Actualizado: 20/01/2017 14:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Obama, Visita, La denuncia de hoy

Están “enojados”

Los que no quieren dialogar. Los que niegan que de la discusión sale la luz

Comentarios Enviar Imprimir

A partir de la visita de Barack Obama a Cuba se podrá hablar de un antes y un después no solamente en la relación entre ambos estados y pueblos, sino asimismo en lo que concierne al Gobierno de la Isla.

No sabemos qué posicionamiento tomará próximamente Raúl Castro y su equipo en el poder.

Pero creo que es acertado reconocer que el mandatario cubano ha actuado de una manera positiva en el tema que nos ocupa.

Si bien es plausible el quehacer del presidente de Estados Unidos durante su visita a Cuba, de algún modo y en buena medida debe reconocerse la actuación de Raúl Castro.

Si hubo antes un pacto entrambos, este se cumplió con eficiencia.

Veamos: casi nadie esperaba que Obama llegará hasta donde llegó en cuanto a su crítica al orden de cosas existente en la Isla. Ni que en verdad se reuniera con representantes de la oposición o departiese con algún que otro ciudadano de a pie.

Y quizás, más que “casi”, nadie esperaba que el régimen se lo permitiera. Esa es la verdad.

Bien, algunos pueden argüir, no sin razón, que el Gobierno cubano necesita más que nunca del apoyo económico de Estados Unidos o de quien fuere con el propósito de salir de la muy aguda crisis en la que se halla la nación desde hace tiempo, la cual se ha agudizado en los últimos años. Y no se ve la luz al final del túnel. Será, en mi opinión, porque el régimen marcha por un túnel que no va a ninguna parte. O hacia ninguna luz. Y tal vez ya se haya dado cuenta.

Pero este acercamiento molesta a ciertos representantes o activistas de la más rancia izquierda mexicana.

Así, he recibido algunos comentarios irónicos de parte de varios de ellos.

“Que ya al fin tienen los cubanos a los gringos en su casa”.

“Que ya tendrán las McDonald’s, las Coca-Colas y lo demás que les toca”.

Que los cubanos (de la Isla) sabrán ahora lo que significa depender de los “americanos” que a la larga le cobrarán doble lo que hoy les dan sencillo.

Están “enojados”, el término más común en México para indicar molestia, disgusto. O sea, lo que en Cuba definimos como “bravo”.

Son personas enfermas.

Sí, quienes así piensan son enfermos, como igual lo son aquellos que a estas alturas continúan bramando a favor de la confrontación y la lucha de clases y el aniquilamiento de los opulentos y aun plantan una bandera roja junto al micrófono por el cual gritarán un discurso repleto de odio.

Es decir, los que no quieren dialogar. Los que niegan que de la discusión sale la luz.

No pocos de estos izquierdistas aztecas que están “enojados” porque según ellos el mando cubano cedió ante los gringos, comen cuatro veces al día, consumen ríos de gasolina, toman el té de las tres de la tarde y el whisky de las cinco.

Y, como si fuera poco, se dan una vueltecita por Cuba a cada rato. Unos como turistas politizados. Otros como clientes de las “jineteras”.

¿Por qué no han tomado por asalto las McDonald’s, los Walmart, las Sears que hay en su país?

¿Por qué critican la posibilidad de que Cuba en un futuro establezca el comercio con Estados Unidos y olvidan que el 70 % del comercio de su país se realiza con la nación del Norte?

Están enfermos. Como igual lo están, reitero, los que hoy continúan en las filas de la izquierda cochambrosa negada al avance, al desarrollo mediante el diálogo, el respeto mutuo.

Creo que es el momento en que, de una y otra parte, se obre en favor del mejoramiento de vida del cubano residente en su país.

Esa debe ser la divisa fundamental.

Luego, se verán las cuentas por cobrar.

Y lo demás que resulte.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Fotografiando un cartel alusivo a la visita de Obama colocado a la entrada de un restaurante en La HabanaFoto

Fotografiando un cartel alusivo a la visita de Obama colocado a la entrada de un restaurante en La Habana.