Actualizado: 20/07/2018 16:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura cubana, Teatro, Historia

Un «juicio» del pasado que anticipó el futuro

De cómo las críticas a una dictadura se convirtieron en denuncia a la tiranía que la sucedió

Comentarios Enviar Imprimir

El juicio de la quimbumbia, de Enrique Pineda Barnet, se presentó en La Habana, como lectura dramatizada, en Teatro Estudio, y permaneció inédita hasta 2017, cuando en EEUU la publicó Alexandria Library, bajo los auspicios de Olga Connor, quien la presentó en la Feria Internacional del Libro de Miami ese mismo año.

Esta obra dramática, con casi 100 personajes, tiene la virtud de ser atemporal no obstante su obvia referencia a la «revuelta» ocurrida en la década del cincuenta en Cuba. Las circunstancias y aconteceres que refleja podrían pertenecer a cualquiera de las «revueltas» que han ocurrido en nuestro país per saecula saeculorum, como comenta el MÁXIMO OBRERO: ¡Ese muerto siempre vuelve a resucitar de mil maneras! ¡Hasta que en el mundo venga la justicia!

Aunque premiada por Casa de las Américas en 1964, en plena efervescencia revolucionaria, no creo que pocos años después hubiera obtenido igual reconocimiento, ya que contiene elementos que pugnarían entonces con hechos y actitudes que, en el momento de su creación, no imaginaba el autor que sucederían (UMAP, parametraciones y un largo, variado y alevoso etcétera de horrores), como parecen sugerir los siguientes fragmentos que cito al azar.

Párrafo que podría referirse a los fusilados, a los balseros, al hundimiento del remolcador 13 de Marzo, etc.

MÁXIMO HOMBRE (SE ENCIMA AHORA A LA SILLA VACÍA DEL SEÑOR PRESIDENTE): Y yo le pregunto ahora a usted, que al fin y al cabo tiene que contestar alguna vez. ¿Sabe —como si fuera la medida de las lluvias— la profundidad de la sangre que usted ha derramado?

Y éste, que nos remonta a los sucesos de la embajada del Perú, al éxodo del Mariel, a los mítines de repudio.

ROJO: ¡Que se vayan, que se vayan! (GENTUZA LO COREA).

O al “Caso Padilla”.

MÁXIMO POETA: Me censuran o me reprimen.

¡Me suprimirá el “uso”, pero la palabra va!

Y el siguiente, que podría aplicarse a las golpizas y los abusos de las brigadas de respuesta rápida a las Damas de Blanco, a los disidentes y presos políticos.

FISCAL: ¿Qué fines arrastraron a los acusados a semejantes atrocidades? Pretenden justificarse en la memoria de nuestros patriotas. Estamos seguros, en cambio, que nuestros patriotas jamás hubieran invocado emplear la violencia ni que se derramara la sangre entre hombres de nuestra misma tierra.

A continuación, un extracto de palabras y frases premonitorias sobre la censura, la envidia, el odio, las delaciones, las mentiras; vilezas que se intensificarían a partir de mediados de los sesenta y que continúan hasta el presente.

PROFESOR: ¿Qué hace con el mimeógrafo? ¿Qué libros toma de la biblioteca?

MÁXIMO ESTUDIANTE: ¿Quién entregó nuestro mimeógrafo a la policía? ¿Quién censuró las obras en la biblioteca?

SECRETARIO: Decretada la censura de prensa…

AMA DE CASA ENFERMA: ¡Ahora lo que hay es que vigilar… que no quede uno, la gente de al lado de casa son sospechosos! ¡hay que fusilarlo! !Qué se vayan, que se vayan!

INTELECTUAL 1: ¡Mira que destruir el pasado! ¡Las reliquias, los viejos valores! Pretenden arrasar con todo. ¡El apocalipsis! ¡Destruirlo todo!

GITANA: ¡A repartir la miseria!

DEFENSOR: ¡Que viva Máximo! ¡Esto no es comunismo!

Enrique Pineda Barnet (La Habana, 1933) es escritor, actor, guionista, director dramático y cineasta. En 1989, su película La bella del Alhambra recibió el premio Goya a la mejor película extranjera. Por su labor literaria y cinematográfica ha recibido varios premios en su país y en el extranjero.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.