Actualizado: 13/12/2019 11:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música

Un repaso muy personal

'Hermosa Cuba tu brillante cielo…', el más reciente disco de los trovadores Carlos y Marta.

Comentarios Enviar Imprimir

Carlos Francisco Gómez se enamoró del bolero cuando tenía seis años: unos trovadores llegaron de madrugada a la casa de sus padres, en Trinidad, para dar una serenata, y los acordes de Yo reiré cuando tú llores, de Alberto Villalón, lo despertaron: "Yo quiero un día cantar y sonar así", se dijo.

Un vecino le enseñó los primeros secretos de las cuerdas y a los once años ya entonaba canciones tradicionales de Sancti Spíritus y Santiago de Cuba. Fundador del Movimiento de la Nueva Trova, abandonó la Isla en los ochenta. Vivió una temporada en Madrid y actualmente radica en Miami, donde se gana la vida como profesor de guitarra y canto.

Compositor y arreglista por deseo amoroso, decidió formar mancuerna coral con su novia, la canaria Marta Ramírez. El dúo Carlos y Marta sobrevive artísticamente en la "capital del exilio" por el milagro de la solidaridad nostálgica: descargan su pasión trovadoresca en peñas, reuniones íntimas, pequeños teatros y misas dominicales, siempre con la cálida compañía de un puñado de amigos incondicionales.

La industria local del disco en la Florida le ha rechazado más de una propuesta, sobre todo un proyecto donde el trovador ha puesto mucho empeño: la musicalización de buena parte de la poesía de Martí. Paquito D'Rivera, después que lo escuchó cantar durante una interminable noche, lo invitó a interpretar dos boleros filin en el CD 40 Years of Cuban Jam Session (1993).

Ahora acaba de aparecer Hermosa Cuba tu brillante cielo… (2009, Trova Bolero Publishing), como confirmación de que los países respiran y se reconocen en las laderas de sus canciones.

Si en el álbum anterior, Carlos y Marta en Concierto (Duque Production Inc. 2002), la apuesta se apoyaba en un grupo, con formato que recreaba el sonido de los sextetos (percusiones, tres, guitarra, sax alto y tenor —en lugar de trompeta—, voz prima y segunda), en el nuevo la guitarra y la clave delinean amagos para que las voces se diluyan en el vigor armónico-melódico de 17 canciones.

Un libro de añoranzas

El repertorio seleccionado por Carlos y Marta deletrea el bolero filin en Noche cubana e Interludio, de Portillo de la Luz; la guajira en El amor de mi bohío, de Julio Brito, y Sitiera mía, de Rafael López; los colores milongueros en ¡Ay este azul!, de Pancho Cabral; los espacios boricuas en En mis sueños, de Silvia Rexach; Si no eres tú, de Pedro Flores, y Canta pajarito, Rafael Hernández; la trova tradicional en Habanera ven, de Graciano Gómez; el bolero son en Lágrimas negras, de Miguel Matamoros, y los aires italianos en Lluvia, de Bonino. Todo un libro sonoro de ardores y añoranzas que nos regresan a los sitios del dolor y también a la alborada del placer.

Marta Ramírez frasea con tanta fuerza y convicción que las canciones se convierten en frondas: su voz prima de atemperada tesitura ha sabido descodificar con rigor los índices de la canción latinoamericana, para tender puentes con la trova de Santiago y balancearse en los cordeles del son oriental con oficio depurado. Dúo en diálogo susurrante, el melisma de la española propicia yuxtaposiciones, en vilo con la voz segunda del cubano.

Hermosa Cuba tu brillante cielo es un disco de oscilaciones, paseos, guiños y distribuciones, en una suerte de repaso muy personal por lo mejor del bolero y la canción de Cuba, Puerto Rico y Argentina, con un compositor italiano y otro costarricense como ofrendas curiosas. Dos rarezas de inolvidable presencia en la memoria de los amantes del bolero son "restauradas" con ímpetu: Lluvia, de Ernesto Bonino, concebida como claro homenaje a la sonoridad de la Orquesta de Julio Gutiérrez, que la popularizó en los cincuenta en la voz del italiano, pero que ahora el dúo nos regala en una tonalidad pop, y el irónico Amnesia, del argentino Chico Novarro, que Carlos imagina y estructura, en un arreglo que hace referencia a Caetano Veloso, Maria Bethania y Toquinho.

"Para cualquier cubano, escuchar este CD en las voces magníficas de Carlos y Marta, es una especie de regreso emocional al país que un día abandonaron. No es una falsedad que las naciones viven en sus canciones", escribe Carlos Alberto Montaner en las notas de carátula. Este álbum nos excita y nos perturba, porque nos pronuncia y nos dibuja.

El concierto revela a un trovador marcado por lo auténtico y en debate constante con las luces artificiales del marketing musical que rige los espacios del espectáculo en Miami. "Siempre he pensado que es un gran trovador, un fino guitarrista y un hombre de espíritu exquisito", ha dicho Silvio Rodríguez sobre el protagonista de este disco.

Lo noble cristaliza cada frase de estas canciones inolvidables. Vaya ardor que se destila en sus vibraciones. Este es un disco ineludible, en una época marcada por la orfandad, el desconcierto y la diáspora: los cubanos necesitábamos este aguacero melodioso.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.