Actualizado: 26/05/2017 13:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Invasión, Canje

Tardocastrismo: resaca de batallas y victorias

En Batalla por la Indemnización. Segunda Victoria de Girón, los autores enfocan la solución negociada del problema de los prisioneros de guerra de la Brigada de Asalto 2506 con gruesos lentes de guataquería historiográfica

Comentarios Enviar Imprimir

Sin escape al futuro ni presente condigno, la carreta de la historia de Cuba se desplaza por inercia del pasado y sin oposición decente hacia la próxima estación del castrismo con Jefe de Estado y Gobierno sin necesidad de apellido Castro. A falta de la palabra viva de Fidel, su legado libresco se recicla por seguidores que incluso se vuelven más fidelistas que Fidel.

En Batalla por la Indemnización. Segunda Victoria de Girón (Casa Editorial Verde Olivo, 2018), el director de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, Eugenio Suárez, y la profesora universitaria Acela Caner enfocan la solución negociada del problema de los prisioneros de guerra de la Brigada de Asalto 2506 con gruesos lentes de guataquería historiográfica: “La batalla política por la indemnización culminó con la segunda victoria de Girón, cuyo artífice —como en la primera—, fue el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz”.

Vivir del cuento

Ni siquiera Castro consideró aquel episodio como batalla y victoria. Sólo libró la guerrita lingüística de puntualizar el objeto de las negociaciones como indemnización por los daños materiales de la invasión, en vez de canje o rescate de prisioneros, como hacía la administración Kennedy (1). Se cae de la mata que las negociaciones entrañaron las tres cosas, pero Suárez y Caner despiertan medio siglo y pico después con el malestar de haber bebido en exceso el triunfo en Bahía de Cochinos que, según el Dr. Sergio López-Rivero, permitió a Castro encontrar el asidero “que necesitaba la mitología revolucionaria para su consolidación simbólica en el poder”.

Al clausurar la Primera Plenaria Nacional de la ANAP, el 17 de mayo de 1961, Castro soltó: “Si Kennedy reconoce que los embarcó [a los invasores], pues ¡muy bien! ¡Qué manden 500 ‘bulldozers’ y se los devolvemos”. Tras fijar este día como “inicio de la batalla por la indemnización”, Suárez y Caner inventan que así Castro “desmoronó las expectativas de los imperialistas, que esperaban la aplicación de duras condenas para impulsar su campaña de descrédito contra Cuba.

Ante todo, nadie esperaba ya la pena de muerte. Castro había largado desde el 26 de abril —en la Ciudad Deportiva y delante de los propios prisioneros— que no habría fusilamientos. Cabía esperar largas condenas de cárcel, pero las expectativas de montar con ellas una campaña de descrédito no costan ni en las notas de Kennedy para la conferencia de prensa en que admitió su responsabilidad (abril 20) ni en las notas de Eisenhower sobre el análisis de la derrota con Kennedy (abril 22) ni en las notas previas a la declaración oficial de la Casa Blanca (abril 24) ni en ninguna otra fuente que no sea la resaca imaginativa de Suárez y Caner.

Antes que campaña de descrédito, Kennedy preparaba otra campaña militar. El 29 de abril se reunía ya con el Secretario de Defensa McNamara y el Almirante Burke, Jefe de Operaciones Navales, para planear la ocupación de Cuba en ocho días con otra invasión, esta vez de 60 mil hombres (2). Así que las únicas “expectativas de los imperialistas” eran liberar a los presos. Solo que Castro tuvo la ocurrencia de los bulldozers y Kennedy no podía menos que aprovechar esta oportunidad. A tal efecto coordinó por teléfono la formación del Comité Tractors for Freedom para recaudar fondos (3).

Suárez y Caner urden un toque de suspenso con que “alguien sopló al oído de Kennedy una fórmula intermedia: su administración no actuaría oficialmente, aunque brindaría calor a una especie de patronato privado”. Y dan otro guatacazo historiográfico al sentar que la ocurrencia de Castro puso a Kennedy ante disyuntiva de aceptar, “ratificando sus responsabilidades”, o rechazar, “duplicando la página del embarque”.

Kennedy jamás encaró semejante dilema, pues había admitido su tanto de culpa sin reservas. Afrontaba más bien la misma situación que sobrevino el 11 de marzo de 1961, al ponerse en duda el éxito del plan de invasión. El director de la CIA, Allen Dulles, advirtió entonces: “Don’t forget that we have a disposal problem” (4), esto es: si no damos curso a la invasión, ¿qué hacemos con los cubanos que entrenan en Guatemala? Engatusado por informes de “inteligencia” de la CIA, Kennedy dio luz verde a la Operación Zapata contra Castro. Tras el fiasco JFK distaba mucho de ser tan burro como para meter otra vez la pata dejando abandonados a los presos en Cuba.

En su resaca, Suárez y Caner olvidan que Castro salió a negociar, en vez de a dar batalla, porque también encaraba a disposal problem, tal como confesaría a Ignacio Ramonet: “¿Qué hacíamos nosotros con mil doscientos ‘héroes’ presos? Era mejor mil doscientos ‘héroes’ allá (…) ¿Qué nos importaba tener aquí a mil doscientos prisioneros que los de Miami iban a convertir en mártires?” (5).

