Actualizado: 29/11/2022 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Apagones, Electricidad, Protestas

De perder la calle a ganar el pasaje

Queda por ver si, al igual que en ocasiones anteriores, el esfuerzo humanitario se pierda víctima de la manipulación política

Comentarios Enviar Imprimir

Desde 2010 al menos se han realizado diversas protestas populares en la Isla, sin que se pueda decir que han logrado agrupar un gran número de participantes o estructurarse en un movimiento. Las protestas del 11 de julio de 2021 fueron un parteaguas, pero en la espontaneidad de los miles de cubanos salieron a las calles en las manifestaciones más multitudinarias contra el gobierno a nivel nacional residió su carta de triunfo y sus límites.

Protestas por razones sociales o económicas, como las ocurridas en 2010 —un bloqueo de calles en Bayamo por los cocheros ante el aumento de los impuestos en 2010, cientos de estudiantes en Santa Clara reaccionando violentamente cuando un documental sustituyó a la transmisión del partido de fútbol Barcelona-Real Madrid, que habían pagado tres pesos para ver en el Teatro Camilo Cienfuegos, diversas huelgas limitadas de conductores de bicitaxis en Las Tunas y camioneros de la provincia Granma— marcaron entonces una novedad significativa, pero no consiguieron trascender los reclamos puntuales.

Las ocurridas en julio de 2021 fueron mucho más amplias y cercanas al estallido social que se estaba temiendo o alentando desde años atrás; también la respuesta del régimen —es decir, la represión— no solo fue más violenta en su momento sino de mayor alcance mediante los juicios y condenadas que se vienen celebrando desde entonces.

Los apagones, una de las causas fundamentales que llevaron a las protestas de 2021, vienen desencadenando protestas en Cuba en los últimos meses —en particular a partir de julio de este año— con dos características peculiares: por lo general son pacíficas y permitidas. Por supuesto que el permitir tiene límites y no siempre ocurre, pero hay una diferencia fundamental entre la intolerancia de años atrás, cuando cualquier expresión callejera de desacato se contestaba de inmediato con un acto de repudio, y la situación actual en que al parecer el gobierno no le queda más remedio que aguantar ciertas manifestaciones de rechazo —siempre sobre cuestiones puntuales, esto se mantiene en la mayoría de los casos— como válvula de escape a la crispación creciente. Lo que todos conocen es que esta alternativa no evita sino contribuye a un aumento y sistematización de los reclamos.

Es decir, el régimen ha ido perdiendo la batalla de la calle.

Aunque si es cierto que el desencanto, el disgusto y el cansancio cada vez más conquistan la calle, escapar sigue siendo la mejor solución para sus problemas.

Por décadas los cubanos han sido víctimas de una mezcla de escasez y despilfarro en todos los órdenes de la vida. Ningún sector ha ejemplificado esta paradoja con tanta abundancia como el energético.

Al tiempo que los apagones son más frecuentes y prolongados, cuando hay electricidad se malgasta sin tino, casi siempre a consecuencia de instalaciones defectuosas, adaptaciones improvisadas y equipos electrodomésticos deteriorados. Viene ocurriendo por décadas. Una de las últimas obsesiones de Fidel Castro —antes de tener que ceder “temporalmente” el poder— fue la “revolución energética”: una mezcla de proyectos inalcanzables, algunos pasos certeros y muchas decisiones erróneas que siempre han caracterizado todo lo que tiene que ver con el sistema eléctrico del país. 


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.