Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Cubanos por el mundo

El gran vuelo de la mariposa

Alicia Mena regresó del Mundial de Natación de Australia con una medalla de bronce y la confianza recuperada.

Comentarios Enviar Imprimir

Alicia Mena regresó hace pocos días de Australia con una sonrisa de lado a lado y con muchos planes en su vida. Razones le sobran. Ella viajó en avión, casi 24 horas, para participar en el Máster Mundial de Natación de Perth, y trajo para Miami, además de una importante medalla de bronce, unos cuantos buenos lugares. Y que conste que al campeonato asistieron 70 países, algunos de ellos con ex titulares nacionales y otros con medallas y marcas mundiales.

Mena se preparó para este evento con muy poco tiempo, apenas unos meses, y sin poder apurar su entrenamiento por razones de salud y por la ausencia, durante muchos años, de una preparación adecuada en un deporte tan exigente como la natación. Para ello contó con los consejos de dos buenos entrenadores cubanos en el exilio, José Fernández y Vladimir López.

Lo cierto es que cuando ella supo de la competencia, ya estaba entrenando, pero sin idea de competir. Concluyó entonces que podía ser un buen incentivo en su lucha por mejorar aún más su salud e irse a la alberca con un propósito de mayor envergadura. De ese modo logró continuar su régimen de sanación a través de la natación.

Atrás iban quedando los fantasmas que durante cinco años tuvo que enfrentar, en una pelea desigual contra el cáncer que más de una vez la llevó a los hospitales de Miami. Mena venció en una lucha larga aquellos días llenos de dolores e incertidumbre.

Hacía quince años que la campeona nacional de Cuba no nadaba. Quince años sin levantarse bien temprano, a nadar varios kilómetros, en la búsqueda de fuerza y perfección en la técnica del estilo mariposa, su fuerte, que la llevó a conquistar más de una medalla dorada en su isla.

La primera vez que hablé con ella en Coral Gables, me dijo que no iba a la competencia a buscar medallas, sino a participar. "El hecho de ir solamente es un triunfo para mí, ya estoy ganando". Para entonces, yo no sabía que Alicia Mena había luchado por vencer el cáncer que todavía hoy enfrenta. Pero estos son otros tiempos. Ha podido rebasar lo peor y está en mejores condiciones para seguir luchando y conseguir una medalla de oro más en la batalla por su salud.

Además de la presea de bronce en los 200 metros mariposa, Mena se ubicó en excelentes posiciones en los 100 metros mariposa (lugar 11). En el estilo espalda —50 metros— ocupó el puesto 16; en los 50 libres, el lugar 29, y en los 50 mariposa entró en el 22. No podía ser mejor. Fueron decenas y decenas de nadadores en busca de los mejores tiempos de clasificación, para luego ir a la discusión de los mejores puestos de un Mundial donde se compite hasta con 100 años de edad.

Alicia Mena lo hizo en la categoría de 35 a 39 años, una de las más fuertes del evento. Resulta, sin duda, una indiscutible hazaña que haya logrado tan buenos resultados, porque incluso en la competencia sufrió más de un mareo y dolor, pero no se rindió. Es campeona de la vida y de la natación. Es ejemplo de una persona con fe y voluntad para enfrentar retos que parecían imposibles. Si alguien sabe el camino para vencer con valor ese cruel fantasma, es Alicia Mena.

Hoy no encuentra palabras para agradecer a las personas que en momentos tan difíciles estuvieron a su lado para apoyarle. Con dulzura y agradecimiento se refirió a sus médicos y, muy especialmente, hizo referencia a la doctora Luz Marina Prieto, quien, según ella, ha sido "un ángel" en su camino. Alabó a esa gran suerte de amiga incondicional que ha tenido en Vivian Rodríguez, quien en los momentos más importantes estuvo a su lado.

"Ocho meses de entrenamiento no recuperan 15 años de ausencia en la piscina", aseguró Alicia. "Jamás imaginé que yo fuera a tener esta actuación entre tantas figuras y con problemas de salud. Pero lo logré, que es lo importante, y ahora mis planes son asistir al Máster Mundial de Natación en Suecia en el 2010".

También dijo que aprendió que "todo en la vida es posible cuando se desea con el corazón". "La enfermedad me ha enseñado a luchar como si fuera a vivir toda una vida y a vivir como si fuera a morir mañana. Primeramente debo darle las gracias a Dios, fue él quien en realidad me dio la fuerza y el valor para levantarme y seguir adelante, y a mi familia, que siempre me ha apoyado y la amo", apuntó la nadadora.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.