Actualizado: 08/08/2022 15:58
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia

Juegos de poder

El camino hacia un Estado Corporativo: Ex miembros de la KGB se han adueñado del poder político y económico.

Comentarios Enviar Imprimir

En Rusia es casi un secreto a voces que durante los últimos siete años el poder político y económico ha ido pasando progresivamente a las manos de los llamados "siloviki" (gente de la KGB o de sus organizaciones sucesoras). Analistas europeos calculan los miembros de este grupo en unas 6.000 personas leales al presidente Vladimir Putin y que controlan las posiciones clave del gobierno y los negocios.

El tema ha vuelto a la actualidad con mucha fuerza en el contexto de las próximas elecciones parlamentarias de diciembre. Algunas figuras relevantes, como el general Víctor Cherkesov, muy vinculado al presidente ruso, no sólo han reconocido públicamente la existencia de esta casta que llaman "corporación", sino que admiten que el grupo está enfrentado en una guerra intestina muy peligrosa.

En un artículo publicado por el diario Kommersant que lleva su firma, Cherkesov afirma que por este camino la política rusa podría igualar a "las peores dictaduras latinoamericanas" y exhorta a los miembros de los servicios secretos en el poder a "no aprovecharse de la coyuntura para enriquecerse (…) porque no puede haber ganadores en esta guerra".

¿Quiénes son los siloviki?

Algunos observadores se preguntan qué persiguen estas figuras producto del pasado totalitario y qué papel juegan en la Rusia de hoy. Es cierto que no tienen ya nada que ver con el mundo monolítico de terror que representaban en la antigua Unión Soviética. Tampoco los une una ideología, pero kremlinólogos como el checo Vladimir Votapek, los relacionan con la ola de secuestros y asesinatos. Métodos estos que han plagado la actualidad rusa de los últimos años como medio de solucionar algún tipo de conflicto o amenazas al poder central.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Estrategia, que dirige la Agencia Novosti, de tendencia conservadora, los presenta como "una teoría conspirativa", producto de la imaginación de los grupos liberales rusos "que tratan de amedrentarse unos a otros" con argumentos del tipo: "la política rusa es irracional y opaca" y "el poder está concentrado en los oligarcas".

El grupo de 670 expertos del Instituto de Planificación Social de Moscú afirma en un informe reciente que los siloviki tienen un "enorme poder", que supera al de los llamados "oligarcas", sobre todo en las regiones rusas donde ahora quitan importancia a las próximas elecciones parlamentarias (diciembre/2007), a fin de dar tiempo a Putin y sus grupos para reorganizar la campaña a su favor.

Por ejemplo, el presupuesto estatal de este año no cubre los 12 meses acostumbrados, sino un período hasta 2010, lo cual, según esas fuentes, daría al actual presidente ruso tiempo para conservar el control del país. También creen que la agresiva política externa, particularmente en materia energética, mantiene una coherencia con la estrategia a largo plazo que ha sido incorporada al programa electoral del partido Rusia Unida, que va a las urnas bajo la bandera del "Plan Putin".

El Plan Putin

Desvelado el pasado primero de octubre durante una convención del partido Rusia Unida, el llamado Plan Putin resuelve finalmente la intriga de quién será el sucesor del actual presidente como hombre fuerte en la política rusa: él mismo, Vladimir Putin. Según la Constitución, Putin, de 54 años, no puede presentarse a la elección presidencial por tercera vez en marzo del año 2008, debido a sus dos mandatos consecutivos anteriores (2000/2004 y 2004/2008).

"Cambiar la Constitución por un solo hombre no sería correcto", dijo por enésima vez Vladimir Putin hace unos días frente a más de 500 delegados del partido pro Kremlin Rusia Unida. En vez de anunciar su retirada de la política, el presidente ruso anunció que irá a las elecciones por este partido en las parlamentarias y una vez diputado podría ser elegido primer ministro, siempre y cuando Rusia Unida obtenga las tres cuartas partes de los asientos en la Duma, que le permitirían hacer cambios constitucionales, y fuera elegido un presidente "con quien pudiese formar un buen equipo".

El analista Neil Buckley, del Financial Times, considera que "liderar el partido Rusia Unida le daría a Putin una enorme victoria tras ocho años de presidencia y estaría en capacidad de transformar el país en una potencia-petrolera con enorme poder político y tremenda autoridad moral".


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.