Actualizado: 08/02/2023 20:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Buena Vista Social Club, Peer, Editora Musical de Cuba

Juez británico dirime en La Habana la disputa por 'Buena Vista Social Club'

El juez escuchará en la Isla testimonios para zanjar la disputa entre Peer International Corporation y la Editora Musical de Cuba por los derechos del álbum.

Enviar Imprimir

El juez británico Sir John Edmund Frederic Lindsay llegó este domingo a La Habana para seguir el proceso legal en el que dos compañías musicales, una estadounidense y otra cubana, se disputan en un tribunal de Londres la propiedad de la música de Buena Vista Social Club, informó la AFP.

El juez escuchará en La Habana testimonios de compositores y herederos de éstos para zanjar el conflicto entre el sello Peer International Corporation y la Editora Musical de Cuba (EMC).

"El juez llegó a examinar varias cosas, se va a entrevistar con viejos compositores, con herederos de ellos, para seguir el caso", afirmó a la AFP el director de la EMC, Ernesto Vila.

El ejecutivo de EMC precisó que el juez británico permanecerá en Cuba tres días "y luego regresará a Londres para seguir con el proceso legal".

La decisión del juez de viajar a Cuba, inusual en este tipo de procesos, fue dictaminada por él mismo en mayo pasado.

Lindsay, quien cumplirá 70 años en octubre y es uno de los jueces que goza de mayor prestigio en la alta corte londinense, inicia sus entrevistas en La Habana este lunes por la mañana.

El juez arribó en horas de la tarde del domingo al Aeropuerto Internacional José Martí, acompañado del representante de Peer, Pushpinder Saini, y de una abogada del equipo legal de EMC, así como de un asistente, precisó un funcionario de protocolo de la terminal aérea.

"Hemos tenido problemas con la compañía americana, pero esperaremos a que el juez siga con su proceso. Hay un listado grande de personas con las que se va a entrevistar", añadió Vila.

Lindsay decidió viajar a Cuba —de lo cual se congratuló la EMC y a lo que se opuso la Peer, alegando que el juez no tenía jurisdicción en la Isla—, ante la mala calidad de testimonios por vídeo que debían ser escuchados en las audiencias en Londres.

Las audiencias incluso fueron pospuestas por varios días a mediados de mayo pasado, tras la apertura del juicio, pues las conexiones por vídeo utilizadas para interrogar a testigos cubanos no funcionaron o eran de mala calidad.

La firma Peer dice tener los derechos de muchos de los temas del álbum Buena Vista Social Club, cuyas canciones son interpretadas por leyendas como Compay Segundo, Ibrahim Ferrer y Rubén González —ya fallecidos—, Omara Portuondo, Eliades Ochoa y otros veteranos de la época de oro de la música popular cubana.

Pero EMC reclama para los herederos de los compositores pagos que asegura nunca se hicieron y alega que los contratos originales no son válidos porque fueron "ofertas inescrupulosas" que no están reconocidas por la ley.

Peer decidió demandar a Termidor Music Publishers, que reclama los derechos exclusivos a través de EMC, y que buscó registrarse como la propietaria de las composiciones musicales en Gran Bretaña.

En mayo pasado, la firma Peer afirmó en la corte que el gobierno cubano se ha apropiado ilegalmente de los derechos sobre esa música, que asegura le corresponden desde los años treinta.

La Corte británica deberá decidir si los compositores fueron o no recompensados adecuadamente. En la demanda legal están citados 14 autores, que ya fallecieron.

Buena Vista Social Club es un proyecto original del compositor cubano Juan de Marcos y el guitarrista estadounidense Ry Cooder, que sacó del olvido y lanzó a la fama mundial a músicos cubanos de los años cincuenta.

Con el álbum de Buena Vista Social Club, que dio origen a un documental filmado por el director alemán Wim Wenders, los veteranos recorrieron escenarios de los cinco continentes, incluido el Carnegie Hall de Nueva York.