Actualizado: 20/09/2017 13:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Bastión, Ejército, La denuncia de hoy

“Yo soy el Ejército, yo soy la Patria, yo soy la Revolución”

Un crimen que sigan mandando a esos pobres viejecitos y viejecitas, con el cuento de que el “imperialismo” amenaza, a jugar a la guerra con palitos como fusiles

Comentarios Enviar Imprimir

Un cuadro de mando de la Revolución cubana publicó el pasado 14 de noviembre en el diario Granma (como toda la prensa autorizada en Cuba, en la nómina salarial del Gobierno) un artículo con el título que aparece arriba.

Como se dice en México, ta’ cabrón el texto. Melifluo. Cursi. Con escenitas traídas por el pelo para, finalmente, citar a Fidel Castro y Raúl Castro y sus luminosas alocuciones.

Una de las escenitas: Dice el cuadro autor del texto que debió explicarles a su “hija de 16 años, y su abuela, de 79”, quiénes le preguntaron “¿Hay una guerra?”, “¿estamos bajo una amenaza real?”, que “ni una cosa ni la otra”, solo que la mejor manera de evitar la guerra, según los líderes de la Cuba revolucionaria, es prepararse, hacerse fuerte militarmente.

Ah, olvidaba yo aclarar que el texto se refiere al Ejercicio Estratégico Bastión-2016, que se llevaría a cabo al día siguiente.

Menos mal que eso de la niña y la viejecita alarmadas al pensar que comenzaba una guerra, es mentira. Porque con los niños y los viejecitos —y más aún con las viejecitas— uno resulta muy sensible. Los pobres.

Mentiras, decía. Mentiras de periodistas para enlazar sus ideas.

Y mentiras de comunistas en este caso.

Como suele ocurrir con estos escribanos, no falta en el texto que nos ocupa una cita de José Martí: “La mejor disciplina es el empleo incesante contra el enemigo”.

¿Qué les parece? ¿Qué tal si la oposición cubana pudiese llevar a cabo esta máxima martiana, y no, digamos, en lo referido al “empleo” de la violencia física, sino oral y editada, solamente oral y editada? Ah...

Tampoco podría faltar en el artículo de marras una cita del alumno más aventajado de José Martí —sí, sépanlo: por ahí siguen diciendo que Fidel Castro lo es—: “Mientras exista el imperialismo, el Partido, el Estado y el pueblo les prestarán a los servicios de la defensa la máxima atención”.

De nuevo, como se dice en México, ta’ cabrón.

¿Alguien se imagina cuántas generaciones durante cuántos siglos tendrán que ponerle el extra a “la defensa” si consideramos, lo cual es elemental, que “el imperialismo” va de largo?

Un crimen.

Un crimen tener al Ejército cubano en tensión en espera de una guerra que, lo sabe hasta el bobo de la yuca, no llegará, no tiene sentido. ¿Por qué habría de interesarse Estados Unidos en una islita con 11 millones de habitantes donde, según las últimas noticias, lo que se está dando en buenas cantidades son los piojos y las ladillas…, donde ya no queda ni caña cristalina, ni sinsontes, mangas amarillas, pájaros carpinteros o miel de purga?

Un crimen.

Un crimen que sigan mandando a esos pobres viejecitos y viejecitas, con el cuento de que el “imperialismo” amenaza, a jugar a la guerra con palitos como fusiles los Domingos de la Defensa. Bajo el sol. Probablemente sin desayunar. Un crimen.

Y ahí tienen que de pronto, sorpresivamente, de improviso, cuando el lector menos lo espera, se lee en el artículo que nos ocupa: “Este no es un país de locos ni de improvisados como lo quieren pintar”.

¿Será?

El texto en cuestión tiene 990 palabras. Vacuas. Predecibles en extremo.

Así las cosas, una propuesta que creo positiva es dejar en la Isla un solo periódico. Si da lo mismo. Todos dicen lo mismo.

Hoy, entre diarios, semanarios y revistas suman más de 35. ¿Alguien se imagina cuánto se gasta en viáticos, salarios, tinta, transporte, equipos en general, depreciación de instalaciones... para decir lo mismo; o sea, lo que autoriza el Departamento de Orientación Revolucionaria del Comité Central del Partido?

Podemos estar completamente seguros de que, con lo que se despilfarra en estos medios papagayeros, podría el Gobierno adquirir cualquiera de los productos que hoy no se encuentran en la Isla. Las aspirinas, por ejemplo.

Bueno..., y termina el artículo cuyo título tomamos para estas líneas, precisamente con aquel llamado del Comandante en Jefe el 10 de octubre de 1991: “Cada hombre, cada revolucionario debe decir: ‘Yo soy el ejército, yo soy la patria, yo soy la Revolución’”.

Ya ven: la patria —nada más y nada menos que la patria—, el ejército y la Revolución (y el propio Comandante) en el mismo saco.

Por eso nos jodimos.

Referencia:


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.