Actualizado: 26/06/2017 9:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Vietnam, Fidel Castro, La denuncia de hoy

La albañilería, el compañero Tran Dai Quang, el “imperialismo” y el año 2030

Los tiempos cambian, mas el decir ampuloso y vacío de estos dirigentes, se mantiene

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente de Vietnam, Tran Dai Quang, ha visitado Cuba por estos días, y a la par de cumplir con su agenda como máximo representante del país asiático, ha aprovechado para darse un saltico a Punto Cero y conversar con Fidel Castro.

Según la edición del diario Granma (como toda la prensa autorizada en Cuba, en la nómina salarial del Gobierno) del pasado día 13, “el mandatario expresó su satisfacción por dialogar con el Líder Histórico de la Revolución cubana y comprobar su buen estado de salud y lucidez”.

Eso de la “lucidez” sin duda es una pulla para quienes, tanto dentro como fuera de Cuba, afirman que los textos que el Líder Histórico publica a cada rato, precisamente en el Granma, no son realmente de su autoría.

La gusanera, tanto la de “adentro” como la de “afuera”, que se la pasa rabiando; cosechando los pensamientos más funestos, apocalípticos.

Y bueno, ya hemos señalado otras veces este asunto del afán de albañilería de los líderes socialistas de uno y otro sitio; es decir, al referirse a la implantación de este sistema político, aluden a “construir”.

Así, avisa el Granma que Tran Dai expresó, luego de su visita a Fidel Castro: “Fidel y Ho Chi Minh fueron los creadores de los lazos de hermandad especiales que existen entre Cuba y Vietnam; esos vínculos nos han permitido continuar juntos en la lucha por alcanzar la independencia y trabajar en la construcción del socialismo”; el subrayado es mío.

Retórica baratona del asiático. Ya hoy hasta Yeti, el “abominable hombre de las nieves”, sabe que un sistema político no se “construye”; sino que sale, se forja por evolución.

Pero nada... ellos siguen con la misma muela. Los tiempos cambian, mas el decir ampuloso y vacío de estos dirigentes, se mantiene.

Pero miren, en eso de la construcción del socialismo ya difieren los jefes de Vietnam y Cuba: los primeros han metido el brazo en lo que han bautizado “Economía de mercado orientada al socialismo”.

Así, se ha estimulado en Vietnam la creación de la empresa privada, ha quedado fuera de la diana comunista la colectivización y, ya ven, las relaciones con varios países de Occidente van al alza; incluido Estados Unidos. O sea, han echado a un lado ese asunto de que, ay mamá, ahí viene el imperialismo a comernos.

En suma, para ser justos: los líderes vietnamitas es posible que continúen con el mismo cantar, pero han cambiado considerablemente el obrar.

Vaya, hombre, que ya se dieron cuenta de que no es imprescindible combatir al imperialismo.

Eso es un cuento.

Con el imperialismo hay que convivir, puesto que está ahí, existe. Ni auparlo ni denigrarlo. Si no se mete con uno, pues tranquilo. Ya la Historia se encargará de juzgarlo.

Y bueno..., según las noticias que llegan, los vietnamitas se nos están adelantando: con las reformas emprendidas se espera que para 2030 el nivel de vida de la población haya aumentado al menos aceptablemente.

¿Por qué refiero el 2030?

Pues porque el Gobierno cubano recientemente ha trazado planes que llevarían a la Isla, mediante algo que llaman “socialismo próspero y sustentable” (debemos entender que otros socialismos no lo son o no lo han sido) a una considerable mejoría del nivel de vida en ese año... el 2030.

No creo muy justo, ni lógico, este propósito.

Digamos que sí tardío.

Tardío porque a principios de la década de 1960 se nos aseguró a los cubanos que en 10 o 12 años contaríamos con un nivel de vida semejante al de Suecia o Estados Unidos.

Y no fue así.

Y luego lo mismo y lo mismo y pasaron décadas y “un águila por el mar” y ahora... Pues ahora... hasta 2030, qué cosa...

Nada, camarada Tran, que uno se cansa...

Pues ahí tiene que si le restamos 1959 a 2030 la cuenta da 71 años... Oh, Tran, 71 años para alcanzar un nivel de vida ahí más o menos... Y después de tantas promesas de lo grandioso incumplidas...

Como se dice en México: “No mames, ‘caón’”. Que viene siendo “no me jodas, chico”.

El Granma del 16 de noviembre da fe del “fraternal encuentro” de Tran Dai con el gobernante cubano Raúl Castro.

Aquí se manifiesta también el afán de albañilería: “el interés de fomentar el intercambio de experiencias acerca de los respectivos procesos de construcción socialista”; el subrayado es mío.

Consta en la nota del Granma que “se firmó un acuerdo de colaboración mutua en el ámbito de la sanidad animal”. ¿Qué será?

Consta asimismo en la referida información que “se procedió a la ceremonia de imposición de la Orden José Martí al compañero Tran Dai Quang por el General de Ejército Raúl Castro Ruz”.

La “Orden José Martí”.

La “Orden José Martí” para Tran. Quizás lo menos que Tran esperaba.

Pues nada..., que al Maestro lo siguen zarandeando hacia un lado y hacia otro.

Al parecer, este es el destino de los próceres magnos.

Mientras, nosotros seguimos jodidos, esperando que se cumpla aquel pedido de Ho Chi Min: “El palacio de toda victoria se construye sobre el pueblo entero”.

Esperemos.

Referencias:


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.