Actualizado: 23/08/2017 14:28
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela, Maduro, Chávez

Civilización y barbarie: otra vuelta de tuerca (I)

Texto en dos partes sobre la Venezuela actual y las pretensiones del fallecido Hugo Chávez de proclamarse Emperador de México y demandar la devolución de California, Texas, Nuevo México y Arizona

Comentarios Enviar Imprimir

En una guerra, la primera víctima es la verdad

Desde el domingo 30 de julio de 2017, en Venezuela hay ya un estado de guerra declarada del gobierno contra el pueblo. Maduro y sus secuaces se quitaron completamente la máscara pseudoinstitucional, y han quedado expuestos descarnadamente como tiranos dispuestos a todo: muertos, presos, atropellados, golpeados e insultados, hacia adelante los opositores sólo tienen un camino, que hasta ahora habían tratado de evitar. La mentira contra la verdad, la infamia contra la dignidad, la opresión contra la libertad, los bandos ya están claramente definidos: conmigo o contra mí.

Como comparto la idea, según dijeron Polibio y Maquiavelo antes, y más cercanamente con algunas variantes Spengler y Toynbee, que la Historia suele repetirse cíclicamente, o al menos replicarse revestida con rasgos semejantes cada cierto tiempo, en forma de ciclos más o menos espiralados (Hegel), podemos considerar que en la actual situación en la entrañable Venezuela, se está manifestando de nuevo la antigua dicotomía Civilización versus Barbarie, que uno de sus más ejemplares ciudadanos, el novelista-presidente Rómulo Gallegos, ofreció en su telúrica novela de tesis Doña Bárbara. Hoy en este escenario latinoamericano vuelve a levantarse “la sombra terrible de Facundo”, convocada por la necedad y el fanatismo, como un sangriento espectro de Bancquo, que amenaza llevar a ese país inevitablemente a “La Vorágine”, donde lamentablemente muchos terminen, como Arturo Cova, “tragados por la selva” de la violencia.

Hoy en Venezuela se enfrenta la activa violencia de Estado contra una renuente resistencia pacífica, que quizá da sus últimos pasos, ya sea por pacífica o por resistencia. El 30 de Julio, proclamado por Maduro contra toda la evidencia existente como una “victoria”, será a la larga, citando a su mentor, un triunfo pírrico: ese día empezó el derrumbe final, definitivo y completo del régimen chavista: ya no hay vuelta atrás, porque “ellos”, los represores, decidieron que así fuera. Suya será la responsabilidad de lo que pase.

El progresivo enloquecimiento y el frenesí desbordado de su jefe y responsable máximo, Nicolás Maduro, no ha sido tímido ni remiso para declarar que llegará “hasta las últimas consecuencias”, y hasta ahora lo viene cumpliendo implacablemente. Pero no puede perderse de vista que Maduro es, en términos históricos y filosóficos, sólo un “accidente”: está en ese puesto por carambola, “de chiripazo”, pues trata de suplir y llevar adelante el legado del fallecido Hugo Chávez, quien desde mucho antes concibió y preparó todo para lo que hoy estamos viendo. Lo único que no previó fue su propia muerte. Las intencionales fisuras en la Constitución Bolivariana de 1999 dejaban servida la mesa para cuando llegara “el momento oportuno”, lo que Lenin llamaba, “la situación revolucionaria”. Pero Nicolás cabalga a duras penas en el caballo cerrero y garañón que le dejó Hugo, y a pesar del control ya casi total de los medios y de la galopante represión, no ha logrado despertar un genuino apoyo internacional, más allá de los esperados entre sus “clientes” petroleros y demás parásitos, que resultan vergonzantemente ineficaces, sin ninguna apariencia de legitimidad o de lógica. Cada día son más los países democráticos que se enfrentan contra el abuso y la represión en Venezuela, aislando un esperpento grotesco y monstruoso: Maduro es una caricatura gigantesca de Chávez, quien a su vez fue una versión pirata de Fidel Castro, el que personificó una variante recargada de Stalin, Región 4, latinoamericana.

