Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Cubanos por el Mundo

'El Ciclón de Guantánamo'

El púgil Yuriorkis Gamboa, listo para su batalla más importante: el sábado 4 de octubre se enfrentará al mexicano-estadounidense Marcos Ramírez.

Comentarios Enviar Imprimir

Es un pequeño gigante que no da tregua; un guerrero del boxeo que siempre apuesta por la victoria, no importa dónde. Le gusta pelear en la corta distancia, allí donde más duelen los golpes y él sabe ganar. Su récord todavía no es impresionante. Él sí lo es: ha escalado el ring profesionalmente en once ocasiones, ganando en todas, nueve por la vía del KO. Posee todas las herramientas de un gran campeón. Basta verlo encimado a su rival sacando sus manos como un relámpago, y conectando a diestra y siniestra sobre sus adversarios.

Quienes saben mucho de este deporte creen que el cubanito Yuriorkis Gamboa muy pronto cruzará guantes por un título del orbe. Un día no lejano se sabrá si el campeón de Atenas 2004 está listo para salir a discutir un título mundial. Por ahora, avanza como elefante en cristalería y su paso está dando de qué hablar, y con razón.

Claro que no será fácil. Son muchos los buenos en una división donde sobran nombres. Gamboa lo mismo pelea en las 126 libras, que en las 130. Allí hay una cruzada de púgiles mexicanos, norteamericanos y hasta filipinos, locos por besar la gloria, algunos incluso ya lo han hecho. Baste mencionar a Manny Pacquiao, Ricky Suárez, Marcos Antonio Barrera, Juan Manuel Márquez, en fin, toda una pléyade de grandes. Y no sólo estos, que han subido y bajado varias veces, sino muchos otros que quieren y tienen posibilidades de llegar.

Sin embargo, al "Ciclón de Guantánamo" —como le llaman— le resta todavía un trecho que conoce muy bien. Ahora se prepara para enfrentar el sábado 4 de octubre al estadounidense de ascendencia mexicana Marcos Ramírez, un boxeador invicto que tiene 25 pleitos celebrados, 16 de ellos ganados por la vía rápida.

Esta, sin duda, es su más importante batalla y la cadena televisiva norteamericana HBO va a transmitir en vivo el combate, a sabiendas de la popularidad que ha adquirido el cubano. No es un combate fácil: Gamboa entrena como si fuese a enfrentar al mejor de los campeones de su división.

El boxeo en la sangre

En una entrevista en su residencia del suroeste de Miami, se impuso la mirada del fajador, el hombre de sangre que acaba de llegar del gimnasio y está pensando en la próxima pelea, pero también del padre de familia, el amigo de Yan Barthelemy y Odlanier Solís, compañeros de odisea cuando abandonó en Venezuela la escuadra de la Isla, durante la preparación para los Panamericanos de Río de Janeiro. Desde entonces, hay un trecho recorrido a favor del antillano, que desea cruzar guantes con el mejor del planeta.

El boxeo corre por su sangre. Comenzó a ver guantes, sacos, suizas, guantillas, zapatillas y hasta unos cuantos combates cuando era un niño. A los siete años ya boxeaba, y su entrenador quería que fuera campeón. Todavía más: que hiciera el equipo nacional y fuera a los Juegos Olímpicos. Y sobrecumplió, porque fue titular del país en tres divisiones diferentes: 48, 51 y 57 kilos; se adueñó de un puesto en la selección nacional, y además, conquistó una medalla de oro en la cita olímpica de Atenas. Más que orgulloso de estos triunfos, ha estado siempre aquel primer entrenador, su padre, el pugilista Carlos Gamboa, quien fuera campeón nacional en tres ocasiones.

No dijo Yuriorkis si su abuelo también cruzó guantes, pero sí que su hermano más pequeño, Yoeldis Gamboa, es un excelente boxeador: pelea en la división de los 54 kilogramos. "Tiene futuro, ha peleado con los mejores en Cuba, entre ellos con Guillermo Rigondeaux", contó.

Desde el año 2000 Gamboa figuraba como el número uno en la Isla; celebró 245 peleas y sólo perdió 15, algunas en Cuba, ante Yan Barthelemy, Maikel Romero y Luis Franco, figuras de reconocida calidad boxística.

El cubano entrena no muy lejos de su casa, en el gimnasio de Henry, bajo la dirección de Ismael Salas, con quien trabajó cuando llegó a Alemania. Además de varias décadas de experiencia como preparador, Salas cuenta en su historial con seis campeones profesionales y un dato curioso: fue el entrenador del padre de Yuriorkis.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.