Actualizado: 26/03/2019 14:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura

Un viaje cibernético a La Habana

Una novela que al lector que conoció o vivió en la capital cubana le servirá para recordar lugares y edificios, algunos ya ruinosos o inexistentes

Comentarios Enviar Imprimir

Ruber Iglesias es un cubano con una larga y fructífera hoja de servicios; graduado de abogado y doctor en Ciencias Sociales, ya estaba en Europa a fines de los 50 como perseguido político del batistato, regresa con el triunfo de la revolución, pero es parte de la gran oleada de cubanos frustrados con el castrato, que abandona Cuba a principios de los 60.

Comienza así un fructífero periplo en Europa, principalmente en Alemania, Austria y Holanda, como periodista, traductor, y economista, haciendo trasmisiones continentales e intercontinentales para cuatro estaciones radiales importantes de los países citados; igualmente publicó gran número de artículos para diarios europeos y latinos. Vive retirado en España, con peregrinaciones anuales a Miami, para renovar sus votos de cubano creyente en Cuba. No es éste su primer libro, pero sí el dedicado plenamente a Cuba, o mejor dicho a La Habana, o “La vana”, como la llama mi amigo el poeta Rodolfo de la Fuente.

Si los anteriores como Esencias de Mariposa se nutrían de amenos ensayos que podían transcurrir en muchos rincones de la tierra, su nuevo libro, Muerte en La Habana es una novela que comienza con los inicios del proceso revolucionario en la década de los 50, para terminar en los primeros años de la Revolución. Y no va a contar nada que no se haya hecho ya en novelas o ensayos, sobrecargados muchos de ellos del yoísmo del autor, o la sobredosis de consideraciones políticas. También se han contado con lujo de detalles, las muchas conspiraciones habidas para segar la vida de Fidel Castro.

Pero muchos de esos relatos se han escrito dirigidos a lectores que han vivido todo o parte de ese proceso, lo que los hace prescindir de hechos y conceptos que son necesarios para el neófito, para el que se acerca por primera vez al fenómeno cubano. Al contrario, otras de esa producciones, principalmente las escritas en inglés, necesitan una extensa explicación de Cuba y su historia, que llegan a aburrir a muchos de los lectores.

Muerte en La Habana no cae en esos excesos; la dialéctica es breve y concisa, además adornan al texto anécdotas e informaciones interesantes del resto del mundo, que el autor ha vivido o recogido en sus deambulares europeos. Pero además, este libro tiene algo que lo separa de sus predecesores en el tema: en la portada, se agrega al título, un novedoso subtítulo; “Paso a paso con Google Earth”: Esto significa que casi todos de los treinta y cinco minicapítulos de la novela, va precedido de una referencia fotográfica localizable en el sitio “Google Earth”, de manera que el lector puede seguir paso a paso la trama, situándose primero en el sitio de los hechos, gracias a las fotos. Se suprimen las largas descripciones de lugares y ambientes; el lector irá acompañando a los protagonistas en sus ajetreos habaneros o por otros lugares del mundo.

No sé si esto se ha hecho antes para ilustrar una novela, pero en este caso, al lector que conoció y/o vivió en La Habana, le servirá para recordar lugares y edificios, algunos ya ruinosos o inexistentes. Es una vuelta a Cuba pero menos dolorosa y costosa que una real; y para los jóvenes hijos de cubanos que no la conocen, y desean hacerlo, es la mejor guía de viajes que pudieran llevar, si deciden algún día visitar Cuba, ese país mítico del que les hablan sus padres y abuelos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.