piquete de excelentes intérpretes cubanos radicados en México (los percusionistas Miguel Valdés y Coky García, el bajista Braulio St. Fernández, los flautistas Reynaldo Pérez y Ricardo Benítez, el Gran Fellove, el trompeta Alfredo Pino, el sax Fernando Acosta y la vocalista Ana Cornejo)—, define sus preocupaciones sonoras como solista y orquestador.

El álbum explora los intersticios del jazz afrocubano, con atinada frescura armónica en correspondencia con una pieza emblemática de Miles Davis: Seven Steps to Heaven, "cubanizada" con argumentación mambera.

"Vivo en Nueva York, pero estoy al tanto de la música cubana. Colaboro con Yosvany Terry, en una experimentación de fusión de jazz con música tradicional africana", afirma.

'El perro sabe lo que ladra'

Artista inquieto, acaba de finalizar un disco solo de piano: "Me hubiera gustado grabar ese CD en otro momento de mi carrera, pero aproveché la oportunidad. Un disco de piano solo siempre es un reto. En este aparecerán nuevas composiciones mías; hago un balance de la pianística cubana, creo que con cierto decoro".

"Realicé una gira de casi dos meses con el grupo de Maraca, en enero pasado. La gente en todo el mundo está interesada en nuestra música. Fue una buena experiencia trabajar con el flautista Maraca y con su banda, que está sonando muy sólida con una propuesta muy jazzística y muy cubana", señaló Paredes.

De regreso de España, donde acaba de grabar con el bajista Alain Pérez (ex integrante del grupo de Issac Delgado) un álbum de latin jazz, observamos a un músico entusiasmado con su labor y con muchas ideas nueva en la cabeza: "El jazz cubano está en una buena etapa. Alain es un músico de propuestas novedosas: el disco quedó sabroso".

Cuando le pregunto sobre el "ambiente musical" mexicano, dice: "Viví aquí unos diez años, el jazz mexicano goza de buena salud y qué bueno que muchos intérpretes cubanos estén en proyectos de música mexicana, sobre todo el excelente flautista Reynaldo Pérez, que es un virtuoso, y también el percusionista Miguelito Valdés, que tocó con Emiliano Salvador. Estaré pocos días por aquí, pero ya me han invitado a algunos eventos, en los cuales participaré con otros músicos cubanos que viven en el DF".

Osmany Paredes es un incansable trabajador: "Estaré viernes y sábado en el Zinco Club Jazz, lugar donde Paquito D'Rivera tocó hace unos meses, el mejor club de jazz del DF. Pondré el nombre del jazz cubano bien alto".

"Voy a impartir algunos talleres en Veracruz y Mexicali. Es una etapa de mi carrera de mucha creatividad; escucho por estos días mucho jazz afrocubano y norteamericano: Nueva York es un hervidero de músicos jóvenes y talentosos", apunta.

Lo dejo dándole instrucciones a sus colegas sobre los números que tocarán por la noche en el Zinco. Los acordes de varios instrumentos, a la vez, hacen que el perro de la casa comience a ladrar. Nos reímos todos. "Ya tú sabes, espero que a los mexicanos les guste mi trabajo: el perro de mi mamá sabe lo que ladra".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Últimos videos