Hoy en Venezuela, en las calles y los hogares, en las oficinas y las fábricas, en las universidades y los hospitales, los que se están enfrentando no son los chavistas contra los antichavistas: es realmente algo mucho más profundo y antiguo, una pelea entre la barbarie fanática de los primeros contra la civilización liberal, aunque limitada y lastimada de los segundos: es Calibán contra Ariel, una vez más en nuestra historia. Facundo y Maisanta de nuevo contra sus pueblos, apelan a los mismos epítetos: los “cochinos y salvajes unitarios” en la Amalia de José Mármol, ahora son los “escuálidos”, “lacayos” y “vendidos” de Maduro. Para colmo, han desempolvado el mote de “pelucones”, que alude a la época del Gran Terror de Francia en 1793. Los chavistas hasta comparten el punzó con los rosistas: son unos nuevos tiempos para La Mazorca.

Recuerdo mucho ahora a dos queridos amigos venezolanos, ya fallecidos: Adriano González León (1931-2008) y Alexis Márquez Rodríguez (1931-2015), ambos miembros distinguidos de la izquierda intelectual latinoamericana desde los años 60.

Con el primero, quien ganó el primer premio de la Biblioteca Breve Seix Barral con su magnífico País portátil (1968), tuve una larga conversación en un bar del barrio de Salamanca de Madrid, en el invierno de 1998, cuando él todavía era Agregado Cultural de Venezuela en España. Antes, yo había reseñado dos libros de él: la novela Viejo (Alfaguara, 1995) y el poemario Hueso de mis huesos (1997), para el suplemento cultural mexicano sábado, que dirigía Huberto Batis. Con una profunda tristeza me comentó, entre copas y tapas, que temía grandes males para Venezuela en un futuro ya muy cercano. Aunque era un hombre con definida vocación de izquierda y había militado activamente en esa tendencia toda su vida, sentía ante la creciente figura de Chávez (liberado por Rafael Caldera poco antes), un temor visceral: “No puedo definirte por qué lo siento así, pero ese tipo es un verdadero peligro, traerá grandes males al país, aunque ahora lo celebran y parece una buena persona, pero tiene un yenesecuá atemorizante: quizá sea su amor por el poder y la historia. Y eso siempre acarrea desgracias a los pueblos… Son monstruos que dicen servir a sus ciudadanos, pero los utilizan y esclavizan para hacer que ellos les construyan su trono en la historia… Como tu paisano”, e hizo un guiño cómplice, mientras miraba melancólicamente desvanecerse su whisky. Después seguimos comunicándonos muchas veces, y cada día sus sospechas no sólo crecieron sino se confirmaron, y aún quedaron pálidas ante la realidad. Más tarde, Adriano fue uno de los numerosos intelectuales firmantes de la Carta Pública del Centro Venezolano del PEN Internacional donde se denunciaba la “vocación despótica y totalitaria” de Chávez. Murió en franca rebeldía contra una creciente opresión que se expandía arrolladora en su país, reflexionando amargamente sobre sus juveniles convicciones revolucionarias…

A Alexis Márquez Rodríguez lo conocí en el Centro Cultural Alejo Carpentier en La Habana Vieja a principios de los 80: era una presencia habitual y muy activa allí. “Amigo de la Revolución Cubana”, proclamaba con orgullo y, conociendo esto, nunca intenté hablar con él entonces de otros temas que no fueran Carpentier y su obra. Pero con su fina inteligencia él suponía mis ideas y cortésmente no aludía a ellas. Era un pacto tácito: hablemos de Carpentier… o de béisbol. Era hombre culto y campechano, siempre muy preocupado por quedar bien con sus “amigos cubanos”. En especial, con Roberto Fernández Retamar.

Ya estando yo en México nos seguimos comunicando, primero por cartas y luego por correos electrónicos: en estos intercambios iba apreciando un creciente sentimiento de angustia y desesperación. Debo aclarar que Márquez nunca fue chavista, aunque siempre se declaró de ideología marxista y defensor de un proyecto socialista. Pero me confesaba que con Chávez sentía repulsión, y esa palabra en él, quien era siempre cortés y medido, debía ser muy intensa y profundamente sentida para que la dijera. No soportaba sus maneras groseras ni su aire de impertinente superioridad. Nunca se engañó ni ilusionó con el personaje, y en todo caso, le concedió el beneficio de la duda en gracia a su declarado propósito de “trabajar para los pobres” y “hacer una sociedad más justa y libre”. Y, no obstante, fue quizá el único izquierdista venezolano que no votó por Chávez en 1998, según me afirmó. Aferrado todavía a la utopía de su vida, Alexis fue transitando del estupor a la náusea y, finalmente, al desprecio, la impotencia y el desaliento.

