Actualizado: 26/05/2017 13:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Rusia

Desnudo entre osos

La relación entre Rusia y Estados Unidos es la clave que define a la administración Trump

Comentarios Enviar Imprimir

Fue la foto del día y no la tomó ningún estadounidense sino un fotógrafo ruso. El presidente Donald Trump charlando sonriente en el Despacho Oval con el canciller ruso, Sergei Lavrov, y el embajador de ese país en Washington, Sergei Kisliak. Pero también pronto se convertirá en una imagen única, solo para el recuerdo.

Se comenta que Kisliak abandonará la capital estadounidense, después de dejar colgado del hilo a quien fuera asesor de Seguridad Nacional por unos días, el general Michael Flynn. Y Trump, que ha demostrado un marcado gusto por los militares, puede que se sienta halagado, aunque no tiene motivos para ello. Putin parece dispuesto a enviarle uno en sustitución de Kisliak.

La relación entre Rusia y Estados Unidos es la clave que define a la administración Trump. Dicha clave va mucho más allá de la investigación en marcha sobre la injerencia rusa en las pasadas elecciones. Y apenas asistimos al comienzo de una trama tan compleja, que da pie a las especulaciones más diversas.

Por ejemplo, se ha hablado de un trueque: un supuesto despido del embajador ruso en Washington a cambio de la destitución del director del FBI, James Comey.

Rusia lo ha negado.

No discutimos con nadie los cambios de nuestros cuadros y solo damos a conocer las decisiones tomadas en tal sentido por el presidente Vladimir Putin, aclaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien no negó ni confirmó la sustitución de Kisliak, ni la supuesta designación de Antonov.

Cada vez se parecen más los pasillos del Kremlin y los jardines de la Casa Blanca. Solo que los de Moscú llevan varias décadas de ventaja.

En cualquier caso, la versión del supuesto trueque no tiene muchos visos de credibilidad, aunque sí resulta evidente el interés de ambas partes por un borrón y cuenta nueva, o con rostros nuevos.

De acuerdo con Kommersant, este mes se realizarán en Moscú las audiencias sobre la ratificación de Antonov, viceministro de Defensa de Rusia hasta el pasado año. Entonces Putin lo devolvió, del departamento militar al diplomático, y lo nombró viceministro de Asuntos Exteriores a cargo de “cuestiones de seguridad política y militar”, aclara el diario.

El Kremlin tomó la decisión de nombrar a un partidario de una política más severa en las relaciones con Occidente en otoño, cuando el gobierno ruso se preparaba para la victoria de Hillary Clinton, la cual consideraba que traería un aumento de la tensión en las relaciones bilaterales. Pero lo ocurrido en Washington tras el triunfo de Trump no ha llevado a un cambio de posición por parte de Rusia. Todo apunta a que Kisliak y Flynn se han convertido en una huella que, si bien apunta hacia el fin de una ilusión temprana, no por ello ha desaparecido el empeño de un acercamiento entre Putin y Trump. Flynn —y la investigación en marcha— es el quid en el despido de Comey, no Clinton. Solo que Flynn no está solo: otros cercanos miembros de la campaña electoral de Trump lo acompañan.

Por ello el Kremlin sigue contemplando a Antonov como el candidato principal, aunque Kommersant señala que por ahora no se ha tomado una decisión definitiva.

Antonov, que encabezó la delegación rusa en la negociación sobre el nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, ha demostrado las dos cualidades más valoradas por el Kremlin: competencia y fidelidad, señala The Moscow Times, que también informa sobre el posible nombramiento.

La designación de Antonov como embajador, quien fue incluido en la “lista negra” de sancionados de la Unión Europea a raíz de la situación en Ucrania, sería un indicador sobre el posible rumbo de las relaciones de Moscú y Washington, y de cuánto está dispuesto Trump, a la hora de distanciarse de sus aliados naturales.


Este texto apareció publicado en El Nuevo Herald.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Donald Trump con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov (izq.) y el embajador ruso Sergey Kislyak, el 10 de mayo de 2017, en la Casa Blanca. La foto fue publicada por la oficina del Ministerio de Exteriores de RusiaFoto

Donald Trump con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov (izq.) y el embajador ruso Sergey Kislyak, el 10 de mayo de 2017, en la Casa Blanca. La foto fue publicada por la oficina del Ministerio de Exteriores de Rusia.