Actualizado: 03/08/2020 12:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine polaco, Arte 7

Varsovia es una fiesta

La dirección de este filme es excelente, ya que se las arregla para cruzar las líneas de la realidad a la ficción y a la inversa

Comentarios Enviar Imprimir

El filme polaco All These Sleepless Nights, manipula la falsificación con la intención de cuestionar los límites que en el arte dividen realidad y ficción. No es un concepto novedoso, pero tampoco es muy usual y casi siempre logra llamar la atención de quienes se interesan por el cine como género artístico, ya que como decía Bazin, es el único arte que nos enfrenta a una realidad, porque estamos viendo a los personajes y a todo el andamiaje en la pantalla y existen, pero es toda una mentira bien montada.

Para empezar, el filme ha adoptado la clasificación de documental. Lo único que apoya esta opción es que los personajes se representan a sí mismos y aparentemente se mueven en los lugares en los cuales normalmente habitan. Por supuesto, no tenemos forma de confirmar esta premisa. Son personajes sin actores. Pero, por otra parte, puede que sean personajes actuando a otros personajes definidos por el guion. Porque lo cierto es que, aunque difuso, hay un guion muy bien estructurado.

La cámara sigue las peripecias de Krysztof y su amigo Michal, dos estudiantes de arte, durante un año. Comienza con una meditación de Krysztof, que mientras mira a través de los cristales de su apartamento en un piso alto de un moderno, pero modesto apartamento en el corazón de Varsovia, se pregunta en voz alta de qué vida sacaron su conclusión quienes escribieron que si uno suma las experiencias de toda una vida, se acumulan siete meses de sexo, diecisiete horas de ruptura y cincuenta y un días decidiendo qué vestir. Pues en el filme, Krysztof parece que va a probar lo contrario. Lo veremos ir de una fiesta a otra, sin apenas cambiarse de indumentaria y de una muchacha a otra sin romper con ninguna.

Aunque no hay mucho sexo explícito, este supuesto documental fija su objetivo en el vagabundeo existencial de sus personajes, quienes sostienen breves conversaciones filosóficas, algunos comentarios sobre arte y beben mucha cerveza mientras se dedican al flirteo indiscriminado.

Hay bastante pretenciosidad en este filme, que a veces cautiva por la belleza y la composición de su fotografía y otras aburre porque se le notan demasiado los referentes. Para su disfraz de documental, el director y guionista Michal Marczak, utiliza elementos tomados de dos vertientes muy importantes que cambiaron el cine documental. Una es el “Direct Cinema” que comenzó en Québec en 1958, encabezado por el cineasta Michel Brault y que tuvo su eco en Estados Unidos un año después con la obra de D.A. Pennebaker y los hermanos Maysles. El objetivo es dejar que la presencia del cineasta no se note mientras la cámara filma desapercibida, la realidad de los personajes. La otra tendencia de la cual toma es el “Cinema-Verité”, que para muchos es la versión francesa del movimiento canadiense, y que fue iniciada por Jean Rouch, quien dice haberse inspirado en la obra de Dziga Vertov. En el “Cinema-Verité” el realizador es un poco más invasivo y a veces intercambia diálogos con los sujetos.

Marczak, inteligentemente, utiliza muchos recursos de la “Nueva Ola” francesa para definir a sus personajes y enmarcar sus movimientos, tanto, que a veces Krysztof parece la mezcla de un joven Jean-Paul Belmondo y un también joven Jean-Pierre Leaud. Hay un poquito de Godard por aquí y un poquito de Truffaut por allá. Y las mujeres tienen todas un toque de Anna Karina. O sea, vean al vástago cinematográfico de la unión entre Besos robados, Sin aliento y Vivir su vida.

A pesar de que se le ven demasiado las costuras, el filme mantiene un gran atractivo visual. Nunca he estado en Varsovia, pero he visto muchas películas que se desarrollan en ella y jamás ha aparecido como lo hace aquí. Filmada entre el crepúsculo y la alborada, transitando entre fiestas, sexo y resacas, Varsovia aquí se muestra como una ciudad de hechizo, lista para ser explorada a la deriva y encontrar una sorpresa en cada esquina. La fotografía del propio director, ayudado por Maciej Twardowski, un joven fotógrafo de cortos y videos, no puede ser más efectiva y a pesar de las obvias influencias, cobra valor por sí misma y aporta el ambiente necesario para ubicar a los personajes.

Este es el tercer “documental” de Michal Marczak. Desconozco los dos anteriores. También ha trabajado en un video con el grupo Radiohead. Su dirección aquí es excelente, ya que se las arregla para cruzar las líneas de la realidad a la ficción y a la inversa, que hace que al espectador ya no le importe qué es verdadero y qué es orquestado, sino que uno puede entregarse al disfrute de la realidad cinematográfica que tiene delante. Con All These Sleepness Nights se ganó el premio a la mejor dirección de documental del festival de Sundance. Los actores o personajes también realizan una extraordinaria labor para confundirnos acerca de que si se interpretan a sí mismos en momentos hedónicos de su propia vida o si responden a un guion bien elaborado.

La cinta también cuenta con una excelente banda sonora que mezcla a Lutto Lento y a Skalpel, con Rodrigo Amarante y Caribou.

Lo que pudo haber sido un proyecto estudiantil, devino en un filme interesante. No sé si el buró de turismo de Varsovia financió la película, pero si no, lo debió haber hecho, porque estoy seguro que muchos jóvenes se sentirán atraídos por la belleza de las imágenes.

All these Sleepless Nights (Polonia/Reino Unido, 2016). Dirección; Michal Marczak. Guion: Michal Marczak y Katarzyna Szczerba. Dirección de fotografía: Michal Marczak y Maciej Twardowski. Con: Krysztof Baginski, Michal Huszcza. Eva Lebuef Natalia Atmanska. Aparece brevemente en algunas ciudades de Estados Unidos en cines alternativos y está disponible ahora OnDemand.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.