Sus correos iban ascendiendo en ira y frustración, y en los últimos ya se percibían hasta notas de franco temor; finalmente, me pidió que buscara cómo invitarlo para pasar “una larga temporada, cuan larga sea necesaria”, en México, y realicé varias gestiones con amigos para que le concedieran una cátedra especial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, pero sucedió entonces el control de divisas que aplicó Chávez, quizá como su primera medida para sujetar el poder de forma definitiva y permanente. Ante esto, me explicó que debía declinar la invitación, pues no podía dejar a los suyos en esa indefensión, ya que dependían de él para su sobrevivencia.

Un día me llegó un mensaje suyo: “Te adjunto la carta que acabo de mandarle a Roberto (Fernández Retamar). Confío que entienda mi posición y sigamos siendo amigos…” Cuando leí la extensa carta (fechada el 5 de enero de 2003) —que ahora pude consultarse[1]— pensé —y le dije— “él nunca te responderá: ya estás muerto para él”. “No es posible, siempre hemos sido muy buenos amigos, yo lo he ayudado mucho a él para difundir su obra y apoyar a la Revolución y a la Casa (de las Américas) …” “Ojalá me equivoque, Alexis, ojalá…” Finalmente, semanas después me reconoció: “No he vuelto a saber de Roberto: como que se murió”. “No, Alexis, fuiste tú quien se murió para él. Aunque tu carta era una muestra de amistad, sinceridad y confianza, eso él no podía permitírtelo. Trata de entenderlo a él.” En realidad, así se lo dije también, la carta era muy ingenua, en ocasiones casi suplicante y bastante tímida, como pidiendo perdón por pensar así… Seguimos escribiéndonos, pero se quejaba muy dolidamente que las comunicaciones cada día eran más difíciles, y con sospechosa frecuencia le suspendían su servicio de internet: sus mensajes se fueron espaciando… Me envió su último libro, titulado Teoría y práctica del Barroco y lo Real Maravilloso (2008), un grueso volumen donde compendiaba prácticamente todo lo que había escrito sobre el tema y el novelista cubano, y el voluminoso paquete —como ya me había advertido— llegó literalmente cubierto de certificados, facturas, permisos de aduana, inspecciones especiales, y una nota donde se leía que, por tratarse de un libro, las autoridades venezolanas habían decidido eximirlo excepcionalmente de la conversión de bolívares a dólares para pagar el porte en moneda nacional… Después vino el silencio y ya no me llegaron más sus correos. Sé que su tristeza y su dolor fueron creciendo. Me dicen que murió muy apartado, casi arrinconado: no le sirvió ni que su madre fue quien enseñó a leer a la abuela de Chávez, allá en Sabaneta de Barinas, donde nacieron ambos.

Con estos dos amigos sucedió como les ha ocurrido a muchos y temo les pasará a muchos más: obnubilados por sus “convicciones de izquierda”, en algún momento tuvieron la peregrina convicción de que “los cubanos” debían sacrificarse para conservar puro y en alto el legado revolucionario y la dignidad latinoamericana… pero cuando la “utopía salvadora” les correspondió a ellos, sintieron el rigor del remedio que recomendaban para ajenos. Todo era magnífico, hasta que les tocó en carne propia. Triste cosa, pero nadie aprende en cabeza ajena. Los hombres ciegos —decía un antiguo sabio— pueden ser castigados por los dioses al concederles sus deseos…

Ante esta situación terrible que padece en agonía Venezuela hoy, ¿quién será el Santos Luzardo, que enfrente decidida y victoriosamente las fuerzas destructoras de la terrible Doña Bárbara que invade el poder en la Diabólica Trinidad de Maduro, Cabello y Padrino? ¿López, Capriles, Ledezma, algún otro por revelarse? ¿Quién asumirá ser la Marisela que signifique el tránsito desde la barbarie a la civilización? ¿La fiscal fiscalizada, Luisa Ortega Díaz, antigua portaestandarte del mítico Douglas Bravo (por cierto ¡aún vivo!) y hoy al parecer ya decidida para enfrentar el atropello y la masacre de las libertades? ¿Quién será?

