Actualizado: 23/09/2022 21:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Tíbet, China, Asia

China niega el uso de armas de fuego contra los tibetanos

El gobierno tibetano en el exilio calcula en un centenar los muertos bajo la represión de Pekín.

Comentarios Enviar Imprimir

Pekín lanzó este lunes un duro llamamiento a los tibetanos que participan en las protestas en su contra para que se entreguen rápidamente, al tiempo que insistía en que sus fuerzas del orden no utilizaron armas de fuego y fueron "agitadores tibetanos" quienes mataron a 13 personas, reportó la AFP.

"Quemaron o golpearon hasta la muerte a 13 civiles inocentes", declaró en Pekín el presidente de la región autónoma de el Tíbet, Qiangba Puncog, en el primer informe oficial sobre las protestas en la capital tibetana, Lhasa.

Por su parte, el primer ministro tibetano en el exilio, Samdhong Rinpoche, dijo este lunes en Dharamsala a la prensa que unas 100 personas podrían haber muerto en la represión china a los disturbios en el Tíbet, mientras el Parlamento en el exilio en esa misma ciudad se refirió en comunicado a la probabilidad de que haya centenares de muertos

"Es muy difícil precisar el número de muertos, pero pienso que se acerca a 100", dijo a los periodistas el primer ministro en Dharamsala, que es sede del Dalai Lama y del gobierno y el parlamento en el exilio.

Las autoridades chinas marcaron como plazo hasta la medianoche de este lunes para que los tibetanos que participaron en los disturbios se entreguen y advirtieron que las personas que los acojan serán castigadas.

"Quienes cometieron crímenes graves serán tratados con severidad", afirmó Qiangba. "Si se entregan, se los tratará con indulgencia. Si proporcionan información sobre otros implicados, serán tratados con mayor indulgencia", agregó.

Ante los llamamientos internacionales a la moderación por parte de China e informaciones según las cuales algunos deportistas podrían boicotear los Juegos Olímpico de Pekín, Qiangba intentó calmar los ánimos.

El responsable regional insistió en que las fuerzas del orden no dispararon contra los manifestantes. "Durante todo el proceso (de represión de los disturbios), las fuerzas de seguridad no llevaron ni utilizaron armas mortales", afirmó. "En tanto que responsable, les puedo asegurar que no hubo disparos" por parte de las fuerzas de seguridad, declaró. "El Ejército Popular de Liberación no participó en absoluto" en la disolución de las protestas, dijo.

Estos comentarios contradecían, sin embargo, las informaciones proporcionadas por testigos locales y turistas extranjeros en Lhasa, quienes dijeron haber visto y oído repetidos disparos el viernes, día de las mayores protestas, y durante el fin de semana.

Testigos, habitantes y la televisión de Hong Kong informaron por su parte de una presencia masiva de las fuerzas de seguridad chinas en Lhasa. Las protestas se propagaron a otras áreas de China con población de etnia tibetana y que muchos tibetanos todavía consideran como parte de su patria ancestral.

Según grupos de activistas con contactos locales, por lo menos ocho personas murieron, entre ellos un estudiante de 15 años, cuando la policía disparó contra cientos de manifestantes en la ciudad de Ngawa, en la provincia de Sichuan, el domingo. Asimismo, miles de personas participaron en protestas encabezadas por monjes budistas en torno al monasterio Labrang, uno de los principales lugares del budismo tibetano, en la vecina provincia de Gansu.

Las protestas comenzaron en Lhasa a principios de la semana pasada, coincidiendo con el aniversario de un levantamiento frustrado de 1959 contra la ocupación china, que había comenzado nueve años antes.

El Dalai lama, líder espiritual tibetano que se exilió tras el levantamiento de 1959, habló el domingo desde la India contra lo que tildó de "régimen de terror" por parte de China en el Tíbet.

Las autoridades chinas "se apoyan únicamente en la fuerza para lograr un simulacro de paz, una paz conseguida por la fuerza usando para ello un régimen de terror", declaró el Premio Nobel 1989.

China impide la entrada en Lhasa a periodistas extranjeros y expulsó a todos los turistas, haciendo imposible determinar con exactitud lo que está sucediendo.

Un habitante de Lhasa declaró este lunes por teléfono a la AFP que el clima en la ciudad era todavía extremadamente tenso. "La situación es seria, la gente tiene miedo. Los tanques están en las calles (...) la gente no sale porque el gobierno nos ha pedido que mantengamos las puertas cerradas", afirmó el hombre, que identificó como Jia.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.