Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 30/09/2014 10:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía, Cambios

El año de la incertidumbre

En 2013 se cumplen 24 años del Período Especial iniciado oficialmente en 1990, pero la posibilidad de que la economía pueda mejorar es improbable

Comentarios Enviar Imprimir

Los informes sobre el comportamiento de la economía cubana en 2012, así como los planes para 2013, se presentaron en la sesión de la Asamblea Nacional, efectuada el 13 de diciembre. En su intervención el ministro de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo, insistió en que el crecimiento del PIB fue del 3,1 % en 2012, un resultado absolutamente carente de sustentabilidad, si se tiene en cuenta que durante el primer semestre —el de mayor actividad económica—, se informó un crecimiento del 2,1 % con respecto a 2011, mientras en el segundo semestre —período de menores resultados según las características de la economía cubana— coincidieron los efectos del huracán Sandy a finales de octubre, que afectaron grandemente la zona de Santiago de Cuba, la segunda ciudad del país, y Holguín, una de las provincias con mayor aporte a la formación del PIB nacional.

En tales condiciones resulta totalmente imposible un crecimiento del PIB del 3,1 %. Todo indica que el incremento real no sobrepasó el 2 %, aunque la limitada información brindada no permite llegar a mayor gran precisión. Por tanto, Cuba continúa retrocediendo en el escalafón de la creación de riqueza por habitante en América Latina y el Caribe, que en 2012 tuvo un crecimiento del 3,1 %, según estimados preliminares realizados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Además, en el dictamen de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional sobre el comportamiento de la economía nacional y el presupuesto del estado en 2012, y las perspectivas para 2013, se reconoce que el decisivo Sector Servicios (Educación, Salud Pública, Cultura, Deportes) tuvo un comportamiento similar al de 2011, por lo que no pudo haber jugado un papel importante en el pretendido aumento del PIB. Igual situación se presenta con productos de gran importancia en la economía cubana como el petróleo, gas y el níquel, que según el dictamen se mantienen a niveles análogos a lo logrado el pasado año, por lo que tampoco pudieron contribuir al anunciado crecimiento del PIB. Ciertamente la zafra azucarera 2011-2012 pudo haber crecido en un entorno del 20 %, para llegar a un monto de alrededor de 1,4 millones de toneladas (la zafra 2010-2011 alcanzó 1,1 millón, el dato oficial), una cantidad similar a las producidas a inicios del siglo XX, por lo que su participación en la conformación del PIB sigue siendo marginal.

El Plan de 2012 establecía un crecimiento del 3,4 %, y según el ministro Yzquierdo uno de los factores que incidió en su incumplimiento fue la inejecución del programa de inversiones, el cual quedó un 19 % por debajo de lo previsto, aunque expuso que creció un 15 % con respecto a 2011. Como se puede apreciar en las estadísticas publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), la correlación entre inversiones en proceso siguen incrementándose en relación con las obras terminadas, lo que indica la creciente inmovilización de recursos. En su informe, el ministro no abordó este tema cardinal, que ocasiona enormes pérdidas a la economía nacional. De igual forma tampoco brindó, como ha sido usual en estos informes de fin de año, el número de viviendas terminadas, lo cual hace pensar que la cifra es reducida, insuficiente incluso para reemplazar en términos absolutos las destruidas por el huracán Sandy en su paso por las provincias orientales.

Un aspecto importante es que la Agricultura solo haya aumentado en un mero 2 % (con un significativo decrecimiento en la ganadería), a pesar del excelente régimen de lluvias en la mayoría del territorio nacional. Por tal motivo se dedicaron 1.633,7 millones de dólares para importar alimentos, lo que podría alcanzar los 2 mil millones de dólares en 2013. Resulta realmente contradictorio que el sector agrícola continúe tan deprimido y sin perspectivas de mejoramiento, teniendo en consideración la gran cantidad de tierras ociosas entregas en usufructo (1,5 millones de hectáreas, hasta octubre pasado) y otras medidas adoptadas para motivar el incremento de la producción. Ello se debe a que las reformas han sido insuficientes y contradictorias, a la vez que persisten prohibiciones que impiden una motivación real de los agricultores, que asfixiados por medidas burocráticas y apenas sin recursos, no pueden desplegar su creatividad productiva.

