Actualizado: 28/09/2021 12:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Música

«Aquí estoy, con los bolsillos igual, pero libre»

Boris Larramendi habla de su último disco, grabado entre La Habana, Madrid, Nueva Jersey y Liechtenstein.

Comentarios Enviar Imprimir

El cantautor Boris Larramendi, quien hasta hace muy poco formó parte de la banda Habana Abierta, acaba de sacar al mercado su segundo álbum en solitario, que ha titulado Libre, porque atrás han quedado "todo tipo de prejuicios y tapujos", como él mismo dice.

En esta experiencia ha enrolado a músicos cubanos de todos los confines y hasta un puertorriqueño, en un viaje trasatlántico con escala en ciudades como La Habana, Madrid, Nueva York y Liechtenstein. Anécdotas que el propio Boris cuenta de primera mano en CUBAENCUENTRO.com para sus fans y sus no fans, quienes a partir de hoy tienen otra oportunidad de contagiarse con la cautivante explosividad de este músico.

Boris, ¿cuánto de 'Libre' hay en este nuevo disco? Háblame un poco de la dramaturgia de esta producción, del hilo conductor.

El disco es autoproducido y autoeditado, o sea, podríamos decir que ninguna compañía discográfica fue maltratada durante el proceso de realización del mismo. Desde mi anterior disco en solitario (Yo no tengo la culpa, 2002), tuve bien claro que si alguna vez me metía en la candela de sacar otro disco, lo menos prioritario iba a ser buscar una compañía discográfica que me "amparara", porque tuve una muy mala experiencia con él. Con esto de las fusiones y la crisis de la industria, resulta que a la compañía que lo editó (Zomba Records) la compró BMG, la misma que un par de años antes había echado a Habana Abierta de su regazo por no vender suficientes discos.

Así que inmediatamente engavetaron mi trabajo (que recién había salido a la venta), quedándose, eso sí, con todos los derechos sobre el master, y yo sólo con un encabronamiento impresionante y los bolsillos vacíos.

Por eso me juré que esa experiencia no la repetía, y aquí estoy, con los bolsillos igual, pero "libre". A nivel de temática de las canciones, todo tipo de prejuicios y tapujos han sido dejados a un lado. He hablado de lo que más me duele, riéndome bastante de todas mis desgracias y disfrutando con todas las bendiciones de mi situación personal, no muy distinta de la de cualquier cubano en el exilio.

Hay un tono homogéneo en el disco, con una base de percusión muy fuerte, pero también con guitarras eléctricas, teclado… ¿Lo considerarías de fusión? ¿Qué referencias —vitales, musicales— has tenido a lo largo de tantos años haciendo música?

Creo que llevo ya muchos años haciendo lo mismo, mezclando la rítmica de la música popular cubana y afrocubana, con la tímbrica y energía del rock, el pop de querencia Beatle, el funk y algo de rap. Desde la primera banda que monté en Cuba, en el año 94, Debajo, con la cual participé en el disco
Habana Oculta, hasta todo lo que he hecho como integrante de Habana Abierta, y en mi primer disco en solitario, ese ha sido siempre mi estilo de fusión. No porque me lo proponga conscientemente, sino porque esa es la música que sale de mí, producto de todas las vivencias que voy teniendo. No sé, reciclo toda la música que me gusta, que es muy distinta entre sí, y la devuelvo en forma de estas canciones: timbarock, arockontimba, arockonleche, como quieran llamarlo. El nombre es lo de menos.

Musicalmente, ¿cómo ha sido el proceso de grabación de este álbum, 'cocinado' a caballo entre Madrid, La Habana, Nueva Jersey...?

Empecé con un PC (que le regaló mi suegra, Marta Ugarte, a mi hija Adela) a realizar maquetas y demos en el año 2005. Más adelante, gracias a algún dinero ganado en la gira que hice como vocalista de la Habana Blues Band, me compré una Mbox con Pro Tools LE y un micrófono B-1. Poco a poco, con ayuda de mi madre, mi esposa y algunos amigos, como Eduardo Pineda, Pedro Luis Ferrer, Kiki Ferrer, Dayan Abad y Alejandro Frómeta (que me animaron mucho y me suministraron software, samplers y conocimientos), fui produciendo veinte canciones arregladas, programadas y maquetadas.

Pensaba, yo qué sé, colgarlas en internet, regalarlas..., cuando providencialmente apareció en escena, el 1 de mayo del 2007, Horacio El Negro Hernández, que acababa de hacerse un estudio de grabación en su casa de New Jersey. Con la inmensa generosidad que le caracteriza, se ofreció, después de oír las maquetas que le mandé por email en mp3, a grabarme las baterías del disco en su estudio. Y además, a enrolar en esta aventura a Richie Flores, el gran percusionista puertorriqueño, además de a Dany Noel (bajista) y Amik Guerra (trompetista), que, como el Negro, son parte del grupo Italuba.

Entonces esto se puso serio. Aproveché un viaje a Cuba con mi familia ese verano, no sólo para darme el gusto de cantar Asere que volá en el anfiteatro Almendares, sino también para enrolar a Robertico Carcassés, quien me grabó los dos pianos que hay en el disco. Con todas las pistas a cuestas en varios DVD, crucé de nuevo el Atlántico en octubre de ese mismo año 2007, como parte de la expedición de Habana Abierta a Miami y New York. Y aprovechando la cercanía, me di un saltico a casa del Negro en New Jersey, y grabé las baterías de nueve canciones y la percusión de seis, con el Negro y Richie Flores.

