Actualizado: 23/01/2020 14:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

Darsi Ferrer abandona la huelga de hambre

La decisión del médico se debió a la iniciativa del líder negro brasileño Abdias do Nascimento, quien envió una carta abierta a Raúl Castro y Luis Inácio Lula da Silva.

Comentarios Enviar Imprimir

Un informe de activistas del Movimiento Negro de Brasil afirma que el opositor negro cubano Darsi Ferrer Ramírez abandonó la huelga de hambre que llevaba a cabo en la prisión de Valle Grande, durante la cual se debilitó notoriamente su salud.

La fuente añade que la decisión del médico se debió a la petición que mediante una carta abierta dirigida a Ferrer y a los presidentes Raúl Castro y Luis Inácio Lula da Silva, escribió Abdias do Nascimento, catedrático, escritor, poeta, dramaturgo y ex senador federal, además de líder histórico del Movimiento Negro de Brasil.

Fue la esposa de Ferrer, Yusnaimy Jorge Soca, quien informó que "Darsi paró únicamente porque el profesor Nacimento se lo pidió con urgencia".

El galeno comenzó el ayuno el pasado 13 de octubre, en protesta por las arbitrariedades del gobierno cubano, que lo mantiene preso en violación de las leyes vigentes en el país.

Otros informes precisan que el trato que recibe Ferrer en la cárcel es discriminatorio, el cual se agudizó después que la prensa extranjera publicara su denuncia "Interioridades de la Prisión Valle Grande".

Cercanos al Movimiento Negro de Brasil subrayan que es la primera vez que la organización adopta una postura pública con respecto a la situación racial en Cuba y a la violación de derechos humanos.

A continuación la carta, traducida al español, de Abdias do Nascimento.

Al presidente de la República de Cuba

Su excelencia general Raúl Castro Ruz

Palacio de la Revolución

La Habana, Cuba

Al presidente de la República Federal del Brasil

Su excelencia Luiz Inácio Lula da Silva

Planalto, Casa de Gobierno

Brasilia, Brasil

Al Dr. Darsi Ferrer Ramírez

Activista del Movimiento Negro de Cuba

Prisión de Valle Grande

La Habana, Cuba

En respuesta a demandas de intelectuales, activistas sociales y personalidades de diversas partes del mundo, en particular de los que integran el Movimiento Negro de Brasil, me dirijo a sus excelencias, los presidentes del Brasil y de Cuba, para expresar mi más profunda preocupación por la actual situación del Dr. Darsi Ferrer, médico cubano y activista a favor de los derechos humanos y de los derechos civiles.

El 21 de julio de 2009, mientras organizaba una manifestación pacífica a favor de esos derechos, el Dr. Ferrer fue arrestado y acusado por la presunta comisión de delitos que no se avienen con el carácter, la trayectoria histórica y los valores morales de este connotado activista del Movimiento Negro de Cuba. Desde entonces, él ha estado sujeto a prisión en condiciones que ejemplifican el abuso de sus derechos.

Los hechos, tal como he llegado a saberlos, indican que estamos ante un caso evidente de intimidación política contra los que, en Cuba, alzan sus voces de protesta contra el racismo, las prácticas discriminatorias y todo género de intimidaciones que les imponen a los ciudadanos que se atreven a reclamar, en su país, el establecimiento de un Estado que sea respetuoso de los derechos civiles, del derecho de los ciudadanos a reunirse y organizarse libremente y a manifestar, con entera libertad, su oposición a prácticas discriminatorias de las cuales se sienten víctimas por una u otra razón.

Todos sabemos que el Dr. Darsi Ferrer no es un delincuente. Los hechos indican que, debido a su largo historial de lucha consecuente a favor de los derechos de los más marginados en Cuba —que sabemos que son los de ascendencia africana las autoridades cubanas intentan silenciar una voz que los hace sentir incómodos. El hecho de que las autoridades cubanas lo traten como un criminal, y hayan llegado al extremo de internarlo en una prisión reservada a delincuentes comunes, es una clara muestra del desdén de esas autoridades por las normas de conducta reconocidas internacionalmente.

Por esta razón, en protesta contra la violación de sus derechos civiles, el Dr. Darsi Ferrer ha iniciado una huelga de hambre.

Tememos por su valiosa vida, especialmente en un momento en que la nación cubana tanto necesita, por su propio renacimiento democrático, a ciudadanos que estén plenamente comprometidos con el sostén de los valores morales y éticos que orientan la vida en una sociedad democrática. El Dr. Ferrer es uno de esos ciudadanos.

Convencido de la injusticia que se comete contra el Dr. Ferrer y, a través de él, contra el Movimiento Negro de Cuba y la población cubana como un todo, así como en contra de los derechos civiles, humanos y democráticos en todo el mundo:

Apelo al gobierno de la República de Cuba y a Su Excelencia Raúl Castro Ruz, para que cesen todos y cada uno de los actos de intimidación contra los activitas antirracistas de Cuba y para que liberen al Dr. Ferrer o, en su defecto, lo procesen como un preso político, con derecho a una defensa legal con un representante de su elección.

Apelo al gobierno federal del Brasil y a Su Excelencia Luiz Inácio Lula da Silva, para que medie urgentemente con el gobierno de la República de Cuba a favor del respeto de los derechos democráticos del Dr. Darsi Ferrer.

Suplico al Dr. Darsi Ferrer que deponga inmediatamente su huelga de hambre, y cese de arriesgar su vida, porque no debemos privarnos de su valiosa contribución cívica en un momento en que Cuba y el mundo necesitan de personas con la inteligencia, la integridad y el compromiso con la justicia que él consecuentemente ha demostrado.

Uno mi voz a los que día tras día, y cada vez con mayor insistencia, piden la liberación del Dr. Darsi Ferrer, al tiempo que invito a todos los que aprecian las libertades democráticas, que luchan contra el racismo y que siempre han defendido el derecho del pueblo cubano al ejercicio de su plena soberanía, a interceder con las autoridades de Cuba para que cese inmediatamente este asalto contra los militantes de los derechos civiles en ese país.

Río de Janeiro, 30 de octubre de 2009


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.