Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 27/11/2014 16:07
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Castro

El pobrecito “enfant” de Castro

Para los que parten para sus labores con solo una raquítica taza de café en sus estómagos, qué conclusión sacarían si conocieran el modus vivendi del predilecto de Fidel Castro

Comentarios Enviar Imprimir

Cualquiera, el menos pensado, puede poseer tres automóviles. Claro, para ello, la solvencia económica no debe ser muy baja. Si fuera un ricachón, no llamaría atención.

Pero en Cuba, con las necesidades existentes desde tiempos inmemoriales, que parecen nunca se erradicarán, poseer no tres sino uno solo conlleva un gasto nada despreciable, máxime que para la mayoría de los vehículos, las piezas de repuesto cuando no están por las nubes han desaparecido, y eso sin dejar al lado la costosa gasolina.

Sin embargo, y por fotos que posee este comunicador, Antonio Castro, llamado “dulcemente” Tony, no posee dos, sino tres: dos Mercedes Benz y un Peugeot, que se contradice por los sueldos que ostenta, tanto como médico como vicepresidente del INDER (Instituto Nacional de Deportes), ya que no pudiera soportar el gasto de mantener activo esos autos, altos consumidores de gasolina, que en Cuba cuesta no sólo un ojo de la cara, sino algo más.

Por lo tanto, y para poner las cosas en su lugar, nos atenemos cuando se proclama que los hijos de nuestros principales dirigentes (entiéndase Fidel y Raúl) deberían ser hijos de la austeridad parece que no funciona, y por lo tanto los excluyen y lo integran en la sección de “especiales”, que vaya a saberse el porqué.

Claro, no es nada nuevo que para la población, que no solo carece de un auto para moverse, así sea del año 30 a.C., el coger un ómnibus resulte una odisea. Cómo es entonces que este vástago de Fidel Castro pueda tener tres. ¡Y qué tres! Vaya, como se dice aquí en Cuba: si te lo cuento, lloro.

Para la mayoría de los que cortan caña de sol a sol; de los que a veces parten para sus labores llevando en sus estómagos solamente una raquítica taza de café; de los que de madrugada recogen los desperdicios de los hogares; de sus mismos colegas que pasan la noche íntegra en un centro hospitalario con una raquítica merienda, que podría conceptuarse como un insulto a sus categorías; de los que en nuestras costas, víctimas de los mosquitos pierden la noción del tiempo vigilando para que no recale un paquete de alguna droga; de los trabajadores de Moa que “ingieren onzas de polvo para sus pulmones”, qué comentarían, qué conclusión pudieran sacar si conocieran el modus vivendi del predilecto de Fidel Castro; si supieran de esta ostentación a todas luces del simpático y juvenil Tony.

Mientras, como siempre sucede, por detrás del telón, las fotos de sus autos continúan pasando de mano en mano, de casa en casa y por vídeos, todas ellas procedentes de Miami, que ignoramos cómo las sacaron y salieron de la Isla, y le han dado unas cuantas vueltas a nuestro globo terráqueo. Fotos y vídeos que se contraponen a la letanía de que hay que sacrificarse mucho más por la Revolución. Si esto no es una genuina falta de respeto y burla para nuestro pueblo, ¿entonces qué es? Mientras tanto, Tony Castro pasea en sus pupús, a nivel de un marajah, ya que posee tres automóviles de marcas europeas, y de las caras caras. Pobrecito.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.