Actualizado: 08/02/2023 20:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Buena Vista Social Club, Peer, Editora Musical de Cuba

Juez británico escucha testimonios para decidir disputa entre sellos musicales de EE UU y Cuba

La audiencia del lunes se desarrolló bajo un gran hermetismo. Ante el juez compareció el compositor cubano Evelio Landa Martínez, de 83 años.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. El juez británico Sir John Edmund Frederic Lindsay escuchó este lunes en La Habana testimonios de compositores cubanos o sus herederos, como parte del juicio en que dos compañías musicales, una de Estados Unidos y otra de Cuba, se disputan en Londres los derechos de canciones, incluyendo algunas popularizadas por Buena Vista Social Club.

Lindsay llegó el domingo a Cuba —en un hecho poco usual en este tipo de procesos— para oír personalmente a testigos interrogados por los abogados del sello Peer International Corporation y de la Editora Musical de Cuba (EMC).

La audiencia de este lunes se desarrolló bajo un gran hermetismo y tuvo lugar en "Villa Lita", una mansión que alberga el Museo Servando Cabrera Morena.

Ante el juez compareció Evelio Landa Martínez, músico popular de 83 años, autor de boleros como Me duele el corazón, Dos lágrimas y Carita de cielo, quien firmó contratos con la Peer International.

Landa, acompañado por una hija, compareció como testigo de la parte cubana, aunque ningún tema de su autoría está incluido en el álbum de Buena Vista Social Club, proyecto que reunió a veteranos de la época de oro de la música popular cubana.

El representante de Peer, Pushpinder Saini, presentó en la audiencia un documento firmado por Landa, en el que éste acepta ceder todos los derechos de sus composiciones a esa compañía.

"El interés mío era que mis obras tuviesen divulgación, por ese motivo yo acepté. Para mí todo fueron promesas. Daban un anticipo que yo nunca recibí", dijo Landa, cuyas palabras fueron traducidas para el juez británico.

El compositor cubano también respondió a preguntas del representante de EMC, Peter Prescott, quien también arribó el fin de semana a La Habana procedente de Londres.

La Peer tiene los derechos de muchos de los temas del álbum Buena Vista Social Club, cuyas canciones son interpretadas por leyendas como Compay Segundo, Ibrahim Ferrer y Rubén González —ya fallecidos—, y por Omara Portuondo y Eliades Ochoa.

Peer sostiene que el gobierno cubano se ha apropiado ilegalmente de los derechos sobre esa música, que asegura le corresponden desde los años treinta, y afirma que pagó a los compositores hasta cuando comenzó la revolución cubana, en 1959.

La compañía sostiene que, después, el embargo impuesto por Estados Unidos impidió hacer pagos a Cuba; que compositores que vivían fuera de la Isla sí recibieron el dinero, y que se abrió un fondo para los que permanecieron en Cuba.

Pero EMC alega que los contratos originales no son válidos porque fueron "ofertas inescrupulosas" y señala que los compositores recibieron sólo unos cuantos pesos.

Peer decidió demandar en Gran Bretaña a Termidor Music Publishers, que reclama los derechos exclusivos a través de EMC, y que buscó registrarse como la propietaria de las composiciones musicales en ese país.

La Corte británica deberá decidir si los compositores fueron o no recompensados adecuadamente. En la demanda legal están citados 14 compositores, que ya fallecieron.

Buena Vista Social Club es un original proyecto del compositor cubano Juan de Marcos y el guitarrista estadounidense Ry Cooder, que sacó del olvido y lanzó a la fama mundial a músicos cubanos de los años cincuenta.