Hoy, en la Venezuela del dolor, un frenético y multiplicado Juan Primito alimenta generosamente con sangre juvenil sus voraces rebullones, que revolotean sobre los llanos del Arauca como una inmensa corona fúnebre. Juan Primito, hoy, no cabalga un potro, sino anda montado sobre una motocicleta como un quinto jinete del Apocalipsis, que ya se prepara en la tierra del Libertador. ¿Quién y cuándo lo detendrá? Mientras, en Miraflores, El Dañero de El Miedo, forrado de medallas y abalorios esperpénticos, prepara su próximo golpe …

II. De lo real maravilloso… venezolano:

Entre los personajes de la Venezuela de hoy, algunos provienen de las sombras del ayer: así como Bolívar topó con Boves, Páez y Santander, hoy Capriles, Ledezma y López se enfrentan a Maduro, Cabello y Padrino.

En la Historia, las casualidades sólo son aparentes: si uno busca debajo, se revelarán lazos que vienen del pasado y oponen a los actores. Precisamente ese legado nos reserva grandes sorpresas para el presente. Por esos curiosos guiños de la Historia, hoy ocupan posiciones principalísimas dos grandes figuras de la oposición que pertenecen, documentadamente, a la familia de Simón Bolívar: Leopoldo López es tataranieto de Concepción Amestoy Palacios, sobrina del Libertador, y Henrique Capriles desciende de un hermano natural de este, Juan Agustín Bolívar, quien casó con Ana María Chacín y de ahí viene la progenie. Mi buen amigo, el documentado historiador y bravo periodista Don Antonio Herrera-Vaillant, publicó un gran libro sobre esto: El nudo desecho. Compendio genealógico de El libertador (Caracas, Academia Nacional de Historia e Instituto Genealógico Venezolano, 2010). Ahí incluye toda la información del caso, abundante y fidedigna. Ironía reveladora y suprema: dos descendientes auténticos de Bolívar encabezan hoy la oposición contra el “bolivarianismo” adulterado por Chávez y comparsas.

El origen de Maduro no sólo es oscuro (muchos aseguran que es colombiano), mas eso es lo de menos: la verdad, él ni cuenta. Pero Chávez, su mentor, la sombra sobre la que cabalga, afirmaba que descendía de un célebre bandolero (para él, un “héroe y un revolucionario”), una suerte de Facundo venezolano, el forajido Maisanta (Pedro Pérez Delgado, 1881-1924); Chávez se declaraba bisnieto materno de Maisanta, pero sin documentos, sólo de oídas y por sus dichos. Pero también se decía descendiente de la familia Unda o Hunda, y detrás de esto hay una anécdota, hasta ahora no revelada, que linda con lo real maravilloso americano y aún lo excede, para convertirse en un capítulo surrealista de la historia no escrita de América Latina, y que hoy publico por primera vez, accediendo a varios amigos quienes me lo han pedido insistentemente.

En 2002, ya siendo Vicente Fox Quesada Presidente de México, llegaron aquí dos personajes venezolanos en una extraña y enigmática misión de “alto secreto”. Mi buen amigo Guillermo Tovar de Teresa, portentoso erudito y Cronista de la Ciudad de México, me llamó y pidió que fuera a verlo, pues quería comentarme algo muy importante, pero no podía hacerlo por teléfono. Ya en su casa, Guillermo me contó: “Mi primo Santiago Creel —entonces Secretario de Gobernación— me solicitó ayuda en un asunto muy delicado y debo pedirte tu reserva. Te recomendé a ti como la persona más indicada para ayudarnos, por lo siguiente: como te has dedicado a investigar sobre la descendencia de Moctezuma II hasta la fecha, resulta que han llegado a México dos enviados de Hugo Chávez con la tarea de documentar que él es su heredero…” Mi expresión de asombro no perturbó a Guillermo: “México no desea problemas con ese señor, quien tiene mucho poder y dispone de cuantiosos recursos. Por eso mi primo Santiago me encomendó que buscara alguien conocedor del tema —tú— y manejáramos todo esto muy discretamente. Se trata de persuadir, sin agraviar ni molestar, a los dos enviados de Chávez, que desean les brindemos documentos probatorios en el Archivo General de la Nación, para sustentar su reclamación”. En México —debo aclararlo— el AGN se encuentra bajo la jurisdicción administrativa de la Secretaría de Gobernación, entonces al mando de Santiago Creel Miranda, primo de Guillermo.

