Actualizado: 05/08/2021 10:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Francia

El ritual anual del 9 de octubre

La izquierda radical cambia a Trotsky por Guevara. Mientras tanto, el libro de un cubano se enfrenta a los sacerdotes del culto.

Comentarios Enviar Imprimir

Desde hace cuarenta años, la primera semana del mes de octubre los centros de difusión mediática activan a nivel planetario un ritual conmemorativo que alcanza su clímax el día 9, aniversario de la muerte de Ernesto Che Guevara. Tanto admiradores como detractores planifican durante este mes libros, documentales y toda clase de objetos fetiches destinados a las tiendas de suvenires, librerías y canales de televisión.

Los "especialistas" se afanan de un canal de televisión al otro, de una capital a otra, en la promoción de una figura convertida en fetiche que ha logrado obliterar las diferencias de clase, de credo político y hasta ha destronado a las figuras tradicionales del comunismo. La imagen del Che constituye uno de los rubros más exitosos de la economía de consumo de masas.

Sucede que el mayor éxito del mítico argentino —cuya corta vida política estuvo signada por el fracaso económico, político y militar— fue su propia muerte. Además de que el azar le deparó, en el momento preciso, a los fotógrafos que iban a inmortalizar su figura, gracias a lo cual se convirtió en la más emblemática del culto que se le profesa a la imagen en la era contemporánea.

El cubano Korda realizó la fotografía premonitoria, prefiguración del hombre destinado a una muerte prematura. El boliviano Freddy Alborta inmortalizó al hombre hecho cadáver en Cristo de Mantegna. La Habana, por su parte, forja la figura del "guerrillero heroico", a pesar de que no es su heroicidad lo que motiva el inconsciente popular, sino el haber tenido precisamente una muerte no heroica; como se hubiese esperado de un combatiente forjado por el modelo castrista, en el que priva el culto al heroísmo, a la muerte en combate.

Según ese modelo, Ernesto Guevara no debió permitir que lo capturaran vivo. El propio Fidel Castro, en su libro-entrevista autobiográfica Cien horas con Fidel, declara que él, de haber enfrentado la misma situación que el Che, nunca hubiera permitido que lo capturaran vivo. Es la imagen de la víctima pasiva, esa figura ambivalente que oscila entre el arquetipo masculino y femenino, lo que constituye su mayor atracción, la que se ha impuesto; la figura crística del hombre que vino a la tierra a redimir a su prójimo y no fue comprendido por aquellos a quienes iba a ofrendar su vida.

Los campesinos bolivianos denunciaban la guerrilla, en lugar de adherirse a esta. Los sindicatos campesinos se propusieron como voluntarios para combatirla. Al igual que Cristo, que después de ser crucificado es motivo de adoración desde hace 21 siglos, a Guevara, los mismos campesinos que le negaron su apoyo, hoy le rinden culto en Bolivia.

Más rentable que Trotsky

En nuestra era mediática, una figura como la suya, que ha ahondado tan profundamente en el imaginario popular, que corrió con la suerte de ser dotado del físico adecuado, está sujeta a la manipulación, a ser domesticada, adaptada a todos los usos.

Particularmente en Francia, donde la explotación mediática y comercial de la figura del argentino ha sido monopolio de la "izquierda caviar", y de los centros de decoración chic, la última figura de la "rebeldía", el militante de la Liga Comunista (trotskista) favorito de los electores radicales, Olivier Besancenot, ha decidido emanciparse de la legendaria figura de León Trotsky, que ya no significa nada para la juventud actual, y la ha sustituido por la de Ernesto Guevara, de mayor rentabilidad mediática y, por tanto, electoral.

Helo aquí que también publica un libro a la gloria del guerrillero — Une braise qui brûle encore (Una brasa que todavía quema)— y desde hace varios días se afana en todos los canales de televisión y de radio, y la prensa, apenas sin disimular, en ensanchar su influencia en el electorado que integran los altermundialistas y otros radicales antisistema, pues su objetivo, como ha anunciado, es la creación de un nuevo partido político.

"Ya es tiempo de pasar la página del viejo movimiento obrero y escribir una nueva página virgen", declara el popular líder radical, un licenciado en Historia que escogió el oficio de cartero, no precisamente en una zona obrera sino en el elegante barrio de Neuilly, por excelencia morada de alta burguesía y del que fuera alcalde el actual presidente de la República, Nicolás Sarkozy.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.