Actualizado: 19/05/2018 11:41
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Homosexualismo, Homofobia, Mariela Castro

Continúa y continuará la función

Pese a las gestiones de Mariela Castro Espín, perviven en Cuba los gestos y actitudes homofóbicas

Comentarios Enviar Imprimir

Como sucede en esta fecha, el pasado sábado se celebró en la capital del País, la Sexta Jornada Cubana contra la homofobia, comandada y dirigida por la doctora Mariela Castro Espín, directora del Centro nacional de Educación Sexual (CENESEX), que durará hasta el 17.

Por supuesto, la TV Nacional transmitió parte del desfile inicial y algunas acciones en el Pabellón Cuba del Vedado habanero. Por supuesto también en la marcha, que por supuesto, no podía faltar y en primera fila la Dra. Castro, acompañada por homosexuales y no homosexuales, donde captamos muy disimuladamente miembros del Ministerio del Interior vestidos (of course) de civiles, que pensamos lo habrán sufrido cuando a sus lados tenían codo con codo. De seguro a algunos de estos militares, sufrieron de una hipertensión casi crónica.

Esta sexta jornada al parecer será como las anteriores. Pero bueno, a lo que vamos. Pese a las gestiones de la Sra. Espín, quien merece hasta cierto punto el aplauso, la homofobia en Cuba está latente, tan latente desgraciadamente.

Y anoto latente, porque por lo sé por experiencia propia. Vivo en un barrio donde existen una secundaria y un preuniversitario que, a veces, cuando un homosexual pasa por sus lados, y en ese momento salen de las aulas muchachos y jóvenes, éstos comienzan a mostrar miradas burlonas, gestos de rechazo, cuando no le chiflan y le dicen “¡loca!, ¡qué loca eres!” al que pasó hace un instante.

Y es que entonces, ¿cuál es al respecto en la educación tanto familiar como escolar que reciben estos futuros hombres y mujeres sobre este tema? ¿Nadie los orienta sobre lo que conlleva ser un homosexual? ¿La Dra. Mariela Castro desconoce de estas situaciones de rechazo y burla que no sólo sucede en mi ciudad matancera, sino en otras partes de nuestra Isla?

Esta negativa reacción, supongo que, cuando los nombrados lleguen a edades adultas el arrastre que llevarán hacia estos hombres y mujeres lo más seguro será peor, porque lo que no se enseña a esas edades, con el tiempo se mantendrán sin lugar a dudas.

Como conozco también por desgracia que en ciertos hogares donde dos hermanos casi ni se tratan, porque uno de ellos es homosexual y el otro un clásico homofóbico, y ambos ni se tratan, y cuando no les quedan otro remedio de tratarse, la conversación es más que lacónica. Y ojo, jamás lo verán juntos de la puerta de la calle, y muchos menos transitar juntos por las calles.

Este tipo de rechazo, con su cuota de burlas e incomprensiones, que de cierta manera se origina en nuestros hogares, tiene como resultado que el llamado homosexual, cuando puede librarse de un entorno hogareño, busca donde vivir aparte, aunque la soledad lo castigue sin misericordia alguna. O si no, busque a otros que tienen su misma preferencia sexual.

La homofobia en Cuba, y que me perdone la Dra. Castro, costará dios y ayuda para desaparecerla. Digo si desaparece de por sí. Porque nadie queda exento de culpas. Nadie. La familia, el mismo Gobierno, y la población en sentido general.

Ser pájaro sin alas, gestual y hablar diferente, recurrir a maquillajes llamativos, buscar alguien para resolver sus ansias sexuales, o si no, comprometerse a manera de un matrimonio, que por cierto, para no pecar de ser crítico no sólo en Cuba, sino en otras partes también, y pese a las gestiones que se realizan con el objetivo de lo hasta ayer era casi como un pecado de lesa humanidad, hoy se vea ya como normal, y no quiero ser fatalista, sí, puede que decrezca la repulsión sobre y contra ellos, donde el tiempo será el que diga la última palabra, digo, si hay esa última palabra, porque por lo visto y oído, continuará la función.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.