Actualizado: 21/11/2019 17:15
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad civil, Intelectuales, Diálogo

Cuba Posible

Quien busque una consigna o una arenga no debería visitar Cuba Posible. Pero el que busque razonamientos, datos y argumentos quizá encuentre en la complejidad de esta publicación la calma y la simpleza

Comentarios Enviar Imprimir

Desde La Habana recibo por email un dossier de Cuba Posible; contiene su último evento que se llamó “La Justicia en Cuba: Pasado, presente y futuro”. Qué tema. Son dos conferencias, siete ponencias en dos paneles, un debate y al final la visión de un periodista. Cuba Posible es una plataforma de filiación católica con sede en la ciudad de Cárdenas. Como su nombre indica, su objetivo es el futuro de la isla y declara que no quiere ser partido político, aunque aboga por una “Oposición Leal” al gobierno unipartidista revolucionario. ¿Qué será una oposición leal?

Como a casi todo lo cubano —aunque en voz baja porque no se le conoce mucho todavía— le ronda la polémica. Pero parece que a Cuba Posible la crítica no le daña demasiado porque al contrario, publica a quienes la critican: querrá convertir la polémica estéril en debate fructífero. La trinchera en asambleas. ¿Será posible una Cuba así?

Todo tiene que ver con el relevo político de la “generación histórica” que ha conducido el gobierno cubano desde 1959 hasta hoy. Para algunos, la transición en Cuba, ha ido encontrando su respuesta económica — tímida o no— en los últimos años; pero para otros gran parte de esa respuesta, por ejemplo los derechos ciudadanos y su relación con el poder gubernamental, camina coja por los caminos de la incertidumbre y no hay evidencia de que —aún para mantener los estándares sociales de la revolución y su carácter— existan las bases para una evolución que los garantice y los mejore en este siglo XXI. En otras palabras: incluso para “perfeccionar el socialismo” que es el eufemismo oficial para el progreso en Cuba, serían necesarios cambios legislativos, constitucionales y judiciales que modifiquen la cultura política por la que ha transitado ese país hasta el momento.

Habrá dos dudas poniendo en tela de juicio a Cuba Posible. Una que es la astuta maniobra del gobierno cubano y otra que es la astuta maniobra del gobierno americano. Lo que sucede es que poco importa de quién sea la “astuta maniobra”, porque tiene un talante tan racional, inclusivo, nacional, honesto e informado que merece la pena conocerla.[1]

No hay quien le garantice el éxito ni la permanencia. En Cuba ha habido antes grupos de pensamiento parecidos, comprometidos con el mejoramiento nacional desde dentro del sistema y el ejercicio de ideas más o menos toleradas. Pensamiento Crítico en los setenta, el Centro de Estudios sobre América en los noventa, son algunos que afloran a la memoria sin querer ser exhaustivo ni infalible. Ninguno existe ya. La respuesta la tiene, como en casi todos los ámbitos socio-económico-ideológicos cubanos, el gobierno de la isla y la dirección del Partido Comunista.

Cuadernos de Cuba Posible” se denominan en la página web de esta plataforma, lo que he llamado “dossier” al principio de esta nota. El que recibí sobre la justicia en Cuba no es el primero ni el único. Cito un par: Por un consenso para la democracia; Derechos individuales y sociales; y muchos más. Es difícil concebir cómo escriben tanto, se diría que tienen mucha prisa. Quien busque una consigna o una arenga no debería visitar Cuba Posible. Pero el que busque razonamientos, datos y argumentos quizá encuentre en la complejidad de esta publicación la calma y la simpleza.

Fernando Ravsberg, corresponsal de la BBC en Cuba, uruguayo de nacimiento y al parecer cubano aplatanado, recrea el ambiente en que se desarrolló el evento: relata sorprendido cómo contempló a cubanos de diferentes concepciones políticas debatir en un ambiente de respeto y simpatía. Esto provoca un agradable asombro, que luego se matiza cuando también dice que “nadie parecía estar de acuerdo con nadie”, recordándonos que de una u otra forma, para mal y para bien, los cubanos seguimos siendo un poco iguales.

Habrá que ver si Cuba Posible hace honor a sus propósitos, yendo más allá de lo posible —valga la redundancia— aunque haya que cambiarle el nombre a su página web y a sus cuadernos por uno más cierto y dulce: Cuba Probable.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.