Actualizado: 24/04/2019 9:59
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

CADAL, Derechos Humanos, Premio

Diez años de diplomacia comprometida

Propuestas al Premio Democracia Comprometida, que otorga el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL)

Comentarios Enviar Imprimir

La Habana, 12 de febrero de 2019. La presencia de varios diplomáticos europeos en el Aeropuerto de Maiquetía, en Caracas, a la llegada del presidente Interino Juan Guaido, fue un gesto valiente. Las dictaduras, no suelen detenerse en esos protocolos, si se ven en peligro. Un ejemplo, el asalto a la Embajada española en Guatemala en 1980. El incidente dejó 39 muertos, entre ellos el cónsul Jaime Ruiz.

La dictadura cubana, no es tan estúpida como para asaltar embajadas. Es taimada. Presiona a los diplomáticos extranjeros, chantajea, recluta para sus servicios de inteligencia, los controla a ellos y sus familiares hasta donde la imaginación no alcanza. No por gusto, muchos países dan a sus legaciones en La Habana, altas categorías de riesgo. Comparadas a zonas de guerra. De ahí que el trabajo diplomático, reservado en su expresión y discreto en su proceder, tenga en Cuba mérito añadido.

Ese proceder, reservado, discreto, valiente, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), lo observa, para postular al Premio Democracia Comprometida. Los diplomáticos extranjeros que muestran su solidaridad con los opositores y activistas en Cuba, pueden ser propuestos al terminar su misión al premio, instituido por primera vez para el bienio 2009-10, que tuvo en esa oportunidad como ganadores a la holandesa Caecilia Wigjers, al sueco Ingemar Cederberg, y al alemán Volker Pellet.

Ahora en su última edición (2017-18), CADAL convoca a la sociedad civil a relacionar los diplomáticos más comprometidos con la promoción de la democracia y el respeto a los derechos humanos. A quienes enfrentan la vigilancia policial, las provocaciones, y la intromisión de agentes de inteligencia, en su vida familiar.

Para un análisis, y posterior propuesta para este premio, se pudiera considerar, que en los dos últimos años, se mantiene un alejamiento de las sedes diplomáticas de los grupos prodemocráticos por varias razones. Entre ellas, en el caso europeo, el levantamiento de la Posición Común de 1996, y el redireccionamiento de sus relaciones del tema derechos humanos, a la “real política”. Entendido como mejores relaciones con la dictadura, y el aumento si se pudiera, de la penetración de sus empresas en el país. No obstante, europeos y yanquis, son los que hacen énfasis en la promoción de la democracia y sus valores.

Los países de América Latina, África y Asia, excepto dignas excepciones, como Japón, su interés se cierne al trabajo con la dictadura y sus funcionarios, debido al poder blando de ubicar en esos países a médicos, maestros y entrenadores deportivos, verdaderos agentes de influencia, a lo que se suma grupos de solidaridad civil y parlamentario. Pero, también los activistas prodemocráticos perdieron el interés por diferentes razones de estar en contacto con las misiones extranjeras. Entre ellas sobresale, la poca comprensión del papel de los diferentes gobiernos para ampliar el respeto a los derechos humanos, y un aumento de la importancia al trabajo con las ONG internacionales. Por último, y no menos importante, la mayoría de los gobiernos representados en la isla, e interesados en promover la democracia, al encontrar pocos interlocutores dentro de la oposición, individuos a los que estos mismos diplomáticos le dieron relevancia, decidieron sostener mayor comunicación con el Gobierno. (En los últimos tres años, abandonaron el país, por citar ejemplos: Elizardo Sánchez (Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional), Laritza Diversent (CUBALEX), Félix Llonart (PATMO), Eliecer Ávila (Somos +).

No obstante, y como la oposición y los activistas cívicos siguen trabajando, se sugiere unos puntos mínimos para evaluar el trabajo de los diplomáticos: Recibo de los opositores en sus sedes. Acciones a favor de las propuestas prodemocráticas, o de la sociedad civil. Acciones extraordinarias.