Asimismo se reportó un 4,4 % de crecimiento en la industria manufacturera, lo que denota que este sector se mantiene en términos de volumen todavía a menos del 50 % del nivel de 1989. El incremento en el sector de Transporte y Comunicaciones se señala del 5 %, aunque la telefonía en Santiago de Cuba afectada por el Sandy vino a restablecerse a finales de diciembre y la transportación de pasajeros por ómnibus en la Habana descendió notablemente en 2012. Respecto al Comercio se informó un alza del 5,9 %, que debe haberse logrado por la venta de materiales de la construcción a la población.

En cuanto a la Balanza Comercial, sin aclarar si se incluyen los Servicios, fueron incumplidas las exportaciones previstas en 2,2 % y disminuyeron las importaciones en un 2,7 %. De acuerdo con los datos publicados recientemente por la ONEI sobre el Intercambio Comercial de Bienes en 2011, el déficit aumentó en 29,9 %, siguiendo la tendencia al crecimiento más acelerado de las importaciones sobre las exportaciones presente desde hace años. En el turismo se prevé el arribo de 2,87 millones de visitantes, para un aumento del 5,7 %, en lo que seguramente influyó la tendencia alcista en las llegadas de personas de la comunidad cubana en el exterior.

En indicadores globales se señaló un crecimiento de la Productividad del Trabajo en 2,1 %, en tanto que el Salario Medio Mensual es de 465 pesos (18,60 dólares), para un alza del 2,2 %. También se anunció que mejoró la Intensidad Energética en 1 %; este indicador al igual que el incremento de la Productividad del Trabajo es poco fiable, por cuanto deben haberse calculado sobre la base de un crecimiento económico falso, y deben ser inferiores. De ello se deduce que la relación Salario Medio-Productividad del Trabajo continuó deteriorándose, en perjuicio del equilibrio financiero del país.

Lamentablemente, en los informes no se ofrece ningún elemento sobre el nivel de Inflación en 2012, pero a simple vista en los mercados se observa un generalizado incremento de los precios al consumidor, en particular de los productos agrícolas, como viandas, hortalizas, huevos, frijoles, carne de cerdo y otros, debido a la caída en las producciones. La CEPAL en su Balance Preliminar 2012 recoge un aumento del IPC del 1,6 %, seguramente proporcionado por las autoridades cubanas, pero advierte que ese índice abarca solo el 40 % del total de los productos. Además señala que los hechos “hacen pensar que la inflación será superior”. Por tanto, los salarios reales en el sector estatal y mixto siguieron deteriorándose en 2012. En lo que al Desempleo se refiere, se acepta un índice del 3,8 %, lo que resulta un considerable salto respecto a las cifras tradicionalmente reportadas.

Muy importante resultaron los tres fracasos en encontrar petróleo comercializable en las aguas profundas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Cuba en el Golfo de México, de tal forma que la plataforma exploradora Scarabeo 9 se marchó de las aguas cubanas tras la infructuosa búsqueda del preciado combustible. Con iguales propósitos arribó otra plataforma exploradora, la Songa Mercur, el 15 de noviembre, esta vez contratada por la firma rusa Zarubezhneft para explorar en el bloque L en aguas marginales en el Canal Viejo de las Bahamas, al norte del Archipiélago Sabana-Camagüey. Las autoridades cubanas han depositado grandes esperanzas en el hallazgo del oro negro en la ZEE para salir de la crisis que ahoga al país, por lo que un nuevo fracaso sería un golpe desmoralizador.

Sobre el Presupuesto del Estado se anunció un déficit estimado de 2.670 millones de pesos, un 3,8 % del PIB a precios corrientes. Preocupante si se considera que podría ser superior, por el cálculo sobredimensionado del PIB. Los Ingresos Netos del Presupuesto se estiman en 47 mil millones de pesos; mientras los gastos totales podrían estar en un entorno de 50 mil millones.

