Actualizado: 13/11/2019 9:19
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

América Latina

Chávez, ¿relevo de Castro?

Desaparecido el gobernante cubano, es razonable esperar que otros líderes pretendan ser los voceros del antiimperialismo regional.

Enviar Imprimir

La oposición democrática dentro y fuera de Cuba llama "transición" al período abierto por la incapacidad de Fidel Castro para ocupar sus cargos de comandante del Ejército, jefe máximo del Partido y jefe del Gobierno. En cambio, Fidel Castro y la "nomenklatura" cubanas han preferido hablar de "sucesión", como si de una monarquía se tratase.

Esa escogencia de palabras es triste y genuinamente hispanoamericana y deja ver mucho del fracaso de la democracia liberal en nuestras naciones, a casi doscientos años de haber logrado la independencia de España.

En una región caracterizada por haber dado al mundo una significativa cantidad de novelas de altísima calidad que versan sobre dictadores longevos y sobre los extravíos del poder absoluto, no resulta irónico que el caudillo de la única nación comunista del continente salga de escena de modo más parecido al de Francisco Franco que al del Josef Stalin.

Pese a que en La Habana las cosas parecen estar desenvolviéndose según lo dispuesto por Castro —"atado y bien atado"—, la lógica shakespeariana de toda sucesión monárquica sugiere, de modo natural, que haya más de un duque de Gloucester deseando coronarse Ricardo III. Lo extraordinario es que no todos los duques de Gloucester sean cubanos. El Gloucester venezolano es Hugo Chávez.

¿Tiene Chávez 'lo que hay que tener'?

Con seguridad, el presidente venezolano se siente hoy con títulos suficientes para ocupar el lugar que dejará Fidel Castro en la política latinoamericana del siglo XXI y en la atención que Washington brinde, en la era postcastrista, a nuestra región.

Chávez ha sido el paladín del antinorteamericanismo más estrepitoso que se haya registrado en América Latina después de Bahía de Cochinos, y su ascenso al poder en Venezuela, al ganar las elecciones de 1998, ha jugado un importante papel en modelar la creencia, muy extendida entre observadores extranjeros, de que una marea izquierdista radical está por barrer de un modo irreversible la faz política de nuestros países.

Es natural, entonces, preguntarse si Chávez tiene, hablando en términos taurinos, "lo que hay que tener" para relevar a Fidel Castro en el liderazgo del antiimperialismo latinoamericano.


« Anterior1234Siguiente »