Actualizado: 13/07/2020 12:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

gourriel, béisbol, clásico mundial

Gourriel le llena los ojos a los cazatalentos

El joven deslumbra tanto al bate como a la defensiva.

Enviar Imprimir

AFP/ San Juan. En tan sólo su primer partido en el Clásico Mundial de béisbol, el segunda base del equipo Cuba, Yulieski Gourriel, llenó los ojos de los cazatalentos de las Grandes Ligas y se ganó el respeto de la conocedora afición puertorriqueña.

Con su poderoso bate y excelentes reflejos en la antesala, Gourriel fue factor clave en el triunfo de Cuba sobre Panamá por 8 x 6 carreras en 11 entradas, que marcó este miércoles el debut de la maquinaria antillana en el Grupo C del Clásico.

El joven de 21 años bateó tres hits en cuatro turnos, incluido un jonrón, remolcó cuatro carreras, anotó dos y tomó una base por bolas, mientras al campo realizó electrizantes jugadas, que pararon de sus asientos a los casi 16.000 asistentes al estadio Hiram Bithorn, de San Juan.

"Me siento muy orgulloso de mis compañeros. Rompimos el hielo con una victoria muy peleada y eso nos da más confianza para los partidos que nos restan", dijo Gourriel al finalizar el choque.

Hijo de un famoso jonronero del béisbol cubano en la década de 1980, Lourdes Gourriel, Yulieski tiene un rico expediente internacional.

Integrante del equipo Cuba que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004 y las Copas Mundiales de 2003 y 2005, el más pequeño de los Gourriel se ha ganado plaza de estrella en un equipo donde abundan los talentos.

Con 1,83 m de estatura y 80 kilos de peso, es el prospecto ideal para los que se dedican a nutrir las filas del béisbol de Ligas Mayores.

"Cualquier 'scout' lo firmaría ahora mismo y lo llevaría directo a las Mayores. Es un fuera de serie", dijo Edgar Tijerino, veterano periodista nicaragüense que lleva casi cuatro décadas cubriendo el béisbol profesional.

Preguntado sobre qué sintió al verse convertido en héroe del choque, y saber que sus hazañas fueron presenciadas por miles de telespectadores que siguen las acciones del Clásico en Estados Unidos y otros países, Gourriel minimizó su quehacer individual para resaltar el colectivo.

"Estoy muy, pero muy contento. Jugamos un gran partido, pero lo más importante es el hecho de que mi equipo ganó y también el hecho de que muchos comentaristas de televisión de todos lados vieron lo que hicimos", acotó.

"Esta es una muy buena oportunidad para que todo el mundo vea que los jugadores cubanos pueden jugar en cualquier liga", puntualizó el joven nacido en la provincia de Sancti Spíritus, al centro del país.


« Anterior12Siguiente »