Actualizado: 21/10/2020 20:29
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Veciana, Obituario, Contrarrevolución

Antonio Veciana: Alpha y Omega

Así como había conspirado contra Batista, Veciana lo hizo contra Castro

Comentarios Enviar Imprimir

Aplastado por sus 91 años, Antonio Carlos Veciana Blanch falleció en Miami como el exiliado que mejor habría celebrado el nacimiento de la revolución cubana. El 26 de julio de 1973 recibió una maleta con 253 mil dólares de manos de su manejador en la CIA, David Atlee Phillips, alias Maurice Bishop, en el estacionamiento del canódromo de Flager (Miami). Así lo contó Veciana el 2 de marzo de 1976 a Gaeton Fonzi, quien como investigador del Comité Selecto de la Cámara de Representantes de EEUU sobre Asesinatos (HSCA) andaba tras las pistas de quiénes habían matado al presidente Kennedy.

Veciana no reportó aquel ingreso al IRS, pero sí cuatro planes a la contrarrevolución cubana para arrancársela a Fidel Castro: de un bazucazo contra la tribuna del Palacio Presidencial (1961); a tiro limpio en Chile con una pistola oculta en cámara de TV (1971), de un balazo en la cabeza con rifle de largo alcance al hacer escala en Ecuador de regreso a La Habana (1971) y de un bombazo con C-4 dentro de pelota de softbol que sería lanzada al paso del quídam por las calles de Nueva York (1979).

Por el jardín de los senderos que se bifurcan

Al malograrse el primer atentado, Veciana se largó de Cuba en bote con su suegra [1] y llegó a Cayo Hueso el 7 de octubre de 1961. Además de los $100 mensuales del presupuesto de USA como asistencia a refugiado, Veciana consiguió expediente de personalidad [201-312966], nombre en clave [AMSHALE-1] y aprobación operativa provisional (POA) de la CIA. Hacia febrero de 1962 plantaba en Puerto Rico la semilla que germinó como Alpha 66. De semejante denominación para un grupo paramilitar anticastrista daría dos versiones:

  • A Fonzi dijo que Alpha 66 era brainchild de Bishop y debía su nombre a la primera letra del alfabeto griego, como símbolo del comienzo de su guerra contra Castro, combinada con el número de personas reclutadas inicialmente [2].
  • A Tomm Hartman —en entrevista del 2 de junio de 1993— repitió aquello de la letra griega, pero atribuyó el número a su gusto personal por el logotipo de la compañía petrolera Phillips 66 [3].

Veciana bifurcaría también los senderos narrativos de su relación con Bishop, al extremo de que hasta el seguroso Fabián Escalante se confundió con que Phillips había reclutado a Veciana en 1959 [4]. La primera aparición de Veciana en archivos de la CIA data del 9 de diciembre de 1960 [5] y la parte desclasificada del expediente operativo acredita que Phillips espantó la mula de Cuba en febrero de 1960 sin indicio alguno de haber contactado a Veciana.

Esta desclasificación parcial obligó a Veciana a embarajar la fecha de su reclutamiento por Bishop, que había fijado ya en mediados de 1960 o 1960 al ser entrevistado por Fonzi en la cárcel [6] hacia marzo de 1976, en libertad bajo palabra por Dick Russell para New Times hacia junio del mismo año y bajo juramento por el HSCA el 26 de abril de 1978.

Para septiembre de 2014, Veciana bifurcaba aquella fecha hacia fines de 1959 en el simposio del Centro de Investigación y Archivos del Asesinato (AARC). Su biografía a dos voces (con Carlos Harrison: Trained to Kill, Skyhorse Publishing, 2017) precisa que había sido reclutado por Bishop “just a few days after Jack Ruby departed Cuba” (página 40). Sólo que antes de salir Ruby de Cuba, el 11 de septiembre de 1959, Phillips andaba con pies de plomo por La Habana sin posibilidad de hacer labores de reclutamiento.

A principios de agosto la CIA detectó que una reunión de conspiradores contra Castro —el 31 de julio, en casa del hacendado Gustavo de Los Reyes— había sido infiltrada y hasta grabada por el G-2 [7]. Phillips asistió a esta reunión junto con el gerente de King Ranch, Jack Malone. Aunque reportó haber sido discreto, la brecha de seguridad determinó que la CIA ordenara a Phillips tomar extremas precauciones y acabara por mandarlo de vuelta a casa [8].

Senderos del asesinato de JFK

Al parecer la relación de Veciana con Phillips se fraguó más bien al calor de las acciones de Alpha 66 contra Castro y destelló con el atentado a Kennedy. En su biografía a dos voces, Veciana reiteró (página 122) el testimonio ante el HSCA de haber advertido, al llegar al punto acordado con Bishop en Dallas, Tejas, a fines de agosto o principios de septiembre de 1963, que Phillips conversaba con un joven que se alejó enseguida sin articular palabra. Cuando salió por televisión la imagen del sospechoso de matar a Kennedy, Veciana reconoció a Lee Harvey Oswald como aquel joven. La biografía abunda (página 124) en que:

  • Antes del asesinato, Bishop había estado preguntándole sobre cómo conseguir una visa en el consulado cubano de Ciudad México, a sabiendas de que su prima Hilda Veciana se encontraba allí por ser la esposa del ataché comercial, Orestes Guillermo Ruiz Pérez [9].
  • Después del asesinato, Bishop se apeó con que Veciana convenciera a Ruiz Pérez para que desertara y, a cambio de bonita suma, testificara que los servicios de inteligencia de Castro habían dado instrucciones precisas a Oswald de matar a Kennedy.

