Actualizado: 11/08/2020 9:28
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Clásico Mundial

La hora de la verdad

Alejado del mejor béisbol del mundo por casi cinco décadas, el equipo nacional despejará con su rendimiento muchas incógnitas.

Enviar Imprimir

El Clásico Mundial de Béisbol (CMB) dará la posibilidad, de una vez y por todas, de comprobar cuál es el nivel real del béisbol cubano. En el torneo se determinará cuáles son los mejores países en el terreno de juego. Por primera vez en la historia de este deporte, se realizará un campeonato mundial con lo mejor de lo mejor.

Alejada del mejor béisbol del mundo por casi cinco décadas, Cuba competirá con una presión adicional. El equipo de la Isla no puede darse el lujo de una derrota aparatosa, pues se derrumbaría toda la propaganda montada durante tantos años. El béisbol ha sido el principal baluarte de una política propagandística dirigida a demostrar la superioridad del sistema deportivo cubano.

Cuba fue colocada en el Grupo C y debutará ante Panamá el 8 de marzo, para después jugar sucesivamente contra Holanda y el país sede, Puerto Rico.

Los aficionados de la Isla siempre han tenido la curiosidad de ver enfrentarse al team Cuba con equipos profesionales, y así medir el verdadero nivel que existe en el país. Hasta el momento, la selección nacional ha jugado con clubes profesionales de México, Japón, Estados Unidos y Puerto Rico, pero nunca con selecciones nacionales organizadas con los mejores jugadores.

Si fracasa, la prensa oficialista siempre inventará excusas para el consumo de la población de la Isla. Como siempre, sin derecho a réplicas. Pero preguntémonos: ¿cómo podrían reaccionar la prensa nacional y los directivos en general ante una eliminatoria en primera ronda? Todo lo que han resaltado durante tanto tiempo, se vendría abajo.

No obstante, esa eliminación tempranera no es lo que indica la lógica. Históricamente, Cuba ha sido un país de donde han salido excelentes peloteros. Pero analizando el Grupo C, Puerto Rico luce fuerte y juega en casa; Panamá tiene algunas figuras establecidas en las Grandes Ligas y otras en las Menores; y Holanda dejó de ser la cenicienta al incluir en su róster a peloteros de la talla de Andruw Jones, Mark Mulder, Danny Haren, Kirk Saarloos y Shea Hillebrand; puntales de sus respectivos equipos en las Grandes Ligas. Si estas individualidades acuden a la cita, los europeos no van a ser segundos de nadie.

Ventajas y desventajas

Los cubanos tienen varias ventajas sobre los demás participantes. La primera es que los isleños actualmente disputan la Serie Nacional, iniciada hace casi tres meses. A diferencia de los demás equipos —donde la mayoría de los jugadores descansa en esta etapa del año—, los cubanos llegan físicamente en buena forma. Además, usualmente los equipos de la Isla se preparan con especial ahínco a la hora de competir en cualquier torneo.

Esta novena tiene la motivación como otro factor determinante. Significa mucho para los jugadores tener una buena actuación en el Clásico. Es la mejor exposición que pueda tener un pelotero que quiera escapar del país y probar suerte en las Mayores. Y si prefiere quedarse en la Isla, qué mejor lugar para realizar una buena actuación y pasar a los primeros planos del país.

Los jugadores de las demás naciones tienen la motivación de jugar por sus respectivos países, pero ganen o pierdan, seguirán en las Ligas Mayores con sus contratos asegurados. Lo que suceda en el Clásico, será historia pasada en poco tiempo.

Además, un tercer elemento a tener en cuenta es que, el de la Isla, es un equipo de béisbol acostumbrado a jugar unido por mucho tiempo, y tiene el "factor acople" de su lado, a diferencia de las demás novenas.

Sin embargo, la selección cubana de béisbol cuenta también con muchas desventajas. La principal es haber creído durante tantos años que al ganar torneos internacionales, sin verdaderos rivales de calidad, se colocaba en el primer plano mundial de este deporte. En realidad, la falta de calidad de sus oponentes le alejaba cada vez más del mejor nivel.

El poder a la ofensiva puede ser otra situación desventajosa. El físico de los peloteros cubanos actuales no es comparable con los de hace 20 ó 30 años. Actualmente, apenas hay toleteros de largo alcance en Cuba.

A nivel colectivo se nota la diferencia en relación con equipos de años anteriores. Áreas como la del pitcheo lucen bastante debilitadas. Se echa de menos a ciertas figuras de antaño.

Es imposible que el resultado de este campeonato dé una visión exacta de lo que hubieran podido hacer los equipos y peloteros de años anteriores en este nivel, pues las épocas y circunstancias son diferentes. Al menos, sí se podrá hacer una comparación con la calidad actual.

El atraso que lleva consigo el propio sistema cubano podría haber pasado la cuenta también en esta área, como lo ha hecho en tantos otros ámbitos del país. Quizás el Clásico Mundial sea la confirmación de lo antes expuesto. El terreno de juego dirá la última palabra.