Actualizado: 21/11/2019 17:15
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Deportes: Cubanos por el mundo

Medio siglo entre bicicletas

Usmani Barreiro, uno de los buenos ciclistas cubanos de la década de los sesenta y de los mejores mecánicos de todos los tiempos en este deporte.

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando se hable del ciclismo cubano de los últimos 50 años, el nombre de Usmani Barreiro aparecerá en buen tamaño. Primero compitió en diez giros a la Isla, el certamen de ruta más importante del país, estuvo en dos Carreras de La Paz, una de las competencias más duras que se realizaban en Europa, y por último, se ganó un puesto como mecánico de la selección nacional y casi viajó todo el mundo.

Por pura casualidad, lo encontré en una de las más populares y mejores tiendas de venta y reparación de bicicletas en el sur de Miami, en Estados Unidos: Bike To Go, del empresario cubano Max Berger, quien sabe tanto de ciclismo como de béisbol y es una de las personas que más apoya este deporte en la ciudad.

Usmani Barreiro comenzó a correr en el año 1959 con el equipo de Güines, sitio de donde salió casi un equipo directo a la selección nacional, porque llegó a contar con pedalistas de la calidad de Leosvaldo Valenzuela, Ernesto Llánes, Manuel Hernández, Alonso Borrero y el propio Barreiro. Este último lo dice con orgullo de buen güinero. No olvidó el nombre de Luis González Montesinos, quien en ese año era el dueño de la academia de ciclismo y vive ahora en Miami.

"Yo clasifiqué por primera vez para integrar el equipo Cuba en el año 1961, para los Juegos Centroamericanos de Jamaica, pero no me llevaron por mi edad, y después salí en 1964 a la Carrera de la Paz", dijo y argumentó: "Era una vuelta muy fuerte de unas 16 etapas, a veces bajo la lluvia y el frío, y me tuve que retirar ese año. Al siguiente me fue mejor y pude terminar".

Esa carrera se corría entre Alemania, Polonia y Checoslovaquia, con la participación de más de 200 corredores, casi siempre de más de 16 países con tradición y mucha fuerza en este deporte.

"En las vueltas a Cuba mi mejor actuación fue un quinto lugar en el año 1964, cuando por primera vez tuvo carácter internacional. Pudo ser mejor, pero me caí y perdí nueve minutos, y me ubiqué casi en el lugar 60. Tuve que pedalear duro para terminar entre los primeros", dijo. Recordó el ciclista que corría mejor el llano que la montaña, que en el giro de 1964 también alcanzó la séptima posición en la etapa de 50 kilómetros contra reloj individual, entre Cárdenas y Varadero.

No olvida que en su última incursión, en la décima Vuelta a Cuba, ocupó el lugar 25. Si se tiene en cuenta que participaban más de 100 pedalistas de una buena cantidad de países, más los mejores de la Isla, resultó una buena despedida.

Reconoció que el mejor ciclista de esa época en Cuba "era sin duda Sergio Pipián Martínez", quien ganó cuatro giros y participó en una buena cantidad de competencias. "Con él estuve en las Carreras de la Paz y en las Vueltas a Cuba. A ese guajiro no había quien lo alcanzara; yo no sé de dónde sacaba tanta fuerza", afirmó.

Después de haber estado ausente del equipo nacional por determinación propia, volvió años más tarde con sus antiguos compañeros de equipo a trabajar como mecánico. Entonces su nombre volvió a resaltar, pero esta vez por la calidad de su labor en competencias, tanto de ruta como de pista, y en muchas partes del mundo.

"Una vez en Venezuela, en una competencia, alguien tomó el tiempo que yo utilizaba en el cambio de una goma de atrás, que es la más difícil, y dijo que habían sido diez segundos", recuerda. "Quien en un cambio de rueda se tome más de 15 segundos, no es bueno para esto. Hay que ser rápido, porque puede ser decisivo para ganar una carrera en cualquier tipo de competencia".

Un hombre sencillo

Barreiro no es capaz de recordar la cantidad de países en los que estuvo en calidad de mecánico con el equipo nacional. Mencionó con agrado las Vueltas al Táchira, de las competencias de mayor nivel en el mundo por sus dificultades en la ruta; el Tour de Lourdes, en Francia; la Vuelta a Trujillo; juegos panamericanos de Puerto Rico y Winnipeg; giros de España, República Dominicana, Hungría, Checoslovaquia, Polonia, México, y hasta campeonatos mundiales.

Experiencia de la buena sobra, por eso cuando le pregunté las características que debía tener un buen mecánico, me dijo: "Primero debe llevarse muy bien con los ciclistas, conocer su oficio, ser muy cuidadoso, rápido en los cambios de ruedas en las competencias, chequear lo más mínimo en las bicicletas, para que luego no aparezcan piquetes, problemas en las cadenas, los cambios y tantas cosas que hay que tener en cuenta".

Casi medio siglo en el ciclismo resulta un atractivo expediente de trabajo. Sin duda, es una voz autorizada en este deporte, que no sólo trabaja como mecánico en la tienda de Bike To Go, sino que de vez en vez contribuye con el equipo Laser, de Gaby Santino, que entrena bajo la dirección de Francisco (Paco) Carriedo, otro ex integrante de la selección nacional.

Este hombre, que conoció a las mejores figuras del ciclismo mundial en una época —entre ellos, al colombiano Martín Emilio Cochise—, afirma que el mejor ciclista cubano de todos los tiempos es Eduardo Alonso, máximo triunfador de Vueltas a Cuba, con cinco, además de ser el único isleño ganador de las Vueltas al Táchira y las de Trujillo, y único latino en recibir "El Escarabajo de Oro", máxima distinción que otorga Colombia a los mejores ciclistas.

Si usted quiere conocer personalmente a uno de los buenos ciclistas cubanos de la década de los años sesenta, y de los mejores mecánicos de todos los tiempos en este deporte, váyase hasta Bike To Go, en Miami. Allí no le faltarán consejos para tener en forma su bicicleta, pero más que todo va a encontrar a un hombre sencillo que carga una mochila llena de recuerdos de su isla.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.