Actualizado: 06/12/2019 17:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Cubanos por el Mundo

«Con mis santos hasta el fin del mundo»

Daniuska Carrión, una de las más jóvenes entrenadoras de la Federación de Judo de Estados Unidos.

Comentarios Enviar Imprimir

Daniuska Carrión asistió al Torneo Panamericano de Judo de Miami, el pasado mes de abril. Apenas tiene 28 años de edad y es una de las más jóvenes entrenadoras con que cuenta la Federación de Judo de Estados Unidos. En Denver, Colorado, entrena al escuadrón de mayor fuerza, con vista a los más importantes torneos nacionales e internacionales.

Su arribo a este deporte ocurrió a los nueve años de edad, cuando soñaba con ser campeona mundial. El deseo lo hizo realidad en el año 1998, en Colombia, al apoderarse del título universal juvenil en la más pequeña de las divisiones, la de 48 kilogramos. Para entonces, era una de las mayores promesas del judo cubano. Un título similar conquistó en los Juegos Universitarios de China 2001, para dejar claro que estaba en condiciones de seguir luchando por el estrellato en su división, a cualquier nivel.

Daniuska resultó tres veces campeona nacional de Cuba, en la división de los 48 kilogramos.

"No fue fácil llegar allí", asegura en Miami. "Vengo de la misma escuela de Santiago de Cuba, donde Israel Hernández también inició sus pasos y llegó a estar, en su división, entre los mejores del mundo, y hoy es uno de los entrenadores principales de Estados Unidos. Pero no es sólo eso, también pertenezco a una familia de deportistas, desde mi papá Mariano Carrión, que fue boxeador; mi primo Enrique, que fue uno de los buenos pugilistas que tuvo Cuba por años, y Pedro Carrión, que es subcampeón mundial. Mi hermano fue el primero que practicó judo de mi familia. De ahí vengo", afirma.

Durante las jornadas que duró el torneo panamericano, la pequeña entrenadora cautivó con su sonrisa y su sencillez a quienes la conocieron de un lado a otro de los colchones de competencia.

Preguntada sobre qué pensaba de las judocas cubanas, los ojos le brillaron de alegría y fue categórica: "Para mí, las judocas cubanas son las mejores del mundo; son fieras. Yo también lo fui. Era muy aguerrida en el judo, muy buena técnicamente, y disculpa la inmodestia. Yo también fui una fiera; gracias a mis entrenadores (Roberto Veitía entre ellos), que me enseñaron a ser más fuerte y mejor en todos los aspectos. Él es el mejor, me entrenó desde 1996 a 2003".

Ese día, en particular, estaba muy contenta. Su ex entrenador Roberto Veitía le había entregado personalmente cuatro de las medallas más importantes conquistadas por ella en torneos internacionales.

"Ansiaba esas medallas. Me dio mucha alegría que él mismo me las entregara. Fue un gesto muy bonito. Son las medallas de distintas competencias, entre ellas las de 2002, que fue cuando ganamos el subcampeonato por equipo en el Mundial de Suiza; la de bronce en el Mundial de Osaka, Japón, en 2003, cuando decidí dejar Cuba. Hicimos escala en México y allí me quedé. También lo hizo Leyén Zulueta, subcampeona mundial de los 70 kilogramos. Fue una decisión personal de la cual no me arrepiento", añade.

La campeona de los Juegos Panamericanos de 2003, en República Dominicana, no recuerda la totalidad de medallas conquistadas en su carrera, en la que visitó una gran cantidad de países y siempre alcanzó preseas de algún color. Cuando llegó a Estados Unidos, compitió en varios torneos y los ganó todos. Vivió en Miami diez meses, el suficiente tiempo para tomar decisiones y buscar el trabajo ideal: aquel que más conocía y que hoy ejerce en Colorado, "porque siempre Dios ha estado conmigo, y mis santos —la Virgen de la Caridad y la de Regla— detrás apoyándome", dice finalmente Daniuska Carrión.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.