Actualizado: 13/07/2020 12:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Directorio, Chomón, Insurrección

Chomón: La fierecilla domada

A la caída de Batista, Chomón ocupó con puro simbolismo mediático el Palacio Presidencial, mientras Camilo y el Che se apoderaran de los cuarteles claves de Columbia y La Cabaña

Comentarios Enviar Imprimir

“Debía el doctor Castro ser más prudente y responsable al hablar. Debía el doctor Castro recordar que aquí estamos los hombres del Directorio Revolucionario [DR] y que a ninguno nos puede dar lecciones de civismo, sacrificio, patriotismo, valentía ni desprendimiento. Debía el doctor Castro recordar que, mientras él estaba en México y los Estados Unidos, nosotros librábamos nuestra lucha con José Antonio Echevarría siempre al frente, en las calles de La Habana; que aún él no había arribado a playas cubanas y ya nuestro Rubén Aldama caía asesinado, en el mes de mayo de 1956, trabajando con el Directorio Revolucionario. Debía el doctor Castro recordar que todavía no había llegado él a Oriente y ya el Directorio Revolucionario atentaba contra los coroneles Blanco Rico y Tabernilla, mientras él desde México lamentaba la muerte del primero. Debía recordar el doctor Castro que mientras él estaba en las empinadas sierras orientales, nosotros en La Habana tiroteábamos el Castillo del Príncipe, propiciando la fuga de varios compañeros; le tirábamos al coronel Orlando Piedra, quemábamos 15 perseguidoras en Ambar Motors, y a pecho descubierto fuimos en plena capital a ajusticiar al déspota en su propia madriguera” [1].

Así respondió Faure Chomón Mediavilla (Manatí, 15 de enero de 1929-La Habana, 5 de diciembre de 2019) a Fidel Castro por la carta [Sierra Maestra, 14 de diciembre de 1957] en que había despachado como menudo de pollo a Chomón y demás firmantes del Pacto de Miami: “Mientras los dirigentes de las demás organizaciones que suscriben ese pacto se encuentran en el extranjero haciendo una revolución imaginaria, los dirigentes del Movimiento 26 de Julio [MR-26-7] están en Cuba, haciendo una revolución real” [2].

Hipóstasis de la revolución

Aunque las estrategias de guerrilla urbana del DR y rural del MR-26-7 contra la dictadura de Batista habían confluido en la llamada Carta de México, firmada el 29 de agosto de 1956 por Castro y Echeverría, presidente de la FEU y líder del DR [3], ni este apoyó el desembarco del Granma ni aquel respaldó el ataque al Palacio Presidencial.

Al dar por Radio Reloj —el 13 de marzo de 1957, a eso de las 3:21 de la tarde— la fake news de que el dictador acababa de ser ajusticiado revolucionariamente en su propia madriguera, Echeverría tiró también pa’ la tonga al MR-26-7: “Somos nosotros, el Directorio Revolucionario, la mano armada de la Revolución Cubana, los que hemos dado el tiro de gracia a este régimen”. Castro se plantó entonces más firme todavía en su convicción que la hegemonía política del MR-26-7 estaba amenazada por el DR.

El fiasco del asalto a Palacio, la muerte de Echevarría y el infortunio de su lugarteniente, Fructuoso Rodríguez, junto a otros en Humboldt 7 rebajaron el protagonismo político del DR, que a la postre (rebautizado DR 13 de Marzo) adoptaría la estrategia de Castro y armaría su guerrilla rural en la Sierra del Escambray, con militantes exiliados [4] que salieron de Miami en el yate Scapade y entraron a Cuba por la playa de Santa Rita (Nuevitas) el 8 de febrero de 1958.

Castro envió un mensaje solidario y la ulterior confluencia de la columna del Che Guevara con la guerrilla del DR-13-3 en el Escambray (Foto - [5]) parecía dar continuidad a la Carta de México, pero Castro dejaría bien clara en otra carta [Palma Soriano, 26 de diciembre de 1958], dirigida confidencialmente al Che, la concepción estratégica de ¡Todo el Poder al MR-26-7!:

“La guerra está ganada [como] consecuencia de una sola cosa: nuestro esfuerzo. No tiene sentido aupar [a] un grupito cuyas intenciones y cuyas ambiciones conocemos sobradamente, y que en el futuro será fuente de problemas y dificultades. Tan soberbios y presumidos son, que ni siquiera han acatado tu jefatura, ni la mía, pretenden erigir una fuerza militar autónoma y particular que no podremos tolerar de ninguna forma. Quieren en cambio compartir los frutos de nuestras victorias para robustecer su minúsculo aparato revolucionario y presentarse el día de mañana con toda clase de pretensiones. Es necesario que consideres este aspecto político de la lucha en Las Villas como cuestión fundamental” [6].

