Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Cine

«¡Fusilamos y seguiremos fusilando!»

Entrevista con Pedro Corzo, productor del documental 'Guevara, Anatomía de un mito'.

Enviar Imprimir

Pedro Corzo pertenece a la generación de jóvenes que a finales de los años cincuenta del siglo pasado se rebelaron contra la ruptura del orden constitucional en Cuba. Y que luego, durante los sesenta y setenta, se enfrentaron a sangre y fuego divididos en dos bandos: los que buscaban la restauración de la democracia y la economía de mercado y los que intentaban, y lograron, la imposición de un sistema totalitario.

Corzo integró el primer grupo, sobrevivió el enfrentamiento, pero su vida fue detenida durante años en diversas prisiones.

Sobre Guevara hay algunas películas, varios documentales, numerosos libros, cientos de artículos y una gran cantidad de páginas web, todos con opiniones y puntos de vista a favor y en contra. ¿Entonces, para qué otro documental sobre el mismo tema?

Como observador cada cual posee, digamos, el derecho a exponer sus puntos de vista y la valoración que tiene sobre un individuo, un proceso histórico o un acontecimiento de la historia. En el caso de Ernesto Guevara, el Instituto de la Memoria Histórica (IMH) se propuso, en primer lugar, desmontar un paradigma que ha sostenido en cierta medida el discurso del régimen cubano en la política mundial.

El gobierno cubano, o el proyecto político de Fidel Castro, ha tenido éxito en lo que atañe a conservar el poder, sin embargo, lo ha hecho a través de numerosas contradicciones. La figura de Ernesto Guevara, en alguna medida, se ha mantenido incólume, sin ningún tipo de afectación.

Nuestro propósito cuando hicimos el documental fue demostrar en primer lugar que Ernesto Guevara no es paradigma, ni puede ser paradigma de ningún hombre nuevo, ni de ninguna futura generación en ninguna parte del mundo. ¿Por qué? Porque como proyecto de vida fue un hombre que fracasó en todos sus empeños, fracasó como guerrillero, fracasó en su función como economista en Cuba, fracasó como un hombre asociado a un proyecto de desarrollo cuando fue ministro de Industrias. Tú no puedes atribuirle a Ernesto Guevara un verdadero éxito en su gestión, salvo el haber sobrevivido a sus propios fracasos, y ese sobrevivir no está dado tanto por la gesta en la que participó como por la capacidad de generar figuras e iconos que han demostrado tener en la historia determinadas fuerzas políticas.

Anteriormente mencionó el Instituto de la Memoria Histórica, que usted dirige. ¿Podría explicar de qué se trata?

Hace unos años, un grupo de personas nos reunimos y constituimos el Instituto de la Memoria Histórica. El propósito es indagar la historia del proceso de lucha contra el régimen totalitario. Demostrar que un sector del pueblo cubano se enfrentó a otro sector. ¿Por qué? Por motivaciones políticas, por razones ideológicas. Unos defendieron un proyecto, otros atacaron ese proyecto, lo cual llevó al país a una crisis muy severa en los primeros años del llamado proceso revolucionario y de la cual mayormente se conoce la versión de los que aún detentan el poder en Cuba.

En ese empeño, el Instituto de la Memoria Histórica ha patrocinado la publicación de libros como es el caso de Cuba: Cronología de la lucha contra el totalitarismo y de varios documentales como Al Filo del Machete, Tributo a papá y, recientemente, Guevara, Anatomía de un mito.


« Anterior123Siguiente »