Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Opinión, Cultura

Una leyenda llamada Bola de Nieve

El Gala Hispanic Theatre, de Washington DC, presenta el estreno mundial de El Bola. Cuba’s King of Song, cuyo libreto escribió el dramaturgo cubano Héctor Quintero

Enviar Imprimir

Acerca de Bola de Nieve (Guanabacoa, 1911-Ciudad México, 1971), el poeta Nicolás Guillén comentó que no podía ser interpretado por la historia porque había pasado ya a la leyenda. El genial intérprete, compositor y pianista ha abandonado temporalmente ese ámbito legendario para instalarse en otro no menos fabuloso, el escenario. Lo ha hecho a través de El Bola. Cuba’s King of Song, un espectáculo que días atrás tuvo su estreno mundial en el Gala Hispanic Theatre, de Washington DC. Allí se mantendrá en cartelera hasta el 27 de junio, y con él la compañía cerrará su temporada número 34.

El libreto de El Bola fue encargado al cubano Héctor Quintero, quien además de ser un magnífico dramaturgo, tiene una larga e ininterrumpida relación con la música. Conviene recordar que durante doce años fue director del desaparecido Teatro Musical de La Habana, y además ha compuesto los temas musicales de muchas de sus obras. Asimismo actualmente dirige el Complejo Cultural Dos Gardenias, de La Habana. No se trata, sin embargo, de la primera colaboración del autor de El premio flaco con el Gala Hispanic Theatre. En temporadas anteriores fueron representadas allí dos de sus obras, Contigo pan y cebolla y El lugar ideal, así como el espectáculo Raíces Cubanas 2, estructurado a partir de escenas de distintos textos teatrales suyos.

Acerca de su más reciente trabajo como dramaturgo, Quintero accedió gentilmente a escribir una breve descripción: "A lo largo de los años, el Gala Hispanic Theatre, de Washington DC, ha llevado a escena varios de mis títulos. En esta oportunidad, su director, el teatrista argentino Hugo Medrano, me solicitó le escribiera un espectáculo que tuviera las características de mis comedias y que girara en torno a la figura de Bola de Nieve. Eso hice y el resultado es una comedia de situaciones en donde aparecen datos biográficos y una buena parte del repertorio musical de ese inolvidable artista cubano que fue Ignacio Villa, más conocido como Bola de Nieve. En el mismo intervienen actores, cantantes, bailarines y músicos".

El elenco de El Bola tiene como cabezas de cartel a Enrique Divine y Marcelino Valdés. El primero es de Venezuela, donde intervino en los montajes de Jesus Christ Superstar y Crónicas desquiciadas, y en Miami, en la popular novela de Telemundo Dame chocolate. Valdés es habanero y pertenece a la familia del famoso Vicentico Valdés. Su labor artística se ha desarrollado en Miami y Nueva York. En la nómina de artistas que intervienen en el espectáculo también figuran Carlos Castillo, Anamer Castrello, Karen Morales, Gino Tassara y Jonas Minino. Hugo Medrano, responsable de la puesta en escena, estudió en la Escuela de Teatro de La Plata y completó su formación con José Luis Alonso, José Tamayo y Miguel Narros. Ha dirigido más de un centenar de obras dramáticas y musicales en Nueva York y Miami, así como en Argentina, Costa Rica, España y El Salvador.

De acuerdo a los comentarios publicados, las opiniones de los críticos sobre El Bola están contrastadas. Haines Egas elogia calurosamente el espectáculo y lo recomienda "a todos los amantes del buen teatro, de la buena música, de la nostalgia y del romance". Y expresa que "Medrano seleccionó un magistral elenco para realizar este montaje que trata sobre los divertidos incidentes entre un director teatral y su esposa, de una extravagante diva transexual y su tía, una santera cubana, durante la producción de una revista musical sobre la vida del Bola. La diva la caracterizó el venezolano Enrique Divine. Su fantástica actuación e interpretación por momento nos hace dudar, ya que sus muy bien logrados y sutiles movimientos femeninos nos hicieron visualizar a una verdadera diva de esta época".

Opiniones contrastadas

De pianista acompañante, Bola de Nieve pasó a ser un artista singular y extraordinario de un reducido gupo de piezas musicales, algunas de su creaciónFoto

De pianista acompañante, Bola de Nieve pasó a ser un artista singular y extraordinario de un reducido gupo de piezas musicales, algunas de su creación.

Bob Anthony escribió un comentario del cual reproduzco un fragmento en su idioma original: "Gala comes through with a real winner with its El Bola-Cuba's King of Song that would have audience members checking with their travel agents for a trip to the island if our ridiculous State Department would allow. It is a bouncy, romantic, absolutely thrilling musical that carries one to the joie de vivre island in the Caribbean. Playwright Héctor Quintero presents a fine picture of this Cuban musical icon in this musical which closes this season for Gala although they will have summer programs for the youngsters in the Tivoli area (…) This is a highly recommended musical that should be enjoyed by both the Hispanic and non-Hispanic area residents".

Por su parte, Nelson Pressley desde las páginas del Washington Post expresa: "Apparently that was not the whole El Bola story, though, which leads director Hugo Medrano to divide most of the rest of the songs between Mariana —the flamboyant and often funny transgender performer— and Madrina, an earth mother who brings in the cult religion Santeria. If Cuban writer Hector Quintero's script flatly reports on El Bola's repressed homosexuality, Mariana gives this a lively stage life, and it is Mariana who sings Piaf's "La Vie en Rose" (a number El Bola performed to some acclaim, apparently). Enrique Divine enters as a campy figure in drag, but his conviction and robust falsetto voice, to say nothing of his can-do attitude in a number of eye-catching dresses, makes the performance unexpectedly commanding (…) The scenario is ridiculous, but like El Bola himself, it seems to sense its weakness and smile, charming you into indulgence. It almost works".

Barbara Mackay escribe en The Examiner: "The production, which suffers from an unbalanced script, deserves credit for its sensational singing, its exuberant Latin dancing, and its extraordinary music, provided by four musicians (Sin Miedo) under the direction of Didier Prossaird. Y luego apunta: "Director Hugo Medrano mentions in his director's notes that in this play Quintero was "affectionately making fun of two characters familiar in Havana today —a transsexual and a santera." It's hard to see how that dramaturgical detour away from Villa helps tell the story of the unique musician who claimed to prefer expressing emotion to impressing people.// Perhaps there was just not enough biographical material to write solely of Villa, but the most memorable moments in this show are still Villa's spoken words, his exquisite lyrics and music, and the ironic sense that this self-deprecating genius —who seems always to have been photographed with a big grin— was most adept at capturing moods of loss, longing and sadness".

Por último, cito este fragmento del comentario escrito por Chris Klimeck: "The closest El Bola comes to stoking curiosity about its subject is when it allows Marcelino Valdes, who evinces a low-key charm as Villa, to perform songs like "Tú me has de querer" accompanied by bits of Villa’s stage patter and barely interacting with the other players. His performances exist mostly in a vacuum from the rest of the cast, as though set inside Héctor’s mind. In its present form at least, that’s probably where El Bola ought to have stayed".

El Bola. Cuba’s King of Song se presenta hasta el 27 de junio, en funciones de jueves a domingo, en el Gala Hispanic Theatre, 3333 NW 14th Street, Columbia Heights, Washington DC. Reservaciones: teléfonos 800 494 8497 y 202 234 7174.