Las perspectivas para 2013 son extremadamente inciertas. En primer lugar, se agrava la salud del presidente Hugo Chávez, líder de un movimiento heterogéneo basado en su carisma y condición de caudillo populista, por lo que si faltara podría crearse un vacío político en Venezuela, con el peligro de que se cortara el cordón umbilical que desde hace años alimenta la moribunda economía cubana. Por otro lado, persistirán los peligros del acrecentamiento de la crisis económica mundial, con consecuencias funestas para Cuba si esto ocurriera. Todo en un contexto nacional muy desfavorable, pues las reformas implantadas han sido insuficientes, sin lograr activar la economía, e incluso existe la posibilidad de retrocesos, como en el caso de las personas que recibirán tierras en usufructo, obligadas a insertarse a través de contratos en entidades estatales o paraestatales para recibir los recursos y vender sus producciones. Tampoco se aprecia voluntad política por parte del gobierno para mejorar las relaciones con Estados Unidos, aprovechando el segundo mandato de Barack Obama, quien con acciones concretas ha demostrado su disposición a distenderlas.

En ese contexto, el Plan para este año tiene el desmesurado optimismo de alcanzar un crecimiento del PIB de 3,7 %, fundamentado principalmente en la colosal alza del 34 % de las inversiones, de ellas el 79 % en la esfera productiva. Se planifican aumentos del 4,5 % en la agricultura, 4,7 % en la industria manufacturera y, dentro de esta, una zafra azucarera superior en 21,7 % en relación con 2012, lo que podría significar una producción de 1,7 millón de toneladas. En los servicios sociales se mantendrá un nivel similar, o sea prácticamente no habrá incremento, quizás exista minoración como se aprecia en los últimos tiempos en especial en educación y salud pública. Para el turismo se establece una ambiciosa elevación de 8,5 % de los visitantes y de 12,5 % para los ingresos brutos.

Por otra parte, se prevén aumentos del 2,6 % en la productividad del trabajo y 4,6 % en la eficiencia energética, objetivos logrables si se aplicaran las reformas requeridas, pero el gobierno se resiste a esos pasos. En cuanto al Presupuesto del Estado, está previsto un déficit del 3,6 % en relación con el PIB, dos décimas por debajo del año anterior, lo que se contradice con el objetivo de un crecimiento de 1,8 % de los ingresos con respecto a 2012, mientras los gastos se incrementarán un 2 %. Cabe destacar que la cuantificación de los daños causados por el huracán Sandy, todavía no se ha informado pasados más de 2 meses de haber azotado la zona oriental de la Isla.

En el Presupuesto para 2013 se destaca que se destinará una cifra superior a los 5 millones de pesos para la Seguridad Social, de los cuales el 43,8 % será financiado por el Presupuesto del Estado. Las contribuciones de los trabajadores no son suficientes para financiar el Fondo de pensiones.

El año 2013 tendrá muchas interrogantes. Habrá que observar detenidamente el funcionamiento de la aplicación de las leyes de migración, arrendamiento de locales, entrega de tierras ociosas en usufructo y de cooperativas no agropecuarias; el comienzo de la creación de un comercio mayorista, al que al parecer no tendrán acceso los cuentapropistas; la flexibilización del objetivo social de las empresas estatales y las discusiones del proyecto del nuevo Código del Trabajo, así como los pasos anunciados para aumentar la autonomía empresarial.

En 2013 se cumplirán 24 años del Período Especial iniciado oficialmente en 1990, pero la posibilidad de que la economía pueda mejorar es improbable. Por el contrario, las perspectivas son de extrema incertidumbre, con la continuación del deterioro del nivel de vida de amplios sectores populares y aumento de las diferencias sociales, sin descartar la eventualidad de un nuevo Período Especial de magnitud superior al que hoy todavía sufrimos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.