Actualizado: 26/07/2017 12:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Castro, Martí, La denuncia de hoy

Junto a José Martí

Las cenizas de Fidel Castro descansarán junto a las de José Martí, en el cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

Por disposición del Gobierno cubano las cenizas del exmandatario Fidel Castro descansarán junto a las de José Martí, en el cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba.

Poco después de que Castro tomara el poder, en 1959, ha rezado el lema “Martí te lo prometió [pueblo de Cuba] y Fidel [Castro] te lo cumplió”.

Asimismo, a lo largo de la última media centuria, en uno y otro sitio del país se han destacado grandes carteles con la foto de Martí junto a Castro.

Martí fue un demócrata.

Su ideario estaba a favor de la inclusión de las minorías en la república que había concebido.

Martí murió en combate.

Martí fue un poeta.

Martí era un genio.

En otro orden de cosas, el Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) —el único partido político permitido en la Isla— ha dado a conocer que durante las honras fúnebres “Todos los cubanos tendremos la posibilidad de rendir homenaje y firmar el solemne juramento de cumplir el concepto de Revolución, expresado por nuestro líder histórico el 1 de mayo del 2000, como expresión de la voluntad de dar continuidad a sus ideas y a nuestro socialismo”.

No hay dudas: “Todos los cubanos” firmarán el juramento para así refrendar “la voluntad de dar continuidad a sus ideas y a nuestro socialismo”.

Nadie se opondrá a firmar el juramento. Todo el mundo jurará, sin excepción.

¿Quién se atrevería a lo contrario? Nadie (si ponemos aparte a los pocos que ya son disidentes confesos). ¿Cuánto podría perder quien no firmara? Mucho. O todo lo poco que tenga.

Así ha ocurrido siempre. Hace poco más de 15 años el pueblo en pleno votó para que el socialismo fuera eterno. Esto, cuando el desaparecido disidente Osvaldo Payá encontró un “hoyito” en la Constitución y recogió las firmas necesarias para solicitar ciertas libertades.

Siempre ha sido así. “Nuestro pueblo” firma lo que sea y luego, poco a poco, los que pueden arman una lancha y se lanzan al mar para huir del paraíso que con sus firmas aprobaron.

Así ha sido. El representante del sindicato, o del centro de trabajo o del CDR (Comité de Defensa de la Revolución) de la cuadra viene avisando adonde hay que ir o qué es necesario firmar o aplaudir. A su vez, tanto el representante del sindicato como el del CDR o el del centro de trabajo, fueron avisados por otro superior quien asimismo fue avisado por otro superior, hasta el infinito casi. Puede que todos, de arriba abajo, estén en desacuerdo con lo que promueven, pero todos están enredados en la misma telaraña. Todos pueden perder lo que fuere si no hacen lo que tienen que hacer.

La mentira colectiva. La doble moral.

La doble moral desde la escuela primaria. “Seremos como el Che” [Ernesto Guevara] juran los niños desde que están en los primeros grados. Tienen que jurar. ¿Qué padre se atrevería a decirle a su hijo que no jurase, o que acaso jurara que él, el niño, desea ser como su padre, no como el Che? Imposible. El costo sería muy alto.

Desde la primaria. ¿Qué padre se atrevería a decirle a su hijo que no asista a la “actividad política” del próximo sábado, aunque esté totalmente en desacuerdo con el contenido de dicha actividad? De ningún modo. Ya el niño está avisado de que si no asiste se lo registrarán en su expediente. Y ese expediente, manchado, deberá arrastrarlo toda la vida.

¿Qué niño se atrevería a replicar: “No, no quiero ser pionero comunista, no quiero la pañoleta roja ni la azul. Gracias”?

Ninguno.

Desde niños los forman así, fingidores, pícaros, inmorales.

Todo lo antes relatado es exacto. Y es doloroso, por cuanto resulta dañino tanto para el propio Gobierno como para la sociedad cubana.

Así la situación, nadie debe poner en duda que “todo nuestro pueblo honrado y trabajador” firmará el juramente que fuese y procederá en fin como se le oriente.

Remito al texto de mi autoría “Llorarán”, publicado originalmente en el blog Gaspar, El Lugareño, el 26 de agosto de 2012 y referido entonces en CUBAENCUENTRO.

“Habrá luto nacional más de una semana y será posible constatar el duelo en cada esquina”.

Referencias:


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.