Ya de vuelta en Madrid, Yadam González me brindó el estudio de su casa. Completé la percusión que faltaba en otros dos temas, cortesía de mi amigo Pedro Pablo Rodríguez, y el bajo de uno de ellos, cortesía del propio Yadam. Luego, fui a grabar la guitarra española y el violoncelo de otro al estudio de Alejo Stivel, quien produjo mi primer disco. Y lo demás: Amik Guerra grabó las trompetas de un tema en su casa en Liechtenstein y me las mandó en un DVD. Y por el cuarto de mi casa de alquiler en Madrid fueron pasando a lo largo del año pasado Dany Noel, que me grabó la mayoría de los bajos; Juan José Pestana, que grabó el último; Segundo Mijares, los saxos de uno de los temas; y Kelvis Ochoa, Gisela Ruiz, Alejandro Gutiérrez y Luis Barbería, que hicieron los coros en otro.

Aproveché un solo de guitarra que me había hecho Dayan Abad en un viejo demo de una de las canciones, y todas las demás guitarras las grabé yo solito, gracias al Pro Tools. Los demás violoncelos y las voces, incluyendo una frase que canté con mi hija Adela, las grabé en mi casa también, gracias a mi esposa, Ivette Falcón, que no sólo tocó los cellos, sino que me supervisó a la hora de cantar. Fui mezclando todas las pistas poco a poco, también en mi cuarto, con unas escuchas profesionales que me prestó mi amigo Héctor Agüero Lauten, y mastericé luego las doce canciones finales con un poco de ayuda de Eduardo Pineda.

¡Y uf!, ya está. Le pedí unos dibujos para la portada a mi amigo y extraordinario pintor Carlos Quintana, para cerrar el proceso. Y la oficina de contratación y management que lleva mis asuntos (Producciones Malvhadas) puso la plata para fabricar las copias que están a la venta en mi web y en cada concierto que doy. Los mp3 están a la venta en Itunes y en otros sitios.

Garantizo que el resultado es muyyyy decente, a nivel de calidad de escucha y a nivel musical. Aunque sólo sea por todos y cada uno de los geniales músicos involucrados, creo que merece la pena. Yo, qué les voy a decir, me encanta cómo quedó.

¿Cómo ves el panorama de la música cubana en estos momentos, sobre todo en el mundo de los cantautores, y su relación con el mercado?

Lo veo como siempre, muy jodido. El mercado musical está cambiando y desmoronándose a velocidad de vértigo. La música grabada ya hay que regalarla, no importa cuánto te haya costado producirla. La gente se ha acostumbrado a tener las canciones de gratis gracias a los P2P, y a los quemadores de discos, y el artista cada vez recibe menos dinero por ellas. Y "Telefónica y compañía", forrándose con el ADSL más caro y malo de Europa, y la gente pagándolo para poder bajarse todo el arte que les dé la gana por 40 euros al mes.

El mercado, ¿qué es eso? Cantautores de gran talento sigue habiendo, muchos, y siempre habrá, pero el gusto de la mayoría de la gente, me temo que va por otros cauces. La música cubana es mucho más grande y, como siempre, goza de excelente salud.

¿Qué te dejó Habana Abierta? ¿Cómo llevas tu carrera como solista?

Infinitas experiencias, de todos los colores. Me quedo con dos momentos: 1) El Salón Rosado de la Tropical Benny Moré, La Habana, enero de 2003. Casi diez mil personas abarrotándolo y coreando cada canción, y recibiéndonos a nosotros, que, ajenos a ese éxito (el único real y el máximo a que se puede aspirar), estábamos comiéndonos un cable aquí en Madrid. 2) Miami Dade County Auditorium, marzo de 2007. El mismo fenómeno, en la otra orilla del estrecho de la Florida.

Me quedo con eso. Para mí se colmó un ciclo y es hora de navegar solo. Es lo que más me apetece hacer. A los cuatro que siguen con el nombre de Habana Abierta, toda la suerte del mundo en lo que se propongan, talento tienen de sobra. Es tiempo de desarrollar mi trabajo, dar el máximo en cada concierto, ya sea con mi banda eléctrica, Los Desafectos, con la que empiezo a ensayar esta semana, o con el trío que he formado para interpretar el disco Libre en formato acústico, con mi esposa Ivette Falcón en el violoncelo y Pedro Pablo Rodríguez en el cajón. Es un formato muy peculiar y original, y me encanta.

¿Qué mensaje querrías dejar a los lectores de CUBAENCUENTRO.com, con la noticia fresca de tu nuevo disco?

Aché para todos, esperanza y ánimo. ¿Quién dijo miedo? Pa'lante hasta que el cuerpo aguante, que pare el que tenga frenos. Un abrazo grande, y si les gusta alguna canción de mi disco, cooperen con el artista cubano y cómprenla. ¡Ya yo me siento libre!


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Boris Larramendi. (ALBERTO DI LOLLI)Foto

Boris Larramendi. (ALBERTO DI LOLLI)

Boris Larramendi

'Mirando nevar'

Boris Larramendi en un tema de su último disco, 'Libre'.

Últimos videos



'Cuando cambie', un tema de de Boris Larramendi

Descargar el archivo de audio original

Relacionados