Tomando esa previsión de factores, acá van mis propuestas para el Premio Democracia Comprometida (2017-18), por orden de mérito:

  • Guy Christophe (Primer Consejero, Francia). Durante más de cuatro años mantuvo estables relaciones con el cuerpo civil de la sociedad. Jugó un importante papel en el apoyo a los sindicatos independientes, cuando sus representantes fueron impedidos de salir del país. Facilitó el paso de la información entre la OIT y los sindicatos independientes. Visitó a muchos opositores en sus residencias o en hospitales, según fuera el caso. Apoyó a los artistas independientes y muy en especial al Club de Escritores Independientes. Facilitó el establecimiento de lazos con funcionarios de la Unión Europea en Bruselas, en especial, los del Servicio Europeo de Acción Exterior. Orientó a los nuevos diplomáticos, sobre la realidad insular, e incidió directamente en las reuniones mensuales en la sede de la UE, a donde se invita a los activistas.
  • Carlos Pérez Padilla (Funcionario político, Unión Europea). Solo estuvo algo más de un año, pero cubrió un amplio espectro de la oposición. Organizó durante su estancia en Cuba, los briefing de la UE cada mes, a donde invitó al diapasón de la sociedad civil cubana. También organizó, al menos en una ocasión una visita con diplomáticos de los países miembros de la UE, a provincia, para conocer de primera mano las violaciones de los Derechos Humanos.
  • Filip Vurn (Cónsul, Chequia). Beneficiado por la política de su país de apoyo a la democracia. Durante su estancia de algo más de tres años desarrolló una tremenda agenda de trabajo con la sociedad civil, la oposición democrática y sus activistas, que incluyo la selección de beneficiarios de fondos del gobierno checo, y la salida a las provincias para verificar violaciones de Derechos Humanos. A la par, como Cónsul concurrente en Venezuela, mantuvo activos contactos con la oposición democrática venezolana.
  • Raquel Gómez-Cambronero Álvarez (Consejera, España). Brillante diplomática, con amplios conocimientos de la realidad insular, pero pisando en cenagoso suelo de la diplomacia española. Recibió contantemente a los activistas de derechos humanos a los que brindo atención. También se implicó en la defensa de estos ante las violaciones de los Derechos Humanos por parte del gobierno. Estuvo muy frenada por su Embajador, un reconocido filo castrista.
  • Dereck Wright (Funcionario Político, Estados Unidos). En algo más de un año, marcó una diferencia importante con los diplomáticos norteamericanos más recientes. Visitó a opositores en su residencia para conocer sobre las violaciones de derechos humanos, o de las agendas a desarrollar para la construcción democrática. Fue de los diplomáticos norteamericanos, víctimas de los ataques sónicos.
  • Alain Bothorel (Ministro Consejero, Unión Europea). Mantuvo un papel menos visible, pero de vital importancia en el apoyo de la Unión Europea y su parlamento al trabajo de la sociedad civil, los activistas prodemocráticos y de derechos humanos.
  • Vilde Rosen (Primer Secretaria, Noruega). Un extraordinario trabajo con la sociedad civil y en especial con artistas plásticos, dramaturgos, escritores y videoastas.
  • Anthony Henderson (Primer Secretario. Reino Unido). Un amplio conocedor de la política interna en la isla. Recibió a un grupo importante de los activistas de Derechos Humanos, y activistas opositores. Además, visitó a muchos en sus hogares para conocer de primera mano, sobre las violaciones de Derechos Humanos.
  • Ariel Bergamino (Embajador, Uruguay). Flexibilizó el sistema de Visas, para volver expedita, la presencia de los activistas prodemocráticos y de derechos humanos en su país.

Sobre esta propuesta debemos apegarnos al dicharacho popular: “no son todos los que están, pero sí están todos los que son”. Gracias a ellos, por el esfuerzo que hicieron por hacer posible una Cuba mejor.

Coda

Este 2019 deben terminar su misión en La Habana, tres diplomáticos con un tremendo trabajo con la sociedad civil, por lo que deberán tenerse en cuenta para el próximo Premio Democracia Comprometida. Estos son: Ana Pienkovs (Embajadora Polonia), Adrián Chrobot (Primer Secretario, Polonia), Kristine Erlandsson Juárez (Primer secretario, Suecia).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.