Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Zimbabue

Un rey medieval

Robert Mugabe podría provocar un baño de sangre si se empeña en conservar el poder.

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, se está comportando como el boxeador que ha recibido un rudo golpe en el mentón, que casi le lanza a la lona. Ahora intenta recuperarse, ganar tiempo y hasta convertir en victoria ante los tribunales el revés electoral del pasado 29 de marzo.

La Comisión Electoral de Zimbabue sólo ofreció los resultados de las elecciones parlamentarias, en las cuales la oposición del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC, por sus siglas en inglés) obtuvo una clara victoria en la Cámara Baja y un empate en el Senado.

Sucede, sin embargo, que en un régimen donde todo el poder se concentra en el presidente, desde hace 28 años, estos asientos parlamentarios representan poco o casi nada.

El partido gubernamental, Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), ha solicitado a los tribunales el recuento de votos en una serie de circunscripciones, además de proponer a la oposición una segunda vuelta de las presidenciales. La consigna es ganar tiempo sin soltar la poltrona del poder.

La otra parte de la maniobra es extender el plazo de la segunda vuelta para dentro de tres meses, cuando la ley electoral fija 21 días.

Los veteranos y los 'bombistas'

El régimen de Mugabe controla desde hace muchos años el poder judicial, que dejó de ser una entidad independiente, según indicó a ENCUENTRO EN LA RED el periodista Antonio Pina, corresponsal portugués de la agencia de noticias Lusa.

Al mismo tiempo, Mugabe y el ZANU-PF preparan la "fuerza de choque" para intimidar a la oposición. Son los grupos de los llamados "veteranos" de la guerra de independencia, convertidos en una agrupación que utiliza métodos cuasi fascistas.

El periodista sudafricano Mondli Makhanya relató recientemente que en el año 2000 fue detenido cuando, junto a la fotógrafa Elizabeth Sejake, trataba de investigar acerca de la ocupación de una granja por parte de los "veteranos".

"Lo que me sorprendió es que en Zimbabue los veteranos tienen un estatuto superior al de la policía", dijo Makhanya.

Precisamente, estos destacamentos de veteranos desfilaron estos días por las calles de Harare, como señal de advertencia a la oposición.

Algunos miembros de estas bandas, respaldados por la policía, impidieron el acceso a los tribunales de los abogados del MDC, que intentaron presentar una demanda para que fuesen publicados de inmediato los resultados de las elecciones presidenciales.

No fue hasta este domingo que la oposición pudo defender ante la justicia una petición para que la Comisión Electoral haga públicos urgentemente los resultados de los últimos comicios.

El juez del Tribunal Superior Tendai Uchena señaló que el fallo se dará a conocer muy pronto. Cierto que resulta sintomático que ya estén los resultados de las elecciones parlamentarias, donde hay que contar los votos y distribuir entre decenas de candidatos, y no exista un cómputo de las presidenciales entre dos candidatos, Mugabe y Morgan Tsvangirai, líder del MDC.

Este último partido ha denunciado que el régimen prepara una ola represiva contra los dirigentes de la oposición. Varios son los síntomas de que ello es muy probable.

El pasado 4 de abril, agentes policiales hicieron una redada en las oficinas que el MDC mantenía en un céntrico hotel de Harare. Esta operación indica que el gobierno de Zimbabue se está "preparando para la guerra", afirmó en declaraciones a la emisora pública sudafricana SAfm, el secretario general del MDC, Tendai Biti.

La acción se produjo casi simultáneamente a otra operación policial realizada en un pequeño hotel de Harare que sirve de alojamiento a los periodistas extranjeros que cubren las elecciones de Zimbabue, y que se saldó con dos comunicadores detenidos.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Un zimbabuense lee un periódico en Harare. (AP)Foto

Un zimbabuense lee un periódico en Harare. (AP)