Actualizado: 16/10/2017 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Humor

Con dinero y sin dinero…

Mientras haya con que pagar las pancartas y las banderitas que se reparten en las manifestaciones contra el imperialismo, no hace falta más.

Enviar Imprimir

1) La revista Forbes dice que el Comandante tiene 900 millones de dólares y el Comandante se mete seis horas por televisión explicando que él no tiene todo ese dinero. Conclusión: la revista Forbes odia al pueblo de Cuba.

2) Entre otras cosas, el Comandante ha dicho en televisión que si le demuestran que tiene 900 millones de dólares él renuncia al poder. Conclusión: el Comandante está en el poder por falta de pruebas.

3) El Comandante gana 900 pesos al mes y aun así se desplaza en medio de una manada de Mercedes Benz blindados y tiene a su disposición una guardia personal tan numerosa como el ejército belga, aunque mejor armada. Conclusión: con 900 pesos se pueden hacer maravillas.

Todo eso sin contar las casas, yates, aviones, helicópteros, clínicas, cotos de caza y refugios antiaéreos que el Comandante posee para su uso personal. De ahí que el Comandante haga tanto énfasis en el ahorro. Si con 900 pesos se pueden hacer tantas cosas, con un tercio de esa cantidad (que dicen ahora que es el salario promedio de los cubanos) cada compatriota, si fuera lo suficientemente ahorrativo, podría tener al menos un Mercedes Benz y un guardaespaldas.

Pero desgraciadamente las cosas no son así, y el cubano, con esa falta de visión estratégica que lo caracteriza, se gasta todo el sueldo en comida, que es, de todas las inversiones, la que más radicalmente se deprecia: da lo mismo que la gente coma frijoles que caviar, porque a las 24 horas el resultado de la inversión se convertirá en un montón de mierda, literalmente (sólo en el caso de los estreñidos demorará un poco más en depreciarse).

Así, mientras el resto de sus compatriotas se gastan el sueldo en langostas, bistecs de palomilla y vinos franceses, el Comandante se lo piensa tres veces antes de invertir cada centavo. Y si, por ejemplo, se compra calzoncillos y luego de usarlos una sola vez los quema es para proteger de cualquier ataque enemigo la fuente de la fuerza y la capacidad de resistencia de la revolución cubana, o sea, la entrepierna del Comandante.

Además, ni siquiera todos los bienes que se le atribuyen pueden ser considerados realmente suyos. El Comandante es un simple usufructuario de bienes pertenecientes a la nación, de los cuales hace uso en atención al cargo que ocupa, como ocurre con cualquier otro presidente en este mundo; sólo por el tiempo en que ejerza como titular en dicho cargo, que dejará de ocupar tan pronto se muera (o cuando le demuestren que, en efecto, lo que él usa en calidad de préstamo es realmente suyo), según ratificó recientemente.


« Anterior12Siguiente »
Castro y la revista ForbesFoto

(OMAR SANTANA)