Actualizado: 11/11/2019 11:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Comunicación

Celia Cruz vende televisores

Los autores dan la batalla para la exhibición de sus obras censuradas, pero la historia no progresa en la radio y la televisión.

Comentarios Enviar Imprimir

Conocido también por sus videoclips de autores y grupos musicales locales, Giroud enfrenta por primera vez los sinsabores de la mordaza oficial.

"Prefiero que no transmitan un trabajo mío a que me manden a cambiar planos o quitar fragmentos. Tampoco me interesa mucho que me den explicaciones. Es tan grave el hecho de que te silencien, que poco importa la razón que tienen en cuenta para ello, porque nunca será suficiente para el silenciado".

Giroud se halla en plena filmación de Omertá, una cinta sobre la mafia italoestadounidense en La Habana de los años cincuenta a partir de Jaime Casielles, valet en Cuba del capo Meyer Lansky. Sin rodeos, apunta sus lanzas contra la pequeña pantalla.

"El problema está en la televisión, que evoluciona a pasos de tortuga. Estos músicos (Tesis de Menta) son víctimas de censores, como lo fue en sus días el trovador Silvio Rodríguez, y lo curioso es que en Cuba siguen cantando, escribiendo, pintando y prestigiando al país muchos 'artistas malditos'".

Rufo diserta

No todos los vídeos conflictivos como Mi generación acaban en el foso de la censura. Mala leche, un tema de Nasiry Lugo, líder del grupo Moneda Dura, llegó a la pantalla luego de una batalla de correos electrónicos y la propia intervención del autor ante los inquisidores del Partido Comunista.

"La letra comenta, desde la gracia del humorismo y el poder desalienante de la parodia, decenas de contrariedades en la vida del cubano de ahora mismo: la guagua que no llega, los apagones (ya menos, a Dios gracias), la cuenta de la electricidad que se dispara, etc., etc. Todo eso, además de puntualmente cierto, resulta secundario, al lado de la idea primordial: a los problemas sociales, a los huecos negros de todos los días, no les añadamos el mal trato, el atropello, la mala leche", escribió el crítico Rufo Caballero en el periódico Juventud Rebelde a tenor de la polémica mediática.

Caballero, uno de los especialistas en medios masivos de mayor reputación en la Isla, consignó las disyuntivas actuales del ejercicio de la crítica periodística y tal vez de toda la crítica social que pueda hacerse.

"Pareciera haber dos actitudes posibles: ocultar, sumergir los problemas; o discutirlos con transparencia y con firmeza".

El autor de El caballete, una sección de comentarios sobre audiovisuales en el programa Lucas, aprovechó el filón para ir más lejos y hacer trizas viejas excusas políticas.

"Hay cosas que definitivamente están cambiando en este país, y debemos estar atentos a esos cambios. Atrás quedaron los tiempos en que la defensa del proyecto de soberanía se convertía en coartada para impedir los cambios necesarios", sentenció Caballero.

Retórica ministerial

La percepción del crítico parece adelantada e ilustra lo zigzagueante de un sistema que evoluciona lentamente hacia posiciones menos dogmáticas, pero muy a la zaga de la retórica permitida en los medios.

Tan sólo la interdicción de Mi generación puede echar por la borda esas conjeturas sobre la superación de tiempos pasados.

Hasta el ministro de Cultura, Abel Prieto, sale mal parado al sugerir que la censura sólo vive en la imaginación de los enemigos.

"Creo que la idea de una censura ejercida por funcionarios o burócratas contra los artistas cubanos, para silenciarlos y domesticarlos, sólo está presente en las campañas contra Cuba", señaló Prieto en el Foro Cultura y Mercado, organizado por Casa de las Américas y la revista digital La Jiribilla.

Nadie quiere tener una palabra tan fea en su vocabulario. Sólo que a veces no queda más remedio, según el castrismo.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.