Transiciones revolucionarias

A la caída de Batista, Chomón y su guerrilla ocuparon con puro simbolismo mediático el Palacio Presidencial, mientras Castro mandaba, con pura lógica militar y mira política, que las columnas de Camilo Cienfuegos y el Che se apoderaran de los cuarteles claves de Columbia y La Cabaña para evitar que las armas se repartieran entre todos los grupos antibatistianos.

Cienfuegos impuso la Ley Marcial en La Habana y el DR 13 de Marzo rehusó entregar el Palacio. Para el 5 de enero de 1959, el presidente Manuel Urrutia —escogido por Castro en la misma carta de repudio al Pacto de Miami— hacía el vuelo Santiago-Habana y entraba en Columbia. De allí partió una delegación a Palacio y aquí Chomón se bajó de esa nube que apareció en su precitada respuesta a Castro: “El Directorio Revolucionario considera que ninguna organización puede ni debe en la forma exclusivista planteada por el doctor Castro reclamar para sí la representación única de una revolución que hace Cuba entera”. Chomón aseguró ahora al MR-26-7 que el DR 13 de Marzo sólo quería “que se reconociera su personalidad revolucionaria y la sangre vertida por sus miembros” [7]. A las siete y cuarto, Urrutia entró a Palacio.

Al otro día, el presidente provisional pregonó por el periódico del MR-26-7 su concepción del Gobierno Revolucionario: “Cuantos intervinieron en esta brega tendrán allí su representación” [8]. Sin embargo, ningún líder del DR 13 de Marzo desempeñaría cartera ministerial durante la administración Urrutia, a pesar de que el caricaturista Silvio Fontanillas sacó una historieta sobre “Barbas de Actualidad” con la secuencia Castro, Cienfuegos, Chomón y el Che [9].

Castro tomó en serio la reeducación de Chomón y lo mandó a la mejor escuela de instrucción revolucionaria —la Unión Soviética— como su primer embajador allí. Chomón había elogiado ya al campo socialista [10] y sería el único líder del DR 13 de Marzo en la Dirección Nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y del Partido Unido de la Revolución Socialista (PURS). Así y todo, nunca formó parte del Politburó del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su paso por la Administración Central del Estado sería brevísimo, como titular (1962-63) del Ministerio de Comunicaciones. Medraría como Primer Secretario del PCC en la recién estrenada provincia de Las Tunas (1976-80).

Estado totalitario en cierne

Nada más que entró en La Habana el 8 de enero de 1959, Castro remachó el monopolio de las armas como rasgo esencial de su Estado totalitario por venir. Durante su discurso triunfal en Columbia desarmó retóricamente al DR 13 de Marzo en este pasaje crucial: “Hay elementos de determinada organización revolucionaria (sic) que están escondiendo armas [y] están contrabandeando armas. Yo les voy a hacer una pregunta: ¿Armas para qué? ¿Para luchar contra quién?; ¿Contra el Gobierno Revolucionario, que tiene el apoyo de todo el pueblo?” Poco después, Chomón daría pie forzado a otro rasgo esencial de aquel Estado con la idea de “una asamblea de todos los sectores revolucionarios [como] el gran instrumento organizativo de la revolución cubana” [11], que cuajaría como partido único.

Coda

En el exilio temprano, el caricaturista Antonio Prohías representó a Chomón como ratón, así como a Castro como mofeta, Raúl Roa como pavo real, Osvaldo Dorticós como cucaracha, Efigenio Amejeiras como cobra, Blas Roca como gallina… [12]. Ya todos fallecieron, pero la rebelión en la granja República de Cuba pervive bajo el mandamiento clásico de que todos los animales son iguales, aunque algunos sean más iguales que otros.

