Actualizado: 23/10/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Polonia

Vuelco político

Los polacos castigan a los Kaczynski, rechazan la teoría de la conspiración y apuestan por Europa y la modernidad.

Comentarios Enviar Imprimir

Polonia ha dado el mayor vuelco político de su etapa postcomunista, al eliminar en las recientes elecciones parlamentarias al gobierno ultraconservador y tradicionalista de los hermanos Kaczynski y colocar en su lugar al liberal Donald Tusk, campeón de la economía de mercado, favorable a Bruselas y dispuesto a hacer de este país uno de los más prósperos de Europa.

Las urnas demostraron el pasado 21 de octubre que muchos polacos no aguantaban más que Jaroslaw Kaczynski y su hermano gemelo, Lech (quien seguirá como presidente hasta las elecciones de 2010), siguieran utilizando la perniciosa influencia del fantasma comunista y los argumentos de la II Guerra Mundial para administrar la política interna y externa del país.

Por tanto, el partido conservador de Jaroslaw Kaczynski sufrió una total derrota a manos de la oposición de centroderecha, de corte liberal, afirman los analistas. El futuro premier Donald Tusk se propone restaurar las buenas relaciones con la mayor parte de los países de la Unión Europea y mejorar la economía para hacer regresar al millón de polacos que han emigrado a Gran Bretaña e Irlanda por falta de empleo en el país.

"Soy el hombre más feliz de la tierra, no sólo porque gané las elecciones, sino porque los polacos decidieron un cambio para un mañana mejor", dijo Tusk cuando supo que había ganado el 42% de los votos, derrotando a su competidor Ley y Justicia, que sólo llegó al 32%. Los otros dos partidos que quedaron dentro del Parlamento son Izquierda Democrática, en tercer lugar, con el 13%, y el Partido de los Campesinos, con el 9%. Este último formará parte de la nueva coalición de gobierno.

Éxito arrollador

Como habían señalado las encuestas, los partidos ultranacionalistas Auto Defensa y Liga de las Familias Polacas —que formaban coalición con los gemelos Kaczynski—, quedaron fuera del Parlamento y de toda posibilidad de gobernar, al no alcanzar el 5% de votos requerido por la Constitución para sentarse en el Sejm.

Esta fue una de las maneras que tuvieron los polacos de castigar a los gemelos, así como con la alta participación en las urnas —53,2%—, que rompió con la apatía del electorado, en una jornada que tuvo que ser prorrogada por tres horas para que todos los que acudieron a los colegios pudieran ejercer su derecho al voto. Según la prensa, fue la más alta participación electoral en Polonia desde la caída del comunismo en 1989.

El éxito logrado por Donald Tusk en las elecciones sorprendió a muchos analistas, quienes esperaban una resistencia mayor del ahora saliente Jaroslaw Kaczynski, quien convocó las elecciones anticipadas subestimando el hecho de cuánto su gobierno había dividido y lastimado la sociedad polaca en los últimos dos años.

El prestigioso diario polaco Gazeta Wyborcza afirmó en un editorial: "los polacos rechazaron el populismo de Ley y Justicia, sus insinuaciones, los miedos y suspicacias de un grupo social contra otro. Rechazaron la política de la teoría de la conspiración, el falso orgullo, el nacionalismo megalómano y la arrogancia antigermánica".

Voto por la modernidad

Otros analistas, como Elzbieta Janowska, del Centro de Estudios Políticos de Varsovia, estiman que la nueva generación de polacos ansiosos de modernizar el país optaron por una política pro europea, más abierta, más optimista, y no por la vieja Polonia de rencillas y resentimientos. "Está claro que la Plataforma Cívica prometió un país tranquilo, donde los polacos puedan prosperar y dejar de ser los parientes pobres de Europa".

El nuevo premier elegido, Donald Tusk, repitió hasta el cansancio durante la campaña electoral que si Polonia hacía uso de su fuerza de trabajo especializada y de los fondos de la Unión Europea podría esperar "un milagro económico", como sucedió en países como Irlanda, después que entraron en la Unión Europea.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.