Escalante no parece estar confundido al sospechar que Veciana dice la verdad a medias y oculta que conspiraba con Phillips en contra de Kennedy, pues antes del asesinato Hilda Veciana pasó por una experiencia vital indiciaria. En el corto trayecto a pie desde su casa hasta la embajada cubana en México se topó con un rollo de dólares en la acera y un mexicanito se acercó para decirse algo así como “Señora, agarre ese dinero, que es suyo”. Ella se asustó, apretó el paso y entró agitada a la sede diplomática. Como esta se hallaba bajo vigilancia fotográfica constante desde un puesto [LIONION] montado por la CIA enfrente, Escalante considera que así trataron obtener fotos comprometedoras para ablandar a Ruiz Pérez.

Prehistoria

Por encima de la pobreza y el asma, Veciana se graduó en la Universidad de La Habana, entró con 25 años a trabajar en el Banco Nacional de Cuba y llegaría a presidir la Asociación Nacional de Contadores Públicos. Para 1958 era contralor de Julio Lobo, el Rey del Azúcar, en su Banco Financiero. Y así como había conspirado contra Batista, Veciana lo hizo contra Castro. Sería Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), liderado por Manolo Ray, exministro de Obras Públicas tronado por Castro. A la jefatura de Veciana se atribuyen una serie de sabotajes con petacas explosivas, suministradas por la CIA, que llegaron al clímax el 13 de abril de 1961 con la quema de El Encanto.

A la guerra de Veciana dentro siguió su guerra afuera con las operaciones navales de Alpha 66, que para marzo de 1963 pusieron a Kennedy contra la pared. A instancia de Phillips, Alpha 66 atacó barcos soviéticos en puertos cubanos para torpedear el entendimiento con Jrushchov que había resuelto la Crisis de los Misiles. JFK se encabronó y los federicos cayeron en pandilla sobre Alpha 66. Veciana cambió entonces de palo de incursiones pa’rumba de infiltraciones.

Sólo que ya Castro había infiltrado Alpha 66 y hasta el jefazo militar Eloy Gutiérrez Menoyo caería preso al infiltrarse en Cuba. Veciana colgó los guantes de Alpha 88 y marchó a Puerto Rico para dedicarse a promover música y deportes.

Poshistoria

En la primavera de 1968, Veciana quedó emplantillado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) como consultor del Banco Central de Bolivia, pero realmente continuaba trabajando para Phillips. Y Fabián Escalante continúa sumido en confusión al traer a colación a Veciana en la movida de la CIA que acabó con Che Guevara [10]. Veciana aterrizó en La Paz seis meses después de haber muerto aquel. Tras prestar servicios a Phillips en la misión de tumbar a Salvador Allende, Veciana regresó a EEUU a mediados de 1972. Para el verano siguiente sería acusado de andar por ahí con siete kilogramos de cocaína boliviana.

El 21 de septiembre de 1979, Fonzi entregó al HSCA el informe que estrechaba el cerco en torno a Phillips sobre la base de entrevistas con Veciana. Por casualidad, ese mismo viernes fue baleado el auto con que Veciana doblaba la esquina de Calle 19 y Avenida 29 en el Noroeste de Miami. Un fragmento de la bala que dio en el espejo retrovisor se alojó en la cabeza de Veciana encima de su oreja izquierda. El herido culpó de inmediato a Castro, pero hacia 1991 bifurcaría la explicación. Al tratar Bill O’Reilly de abordarlo para indagar sobre el asesinato de JFK, Veciana se excusó con que “ellos (sic) me hirieron en la cabeza”.

Notas

[1] La suegra de Veciana había alquilado el apartamento donde iba a emplazarse la bazuca, en el octavo piso del edificio de Avenida de las Misiones marcado con el número 29.

[2] Fonzi, G.: The Last Investigation, Thunder's Mouth Press (1993), 131

[3] Cuban Information Archives, Documento 0330

[4] Escalante, F.: The Secret War, Ocean Press (1995), 95

[5] HAVA 7133 a DIR [Langley] – Número de Registro NARA 104-10181-10434. Veciana se le apareció al jefe de la estación CIA en La Habana, James Noel, con un plan para matar a Castro. Amén de rechazarlo, Noel reportó que Veciana era wild.

[6] Dos días antes de recibir la maleta premiada, Veciana fue arrestado por narcotráfico y salió con fianza. El 14 de enero de 1974 encajaría condena de siete años con derecho a libertad bajo palabra luego de cumplir tres. La sentencia fue ratificada en apelación [U.S. v. Ariel Pomares and Antonio Veciana, 499 F.2d 1220 (2d Cir. 1974)].

[7] Esta reunión confirma por qué el subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Dick Rubottom, explicaba que desde junio de 1959 la Casa Blanca había decidido que “no era posible lograr nuestros objetivos con Castro en el poder”, así como destruye la presunción con que historiadores como el Dr. Rafael Rojas tratan de justificar que el gobierno de USA no se enfiló contra Castro desde mediados de 1959, por el apretón de la reforma agraria, sino hacia la primavera de 1960, por enrumbar Castro derechito al comunismo.

[8] HAVA a DIR, Despacho de 18/09/1959; NARA 104-1026710158

[9] Como Veciana había cifrado esperanzas en que Ruiz Pérez se pasaría a la contrarrevolución, la CIA procedió bautizarlo como AMAUTO-1 con expediente de personalidad 201-735296, pero Ruiz Pérez seguiría como si nada en el MINREX hasta llegar a viceministro de Economía.

[10] Entrevista con Jean-Guy Allard: Who had the means and motives to kill Kennedy in 1963?, GranmaInternational, 5 de junio de 2005


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.