Notas

[1] “El Directorio Revolucionario hace pública su posición ante las declaraciones del Doctor Fidel Castro que dan por terminadas las labores de la Junta de Liberación Cubana”, en BNJM, Fondo 1952-1958 (sin fecha ni lugar de impresión). Según tertuliano de este foro, a este fondo se tiene acceso ya sólo con permiso del Consejo de Estado.

[2] “Señores dirigentes del Partido Revolucionario Cubano, Partido del Pueblo Cubano, Organización Auténtica, Federación Estudiantil Universitaria, Directorio Revolucionario y Directorio Obrero Revolucionario”, en BNJM, Fondo 1952-1958. Esos dirigentes eran Manuel Antonio de Varona, Roberto Agramonte, Carlos Prío, Juan Nuiry, Chomón y Pascasio Lineras, respectivamente. El pacto se había formalizado en Miami Beach, el 15 de octubre de 1957, con el Documento de Unidad de la Oposición Cubana frente a la Dictadura de Batista y la formación de la Junta de Liberación Cubana. Castro desacreditó a su Delegado de Asuntos Bélicos en el Extranjero, el moncadista Léster Rodríguez, y al economista Felipe Pazos, quienes habían participado en nombre del MR-26-7. La junta se desinfló.

[3] Cf.: Granma. Compilación de Documentos, La Habana: Centro de Estudios de Historia Militar (1981), 78 s. Al salir esta carta hubo conmoción en la Universidad de La Habana. La presidenta de la Escuela de Pedagogía, Elvira Díaz Vallina, y otros tres presidentes de escuela sazonaron al secretario de la FEU, René Anillo, quien había acompañado a Echeverría a la reunión con Castro, porque la alianza con Castro no se había discutido en ni se comunicó a la dirección colegiada de la FEU. Se alegó que Echeverría debía haber firmado en nombre del DR y no de la FEU, pero se caía de la mata que, como el DR llevaba apenas seis meses de constituido, el pedigrí de la FEU pesaba más en la declaración conjunta de ir contra Batista por las malas. El vicepresidente de la FEU, Fructuoso Rodríguez, calmó los ánimos y consiguió que la FEU ratificara la carta.

[4] Chomón llegó a Miami el 24 de abril de 1957, como nuevo líder del DR, tras evadir la cacería derivada del asalto a Palacio, que el 20 de abril había cobrado ya las vidas de Fructuoso Rodríguez y otros militantes del DR en Humboldt 7. El lugarteniente de Chomón, Rolando Cubela, estaba ya en exilio por balear de muerte al jefe del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) batistiano, coronel Antonio Blanco Rico, el 27 de octubre de 1956 en el cabaret Montmatre.

[5] De izquierda a derecha (de pie): Jorge Martín, Humberto Castelló, Faure Chomón, René Rodríguez, Rolando Cubela, Che Guevara y Ramiro Valdés; (arrodillados): José Moleón y Raúl Nieves. Tomada el 21 de octubre de 1958 en el campamento de Dos Arroyos (Escambray).

[6] Cf.: La contraofensiva estratégica, La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado (2010), 343 ss.

[7] “La entrada del presidente Urrutia en Palacio”, Bohemia, 11 de enero de 1959, 88. En este mismo número (pp. 56-59) se publicaron las notas de Mario García del Cueto “El aporte del Directorio Revolucionario en la lucha contra la tiranía”.

[8] Revolución, 6 de enero de 1959, 1.

[9] “Apuntes sobre la Revolución”, Bohemia, 18-25 de enero, 166 s. José Antonio “Pepín” Naranjo, fundador del DR, sustituyó el 11 de junio de 1959 a Luis Orlando Rodríguez como Secretario de Gobernación y trajo a Cubela de Subsecretario, pero el trampolín de Pepín fue que, siendo Delegado en el Exterior del DR 13 de Marzo, había desviado a la Sierra Maestra para el MR-26-7 un avión cargado de armas destinado al DR 13 de Marzo en la Sierra del Escambray. Pepín llegaría a ser valet de Castro.

[10] “Elogia Faure Chomón a China comunista y a la Unión Soviética”, Diario de la Marina, 27 de noviembre de 1959, 1.

[11] “Somos partidarios de la unidad sincera de las fuerzas revolucionarias”, Bohemia, 18-25 de enero de 1959, 72 ss.

[12] “Zoológico”, El Avance Criollo [Miami], 3 de febrero de 1961, 15.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.