De tractores a familias

Los 500 bulldozers solicitados por Castro valían unos 28 millones de dólares, pero el Comité ad hoc no pudo conseguirlos y se desbandó el 24 de junio de 1961. Al otro día se formó el Comité Cuban Families, pero su gestión también resultó infructuosa. Suárez y Caner componen su relato con que “la batalla por la indemnización se detuvo varios meses”.

Hacia marzo de 1962, Castro canceló el “ofrecimiento de la libertad [a cambio de] indemnización en maquinaria agrícola” y mandó a enjuiciar a los 1.194 prisioneros de guerra. Serían condenados el 7 de abril a 30 años, pero con la venia judicial de conmutar la prisión por indemnizaciones calculadas a ojo de buen cubero: $500 mil (3 acusados), $100 mil (223), $50 mil (584) y $25 mil (384), que suman $62,6 millones (6). Así afloraba otra oportunidad y el Comité Cuban Families envió una delegación a Cuba.

Sin intervención de la Casa Blanca, la negociación se replanteó el 10 abril —en casa de Berta Barreto de los Heros, quien representaba al Comité en Cuba— sobre la base de casi $3 millones ya recaudados a pulmón entre los familiares de los presos. El 14 de abril, Castro autorizó la salida de 60 reos heridos o muy enfermos como “crédito” y en señal de buena voluntad hacia el Comité (7). De este modo habría reiniciado su batalla contra el imperio en la imaginación de Suárez y Caner.

Uno de aquellos reos, Enrique (Harry) Ruiz Williams, suscitó que a Bobby Kennedy se le ocurriera que el abogado James Donovan —defensor del espía soviético Rudolf Abel y artífice de su canje en Berlín por un piloto y un estudiante americanos— mediara con Castro para liberar a los presos restantes. Lo demás es historia muy bien contada por los hijos de Barreto de los Heros y Donovan, Pablo Pérez-Cisneros y John Donovan, respectivamente, junto con Jeff Koenreich, funcionario de la Cruz Roja Americana (8). Suárez y Caner vienen a desfigurarla con su resaca de batalla y victoria e incluso inventan que Kennedy “intentaba ocultar su papel en la recaudación”, como si no hubiera sido de inmediato conocimiento público que la Casa Blanca gestionaba donaciones con unas 160 empresas, que llegaron a casi $53 millones en medicinas y alimentos.

Gracias a las negociaciones entre Donovan y Castro salieron de Cuba no solo los prisioneros de la Brigada 2506, sino unas 9 mil personas, entre ellas ciudadanos estadounidenses encarcelados que fueron canjeados por cubanos presos en USA (9). Vayamos a esta nota oficial del Gobierno cubano: “Las conversaciones entre el Comandante en Jefe Fidel Castro y el abogado norteamericano James Donovan, encargado de negociar el pago de la indemnización de 63 millones de pesos impuesta por el Tribunal Revolucionario a los invasores de Playa Girón, concluyeron el 21 de diciembre, en general, con un acuerdo satisfactorio” (10). A lo Suárez y Canel no cabría otra interpretación: Castro intentaba ocultar su batalla contra USA y hasta embarajó su propia victoria como un simple “acuerdo satisfactorio”.

Coda

Sin tomar aún conciencia de un país hecho leña que solo tiene la negociación con Estados Unidos como clave decisiva para salir del subdesarrollo, la intelectualidad orgánica del castrismo tardío parece más bien obsersionada con “la gloria que se ha vidido” en tiempos de guerra en vez de meterle el coco a eso de que “te convido a creerme cuando digo futuro”.


Notas

(1) Bohemia, 28 de mayo de 1961, 67 s. La tasación de estos daños subiría en menos de un año de $28 millones a $62.6 millones. Para 1999 serían reclamados los daños humanos causados por la invasión a razón de ___ por cada muerto y ___ por cada herido incapacitado, a pesar de que —en la misma ocasión precitada— Castro declaró que ni con “todo el oro de la Tesorería de Estados Unidos” se podría indemnizar “las vidas de nuestros combatientes caídos, las mujeres y niños asesinados”.

(2) McNamara, Robert: Cuban Contingency Plan, 1ro de mayo de 1961

(3) Paterson, Thomas: Contesting Castro, Oxford University Press, 1994, 139

(4) Schlesinger, Arthur: A Thousands Days, Mayflower-Dell, 1967, 206 s.

(5) Biografía a dos voces, Debate, 2006, 236. 240.

(6) En la cuenta de Suárez y Caner, la indemnización “ascendió a 62.300.000 dólares”.

(7) Otros cinco saldrían poco después por pago directo de sus familiares sin intervención del Comité.

(8) After the Bay of Pigs, Alexandria Library, 2007. Las bases documentales primordiales de este libro son los papeles de Berta Barreto de los Heros (Universidad de Miami) y de James Donovan (Universidad de Stanford) que Suárez y Caner parecen haber soslayado.

(9) Roberto Santiesteban, Marino Antonio Sueiro y José García Orellana, acusados de conspirar para volar edificios públicos e instalaciones militares, y Francisco Molina del Río, alias El Gancho, condenado por la muerte de la niña venezolana Magdalena Urdaneta el 21 de septiembre de 1960, en una balacera dentro de un restaurante en Manhattan entre banderías cubanas con motivo de la presencia de Castro en la XV Asamblea General de la ONU.

(10) Revolución, 22 de diciembre de 1962, 1.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.