Los enviados venían con un maletín repleto de dinero para financiar su empresa, y nos lo mostraron a Guillermo y a mí en la primera entrevista que tuvimos en la casa de éste. Querían documentar una tradición según la cual un descendiente de Moctezuma II había pasado a Venezuela a mediados del siglo XVI. Decían que buscaban un documento antiguo donde aparecía un tal “Francisco de Moctezuma”. Les comentamos que, en efecto, en un expediente del AGN aparecía un “Francisco Moctezuma”, registrado aproximadamente en 1630, quien fuera cacique de un pueblo llamado Tepeji de la Seda, entonces en el obispado de Puebla y hoy en el estado de Oaxaca. Según los emisarios, este señor llegó al puerto de Coro y allí se estableció al casarse con una vecina, de cuya unión provenía la familia actual de los Unda (o Hunda).

Maisanta tuvo un hijo natural con una tal Claudina Infante, quien como no fue reconocido tomó el apellido de su madre y se le llamó Rafael Infante; este a su vez tuvo otra hija natural con Benita Frías Frías, la cual como tampoco fue reconocida, se llamó Rosa Elena Frías, madre de Hugo Chávez; pero esta Benita era también hija natural de Juan Pablo Frías y Marta Frías. Este Juan Pablo, abuelo materno de Chávez al parecer, era hijo de Eloy Hunda Márquez, de Guanare, con Eliza Frías, y tampoco fue reconocido legalmente. Es decir, resultaba evidente para nosotros que además de ser falso el vínculo de Moctezuma II con los Hunda, interferían además varias uniones no legalizadas.

Para ellos, ese “Francisco de Moctezuma” era sin dudas el descendiente principal y legítimo del antepenúltimo tlatoani azteca, que su descendencia actual eran los Hunda y que uno de ellos había sido el padre del abuelo materno de Hugo Chávez y, por tanto, sin más complicaciones, este era su heredero y, al mismo tiempo, tenía derecho para reclamar la corona azteca, proclamarse Emperador de México y demandar se devolvieran al país (más bien, a él) los estados de California, Texas, Nuevo México, Arizona… Todo esto era demasiado para asimilarlo por Guillermo y yo.

Tiempo después, toda esta gestión fue publicada en la página de la “Sociedad Genealógica León de la Cordillera”, situada en la ciudad de Boconó, en Trujillo, presidida por Rafael Ángel Romero Merino, donde se menciona como responsable y enlace de la misma en el Palacio de Miraflores, residencia oficial del Ejecutivo, a “Freddy Baptista”, (Freddy Jacob Baptista González), quien entonces se presentaba como “Asesor Personal” de la presidencia, y hoy, al parecer según vi en la red, es el coordinador del Partido Vente Venezuela (opositor) en el estado de Vargas…

Guillermo y yo escuchábamos imperturbables: apenas nos mirábamos de reojo, pero nos esforzábamos por ser corteses conteniendo la carcajada…

Después de esta vinieron varias entrevistas más, pues decidimos dosificarle la argumentación —aunque conocíamos suficientes elementos negativos desde el principio— para no desairarlos tajantemente, y provocar lo que temían Creel y Fox: que Chávez se fuera a molestar.

Comenzó entonces una delicada persuasión para ir desmontando uno a uno —y en varias sesiones, contando con la generosa anfitrionía de Guillermo en su palacio, verdadero museo, que hoy parece tendrá finalmente un destino seguro— fuimos induciéndolos para que fueran ellos mismos quienes “descubrieran” la verdad… Realmente fue un fino trabajo de diplomacia histórica y genealógica, como lo definió Tovar.


[1]Cartas en la batalla. Desde la razón a la desilusión. Editor: Harry Almela. Caracas, Alfadil Ediciones, 2004. La carta de AMR a RFR en pp. 48-69.

La segunda parte de este trabajo aparecerá mañana sábado.

Alejandro González Acosta es Miembro de Número de la Academia Mexicana de Estudios Heráldicos y Genealógicos y Miembro Correspondiente en México de la Academia de la Historia de Cuba en el Exilio.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.