Actualizado: 19/10/2018 10:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

ParlaCuba, Oposición, Disidencia

Algunas reflexiones sobre ParlaCuba

Para que la idea de ParlaCuba fructifique sería necesario que se adhieran un número significativo de grupos prodemocráticos del interior de Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

Como se ha dado a conocer en varios escritos, un grupo de demócratas cubanos están trabajando en constituir un Parlamento Cubano (ParlaCuba), por medio de Internet, donde confluyan todas las fuerzas prodemocráticas cubanas tanto del interior de Cuba como de la diáspora, en el cual se puedan encontrar diferentes ideologías y fuerzas políticas, (derechas, centros, e izquierdas, pero todas democráticas), proceso del cual seguramente emergerán figuras y fuerzas conciliadoras que tendrán como denominador común la democratización de Cuba.

Para que la idea de ParlaCuba fructifique sería necesario que se adhieran un número significativo de grupos prodemocráticos del interior de Cuba, además de los que residen en otros países.

Su membresía debería nutrirse de grupos jóvenes o relativamente jóvenes, además de veteranos luchares por la democracia de todas las tendencias.

De esa manera se mezclarían la vitalidad y hasta la intransigencia de la juventud, con la experiencia y la sabiduría de quieres por décadas han luchado contra la dictadura, lo que coadyuvará al surgimiento de figuras y fuerzas conciliadoras para continuar el debate y alcanzar el consenso necesario.

La relación entre los grupos de dentro y fuera, posibilitará reunir el conocimiento de la situación interna, con la experiencia democrática vivida en otros países durante años de exilio.

Aun cuando el ParlaCuba, por su naturaleza democrática es incluyente, en su seno deberá velarse siempre por el respeto a la diversidad y evitar a toda costa las manifestaciones sectarias y excluyentes de cualquier índole.

Igual, habrá que mantenerse alerta contra los intentos caudillistas de “Generales y Doctores” que puedan pretender capitalizar para intereses mezquinos, el movimiento que genere el ParlaCuba, de manera que la futura república no padezca de aquellos males.

Debemos tener presente que la actual oposición\disidencia, así como el régimen totalitario que gobierna, tienen un carácter ideológico muy marcado, por lo que habrán de subordinarse a los principios de la civilidad moderna y poner en primer plano los intereses generales de la población y la sociedad civil. Y esa será la clave que pueda mantener ensamblados a los distintos partidos y organizaciones, trabajando “con todos y para el bien de todos”.

Sin embargo, ParlaCuba no puede ser un obstáculo para el desarrollo de las diferentes plataformas políticas y civiles, cada una con sus agendas y variedad de métodos democráticos y pacíficos de actuación, sean de desobediencia civil, el periodismo independiente o mediante el arte contestário y militante, así como otros grupos de la sociedad civil independiente tales como, activistas contra la discriminación racial, de género, de opción sexual, activistas que traten de vincularse al actual sistema electoral cubano, sindicalistas y ambientalistas entre otros.

Los actuales promotores y otros futuros que impulsen las actividades de ParlaCuba deben poner a disposición de todos, materias fundamentales para la democratización de Cuba, elaborados por grupos políticos y de la sociedad civil ya existentes, para que sean ampliamente divulgados y debatidos en sus medios.

Cuando ParlaCuba se empiece a consolidar seguramente muchos otros grupos y personas de la oposición, la disidencia, la sociedad civil y el propio entorno del Gobierno que, en sus inicios no entendían o compartían este método, o simplemente no tenían confianza en sus posibilidades de éxitos, se incorporarán efectivamente, en la medida en que constaten de que se trata una vía ideal para lograr la integración de las diferentes plataformas prodemocráticas como alternativa al totalitarismo actual por la vía institucional sin espacios para caudillismo, “comandantes en jefes” o dueños absolutos.

Sería una forma de concretar la educación y preparación para la democracia que los cubanos necesitan para un futuro cada vez más cercano y para el cual evidentemente no estamos suficientemente preparados.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.